Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Mitos y leyendas sobre extrañas criaturas de América Latina

Conocemos las historias de Pie Grande, Medusa e incontables vampiros, pero rara vez leemos sobre criaturas insólitas de otras culturas. Sin embargo, desde México hasta el sur de Chile, en numerosas comunidades latinas usualmente se reúnen para compartir y perpetuar las leyendas sobre seres que rondan los pueblos. Son narraciones transmitidas para advertir a amigos y familiares sobre las bestias y espíritus con los que creen convivir, las cuales ya se han convertido en una parte importante de cada cultura.

Genial.guru quiere compartir contigo una lista de seres extraños para que puedas sumergirte en la cultura de otros países y conocer más sobre sus mitos y leyendas.

1. El Yacuruna, selva amazónica

Es conocido como el demonio del agua porque vive en las profundidades de los ríos y lagos de la selva amazónica. De ahí deriva su nombre, el cual significa “hombre del agua” en quechua. Los lugareños creen que duerme durante el día con un ojo abierto, y que, por la noche, patrulla la selva utilizando un cocodrilo negro como canoa y una boa gigante como collar. Se cree que es el responsable de que las personas desaparezcan en la Amazonia.

Es una creencia popular que desciende de los dioses y que tiene la habilidad de transformarse en un hombre muy atractivo para capturar a sus víctimas, generalmente mujeres. Pero quienes lo han visto en su verdadera forma afirman que es un hombre peludo, con pies deformes. Además, tiene una característica singularmente aterradora: gira la cabeza hacia atrás para hacerte creer que, una vez que descubres su verdadera identidad y tratas de huir, en realidad, estás corriendo hacia él.

2. El Tunche, Perú

Este ser es una criatura que vaga por la selva peruana durante las noches alertando a sus víctimas con un silbido perforador. Dicen que, si el ruido es muy agudo y va aproximándose al pueblo o a alguna casa, eso significa que caerá mala suerte sobre los lugareños, como alguna tragedia, enfermedad o una muerte.

Nadie sabe cómo es en verdad. Algunos testimonios lo describen como parecido a un ave, mientras que otros afirman que se ve como un brujo. Pero todos concuerdan en que no es una criatura maligna o benevolente, sino el reflejo del espíritu de la persona con la que se encuentra. Así, si alguien es malvado, el Tunche se lo hará saber haciéndolo pagar por sus injusticias, mientras que alguien bondadoso sabrá que no hay nada que temer.

3. El Lobizón, Argentina

Esta es una condena a las parejas que, habiendo tenido ya seis hijos hombres, traen al mundo a un séptimo varón. Este último se convertirá en el Lobizón, una criatura parecida a un enorme perro negro, una especie de hombre lobo con orejas enormes que producen un sonido altísimo. Sin embargo, este ser no se transforma en las noches de Luna llena, sino todos los viernes a medianoche, y, en ocasiones, los martes también.

Cuando esto sucede, sale a hacer sus diabluras hasta el amanecer mientras asusta a los animales de granja, come sus desechos y alborota las tumbas de los cementerios.

4. La Llorona, México

Tal vez, una de las leyendas más famosas y espeluznantes que el país ha compartido con el mundo. El relato se originó hace siglos, con la fundación del Virreinato de Nueva España, y cuenta la historia de una indígena que se enamoró de un noble español con el que tuvo tres hijos. Lamentablemente, el europeo nunca quiso reconocer a los niños ni mucho menos contraer matrimonio con ella, y, al cabo de un tiempo, se casó con otra mujer.

Esto trastornó a la dama indígena hasta tal punto que enloqueció y ahogó a sus tres pequeños en el río. Cuando se dio cuenta de lo que había hecho, tomó su propia vida. Se cree que la culpa y el dolor no le permiten descansar, y que vaga desesperada gritando por sus hijos vestida de blanco.

5. La Tunda, Colombia y Ecuador

Si existe un espíritu femenino realmente maligno, este sería la Tunda. Dicen que fue una mujer maltratada por su esposo que decidió vengarse de los hombres. Vive en los bosques tropicales del sur de Colombia y el norte de Ecuador, y se ve como una persona horrible que camina con un pie de palo de madera, y otro pie que tiene la apariencia del de un bebé.

