Genial

12 Cosas que aprendí sobre Nueva Zelanda al vivir allí durante un año y medio

Ese país se encuentra muy lejos, y allí se filmó la película "El Señor de los Anillos": eso es lo que la mayoría sabe sobre Nueva Zelanda. Pero nuestra heroína conoce mucho más sobre ese país: ella tiene un blog acerca de él, y con mucho gusto aceptó contarnos las peculiaridades de la vida en ese maravilloso lugar.

Genial.guru tiene prisa de compartir contigo su historia y te advierte: ¡después de leerla, tendrás muchas ganas de irte de viaje a estas tierras lejanas lo más pronto posible.

Me llamo Sophie, y ya llevo un año y medio viviendo en Nueva Zelanda. Me alojé en Christchurch, la segunda ciudad más grande del país, la cual se ubica en la Isla Sur entre granjas y ovejas. Es difícil no enamorase de este maravilloso lugar, especialmente de su naturaleza. Día tras día yo averiguo algo nuevo y extraordinario sobre la cultura local, tradiciones y costumbres domésticas. Y aquí les presento algunas de ellas.

1. Muchos suponen erróneamente que Nueva Zelanda es un país tropical en el cual no hace frío, como en Australia central. Pero en realidad, aquí prevalece el clima subtropical con las estaciones muy marcadas, así que en invierno tenemos nieve.

Debido a la alta humedad y a la ausencia de calefacción central, aquí se siente bastante frío en las temporadas invernales del año. Mientras un kiwi anda por las calles en shorts y camiseta, yo me pongo calcetines de lana y abrigo, y al llegar a casa siempre enciendo mi calentador. Por cierto, aquí las temporadas están al revés, entonces cuando en Europa calienta el sol, aquí sopla un viento antártico.

2. Diferente de la vecina Australia, con la cual frecuentemente confunden Nueva Zelanda, aquí nada te intenta matar. No hay serpientes, arañas demasiado venenosas ni predadores. El único mamífero local es el murciélago, y no te hace daño.

Antes, en el territorio de Nueva Zelanda habitaban solamente aves que andaban sobre sus patas: por la ausencia de enemigos naturales, muchas de ellas habían perdido la capacidad de volar. Pero gracias a los conquistadores con mosquetes y naves, llenas de perros, gatos, hurones y otros animales carnívoros, centenares de especies fueron exterminadas y muchas se encuentran en peligro de extinción.

3. Quizá exageré con la frase "aquí nada te intenta matar". Debido a su ubicación bajo la capa delgada de ozono, el país está en el primer lugar de frecuencia de enfermedad de cáncer de piel en el mundo. Además, los habitantes en general, poseen una piel blanca delgada, heredada de los británicos.

Debido a eso, en las estanterías de las tiendas se pueden encontrar bloqueadores solares con FPS 100, y en los grandes eventos se colocan dispensadores especiales con cremas. Pero la verdad es que muchos neozelandeses, en vigor de su indiferencia, ignoran los métodos de protección, esperando que no pase nada.

4. Los aborígenes neozelandeses se llaman maorí y representan un 15 % de la población del país. De su lengua provienen una gran cantidad de topónimos del lugar, incluyendo la indicación más larga del mundo:

Taumatawhakatangihangakoauauotamateaturipukakapikimaungahoronukupokaiwhenuakitanatahu, cuya traducción es la siguiente: "La colina de la flauta tocada por Tamatea - quien soplaba desde lejos, tenía un pene circuncidado, raspó sus rodillas escalando montañas, cayó a la Tierra y la rodeó - para su ser querido". Olvídate del francés, el maorí es la verdadera lengua del amor.

5. Por supuesto, muchos saben que el ave kiwi es uno de los principales símbolos de Nueva Zelanda. Sin embargo, para mí fue sorprendente enterarme de que los habitantes también se llaman a sí mismos "kiwi". ¡Qué lindo es eso!

6. Nueva Zelanda es un país agrario, sus principales productos de exportación son los lácteos, la carne y la lana. Aquí viven más ovejas que personas. ¡De acuerdo con las estadísticas, para cada persona hay 6 de ellas! Imagínate: solo un 5 % de la población de Nueva Zelanda son seres humanos, los demás habitantes son animales.

7. Los kiwis elaboraron la bebida de café y leche favorita de todo el mundo: el flat white. ¡Aquí la quieren tanto que se puede encontrar en las cafeterías móviles incluso entre las montañas!

8. Los neozelandeses están obsesionados con la ecología y tratan de cuidar su naturaleza de la influencia perjudicial del ser humano. Aparte de la clasificación de basura y la utilización de bolsas de red en lugar de plástico, los kiwis entierran los envases biodegradables en su jardín y el resto de la comida es convertida en abono.

9. Debido a la lejanía de Nueva Zelanda con el resto del mundo, uno de los eventos más importantes en la vida de cualquier kiwi es el llamado OE - overseas experience, es decir, un viaje al extranjero durante mucho tiempo. Normalmente eso sucede después de terminar la escuela y antes de comenzar la universidad, cuando el recién graduado con mejillas rojas hace su mochila de senderismo y abandona la casa de sus padres aproximadamente por un año, haciendo autostop en Asia o Europa, trabajando en hostales y acumulando una experiencia vital.

Al mismo tiempo, muchas personas después de tal experiencia regresan a su patria solamente para llevarse sus cosas, mudándose a Gran Bretaña o Australia. ¡En el último, por cierto, viven unos 3/4 poseedores de pasaporte neozelandés!

10. Nueva Zelanda es un país que vive en el futuro, ¡ya que somos los primeros en celebrar Año Nuevo!

11. Nueva Zelanda fue el primer país que le dio a las mujeres el derecho al voto. Pero con eso no se acabaron los méritos del feminismo, ya que en 2006 Nueva Zelanda se convirtió en la primera nación del mundo en donde las posiciones superiores de la gobernación fueron ocupadas al mismo tiempo por mujeres: la reina, primera ministra, gobernadora general, presidenta de la Cámara de Representantes y presidenta del Tribunal Supremo.

Por cierto, la primera ministra nuevamente es mujer, la cual siendo estatuto de la jefa de Estado pudo dar a luz y reincorporarse a su puesto de trabajo.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, y el cantante Ed Sheeran.

12. Por último, si te emocionaste después de leer esto y ya estás haciendo tus maletas para visitarnos, te quiero advertir de algo.

El primer lugar, en ningún caso traigas contigo frutas, ya que la importación de algún "peligro biológico" te dará una multa de 400 dólares neozelandeses.

En segundo lugar, tendrás que ser muy paciente, ya que el camino es muy largo. Por cierto, a Nueva Zelanda se realiza uno de los vuelos más extensos del mundo sin hacer escalas: de Doha a Auckland, el camino dura 17 horas y 40 minutos, tiempo suficiente para leer el "Hobbit" y concentrarte en el viaje.

Imagen de portada EAST NEWS, DEPOSITPHOTOS