Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

15+ Secretos que tiene cada salón de belleza. Pero tu peluquero no te contará sobre ellos

9155
79k

Hola, me llamo Natalia. Trabajo como administradora en un salón de belleza común y corriente: nuestro precio es promedio, los profesionales son certificados y tienen experiencia; probablemente tú también usas los servicios de un salón como este. Todas las empresas tienen sus propios secretos, pero es mejor saber algunas cosas antes de visitar a un peluquero.

Especialmente para Genial.guru contaré lo que sucede en la “cocina” de la mayoría de los salones de belleza y si realmente hace falta pagar por tratamientos costosos para el cabello.

No vale la pena pagar en exceso por algunos procedimientos

  • El bótox para el cabello es increíblemente popular: después de aplicar una composición especial, el cabello se vuelve liso, brillante y elástico, y se quiebra mucho menos. Pero, en primer lugar, la composición aclarará el color de tu cabello en 1 o 2 tonos. Y en segundo lugar, después de 2 o 3 meses, el efecto del bótox terminará, el cabello se verá igual que antes del procedimiento, o incluso peor. Para mantener el aspecto lujoso de los rizos, tendrás que pagarle al salón al menos 50 USD varias veces al año (cuanto más largo sea el cabello, tanto más caro será). Si no estás dispuesta a gastar dinero en el procedimiento todo el tiempo, entonces es mejor no comenzar en absoluto.

  • Otro éxito entre los servicios de los salones de belleza es un corte de pelo con tijeras calientes. Este procedimiento es 2 veces más costoso que un corte de pelo normal: se realiza con unas tijeras térmicas especiales que “sueldan” los extremos del cabello y evitan que las puntas se abran. Pero si te cortas el pelo regularmente con tijeras comunes, el peluquero eliminará las puntas abiertas de todas formas. La mayoría de las personas prueban un corte de pelo “en caliente” una sola vez y ya no ven el punto de pagar por él en exceso.

  • Muy a menudo, los clientes experimentan desilusión después de una laminación del cabello: sí, el pelo se vuelve suave y brillante, pero el producto se lava en solo un par de semanas. Una de las clientas una vez se echó a llorar: se había hecho un laminado en otro salón, se lavó el cabello 2 veces y fue como si no se hubiera hecho ningún procedimiento. Y había pagado más de 80 USD.

  • Lo mismo se aplica a los alisados y restauraciones con queratina: no son procedimientos curativos, sino cosméticos. Las sustancias útiles no pueden penetrar dentro del cabello, un producto especial simplemente envuelve el cabello desde el exterior y lo hace visualmente más denso y liso. Al igual que cualquier tinte para el pelo, el producto se lava después de unas pocas semanas y el cabello recupera su aspecto original.

  • En mi experiencia de comunicarme con los clientes y observar el trabajo de los profesionales, es posible mantener el cabello en excelentes condiciones sin los costosos procedimientos de salón. Es suficiente cortar regularmente las puntas, no abusar del rizador y del planchado, tratar el cabello con protección térmica antes de secarlo con un secador de pelo y usar productos como “15 en 1” + cremas y sueros para las puntas. Y, por supuesto, no hacer sufrir al cabello con decoloraciones.

  • Un hecho interesante sobre el teñido: aproximadamente el 95 % de nuestras clientas se tiñen el cabello con las técnicas de “balayage” y “ombré”, incluso se ha vuelto difícil distinguirlas a las unas de las otras. Y en esa multitud se destacan, por el contrario, las chicas con teñido monocromático / su color natural y brillo de cabello vibrante. No solo es que el teñido de un solo color es más barato, sino que también el daño que le hace al cabello es mínimo.

A veces, te engañan descaradamente

  • En algunos salones “avanzados”, a los profesionales se les enseña a engañar a los clientes: hacer pasar compuestos baratos por un tinte alemán costoso, hacer mascarillas caras sin el consentimiento del cliente y luego incluirlas en la factura. Los profesionales honestos diluyen la pintura frente al cliente directamente de los tubos “correctos” y siempre preguntan si el cliente desea recibir algún tipo de procedimiento adicional o no. Tienes todo el derecho de no pagar por un servicio del que no se te ha advertido.

  • Pero ¿por qué los profesionales hacen trampa sin siquiera temer arruinar su reputación? La realidad es que el propietario de un salón raramente les paga a los empleados un salario. Básicamente, la remuneración se produce de acuerdo con el sistema 30 / 70: el profesional recibe el 30 % de las ganancias de cada cliente, el salón se queda con el 70 %. Este dinero no es suficiente para algunos peluqueros, y en caso de un error, el costo del trabajo y de los productos se deducirán del pago del profesional.

  • Por lo tanto, los peluqueros sin escrúpulos enmascaran una coloración fallida con un tónico, por ejemplo, el color amarillo se oculta con éxito por un champú matizador de color violeta. Notarás el error del profesional recién en tu casa, después de lavarte el cabello. En este caso, no dudes en volver al salón y presentar una queja: el profesional está obligado a corregir los defectos, y si el color deseado no se puede lograr desde la primera vez, el peluquero estaba obligado a advertirte sobre eso.

  • Siempre presta atención a los certificados del profesional: los especialistas competentes toman cursos adicionales y asisten a clases magistrales para mejorar su nivel. Esto es especialmente importante para las coloraciones complejas: hay muchas técnicas hoy en día, y no se pueden dominar después de ver videos en Internet. ¿No te sientes segura sobre las habilidades del profesional? Exige la confirmación de sus competencias, no le creas de palabra.