Las malas lenguas afirman que, para capturar a sus víctimas, borra su apariencia monstruosa y se transforma en un familiar cercano a ellas. También roba a los niños desobedientes y a los que no han sido bautizados. Dicen que cautiva a los hombres infieles, así como a jóvenes, y les provoca un trance alimentándolos con camarones. Así los mantiene secuestrados en la selva para comérselos. Y, si se quiere rescatar a algún cautivo, es necesario ir en grupo acompañados por un sacerdote.

6. El Pombero, Argentina, Brasil y Paraguay

El Pombero es una criatura famosa de las leyendas guaraníes de Paraguay, aunque también se sabe de él en algunas zonas de Argentina y del sur de Brasil. Su nombre quiere decir “hombre de la noche” en guaraní. Este duendecillo es responsable de cuidar que la fauna y flora no se desperdicie ni se explote innecesariamente para que no se sacrifiquen más animales de los que alimentarán a familias ni se derriben tantos árboles.

Es común que las comunidades le pidan en oración al Pombero que cuide de sus cosechas para que crezcan y proteja a sus animales, ofreciéndole sacrificios de tabaco y de miel. Pero estas peticiones y ofrecimientos no son voluntarias. Si una familia olvida hacerlos, este ser causará destrozos en esa casa e incluso será capaz de dejar sin voz a alguna de sus víctimas con tan solo tocarla con las manos.

7. El Chupacabras, Puerto Rico

Durante la década de 1990, un fenómeno extraño aconteció en Puerto Rico: decenas de animales fueron encontrados muertos en el amanecer, sin una gota de sangre en el cuerpo y con dos agujeros pequeños en el cuello, por los cuales se habría absorbido el fluido. Unos cuantos animales incluso fueron encontrados sin un órgano.

Muchos creen que el culpable era un ser humanoide de dos patas, con pelo gris o verde, espinas que recorrían toda su espalda y cola, y alas que le permitían escapar de la escena del crimen al que se denominó Chupacabras. Otros reportes incluían apariciones en México, Chile, Filipinas y el Caribe.

8. El Camahueto, Chile

Dicen que se asemeja a un ternero de pelaje verde brillante con un bello cuerno en la frente, similar a un unicornio. Se cree que este ser nace en las profundidades de la tierra de uno de estos cuernos.

Ese hueso es tan preciado que cuentan que, en el pasado, las curanderas locales de Chiloé, las “machis”, empleaban parte de él en sus pociones y remedios contra enfermedades y dolencias, aunque debían manejar la dosis con extrema precaución: una cantidad muy generosa podía afectar al paciente con intensos dolores de cabeza o incluso volverlo loco.

9. La Cegua, Costa Rica

El origen de esta leyenda se remonta a la historia de una joven orgullosa e ingrata. Ella se había enamorado de un español, quien la invitó a un baile, pero sus padres, a quienes ella trataba con desprecio, no la dejaron asistir. Rebosante de ira, la muchacha intentó golpear a su madre, pero una mano negra se interpuso entre ellas y maldijo a la muchacha, quien se transformó en un espíritu maligno.

Este fantasma se les presenta como una bella mujer a los hombres que transitan por la noche en caminos desolados a caballo, e incluso en carro. Una vez que obtiene su atención, su rostro se transforma en una escalofriante calavera pestilente. La impresión es tan grande que mata a sus víctimas de un ataque al corazón, y, si eso no funciona, las besa, pues sus besos provocan la muerte.

10. El Silbón, Colombia y Venezuela

Su historia se remonta a tiempos muy lejanos en los que un joven asesinó a su padre y se convirtió en un espectro deambulante de la llanura. Los habitantes cuentan que se hace presente con un temible silbido que avecina muerte y tragedia. Otros aseguran que puede aparecer cerca de una casa contando los huesos de su saco y que, si alguien los escucha, no hay de qué preocuparse; pero si pasa desapercibido, alguien amanecerá sin vida.

Suele aparecerse a los hombres mujeriegos que transitan ebrios por los caminos, aunque, de vez en cuando, le gusta asustar a víctimas inocentes. Dicen que succiona el alcohol de la barriga de estos sujetos, mientras que a los mujeriegos los castiga quitándoles los huesos y poniéndolos en el saco donde también guarda los de su padre.

¿Cuál de estos seres crees que produciría el encuentro más aterrador? ¿Qué otras criaturas extrañas protagonizan las leyendas de tu país? ¡Anímate a contarle a la comunidad en los comentarios!