  • Un sujeto con experiencia laboral vino a nuestro salón para una entrevista y nos aseguró que sabía hacerlo todo, pero se negó a proporcionar certificados. Nos mostró fotos de Internet como si fueran su trabajo. No pudo hacer una coloración básica en un maniquí y, con la cabeza orgullosamente levantada, se dirigió a la salida y ya en la puerta dijo que trabajaría en su casa y nos quitaría a todos nuestros clientes. No siquiera sé si su “negocio” habrá ido cuesta arriba, pero todos nuestros clientes siguen atendiéndose con nosotros.

  • Pueden engañarte incluso en los salones caros. Una de nuestras empleadas nos contó que, en su lugar de trabajo anterior, la dueña obligaba a los profesionales a lavar las batas y los guantes desechables y llenar frascos de acondicionadores costosos con productos de bajo costo. Solo por ahorrar.

Sobre las expectativas incumplidas

“¿Cómo es posible ahora peinar este corte de pelo como lo hicieron en el salón?”.

  • A veces, las clientas traen tintura barata del mercado masivo y le piden al profesional que las tiña con ellas. Siempre nos negamos a hacer esta clase de experimentos: el estado del cabello después de tal pintura deja mucho que desear, y los colores rara vez coinciden con los marcados en la etiqueta. Por ejemplo, después de teñir el cabello de un color castaño claro, comienza a emitir un tono claramente verde.

  • Existe una creencia generalizada de que algunos cortes de pelo (por ejemplo, el carré o el pixie) les quedan perfecto a todos. Por un lado, estas formas clásicas realmente adornan bellamente casi cualquier tipo de cara. Pero antes de hacer el corte, siempre escucha la opinión del profesional. Si el peluquero está seguro de que un corte de pelo no se adapta a tu tipo de cabello, entonces es así: después del corte y el peinado, te verás de lujo, pero ¿cómo peinar por tu cuenta un cabello suave y rizado en un marcado y geométrico bob al día siguiente? En el mejor de los casos, solo quemando el cabello sin piedad con una plancha.

  • Si decides cambiar radicalmente el color, y antes estuviste mucho tiempo tiñéndote regularmente con la henna, asegúrate de decírselo al profesional: la henna natural tiene un pigmento más fuerte y estable, a diferencia de los tintes artificiales. El resultado de teñir un cabello tratado así puede ser impredecible.

  • Una mala noticia para aquellas que quieran teñirse el cabello de un color inusual, como el verde o el morado: si no eres rubia naturaleza o tiñes tu cabello de negro, entonces primero tendrás que desteñirte (o incluso varias veces) para limpiar el cabello del pigmento, y solo luego teñirlo del color deseado. Dichos colores se lavan muy rápidamente, y para “extender la intensidad” del tono al menos ligeramente, siempre deberás usar champús sin sulfato. El color deberá renovarse todos los meses.

  • Una de nuestras clientas habituales se tiñó el pelo de rojo durante mucho tiempo y luego decidió cambiar su color de cabello a púrpura. Lo “lavamos” 3 veces, luego lo pintamos, luego lo teñimos. Su cabello llegaba hasta la mitad de los omóplatos, el procedimiento tomó 6 horas. Durante todo el año, la chica sufrió por mantener el color y el estilo: el tono se lavaba hasta convertirse en un rosa sucio y su cabello comenzó a quebrarse, se volvió esponjoso y difícil de peinar.

  • Por cierto, para un tono de cabello colorido hay un pequeño truco: para no dañar tu pelo, puedes hacerte extensiones de mechones adicionales: se pueden pintar de cualquier color y volver a pintar en 5 años.

Sobre las rarezas de los clientes

  • Nuestro salón no es el más caro de la ciudad, los precios son bastante agradables. Pero algunos clientes igual tratan de reclamar un descuento significativo. A veces, el salón hace concesiones, pero hay que tener en cuenta que el precio de un corte de pelo también incluye el lavado de tu cabello con champú profesional, la aplicación de un buen acondicionador y luego un peinado realizado por un profesional calificado. Un cliente que está tratando de ahorrar dinero solo recibe un corte de pelo. Y lo curioso es que estos clientes terminan descontentos: querían una gama completa de servicios, pero a un precio dos veces más barato.

  • Una vez, un hombre vino a nuestro salón y exigió hacerle un corte de pelo de modelo. Se lo cortaron, no era lo que quería. Regresó un mes después, exigió un corte “deportivo”. Se lo hicieron. Tampoco era lo que quería. Sorprendentemente, regresó otra vez, y en esa oportunidad le mostramos algunas fotos con cortes de cabello para hombres. Resultó que el cliente quería un “flattop”, pero había olvidado el nombre, y se había negado a describir el corte deseado porque “ustedes son peluqueros, ustedes mismos deberían saberlo”.

  • Un día, una clienta pidió que le hicieran un peinado, quería rizos. El profesional hizo todo bien, le roció generosamente el cabello con fijador y la clienta, satisfecha, se fue a una fiesta corporativa. Regresó en 2 días y exigió un reembolso, ¡ella había pensado que los rizos le durarían toda la semana, hasta el Año Nuevo!

¿Haces tratamientos capilares costosos en un salón de belleza? ¿Qué servicios piensas que no valen nuestro dinero y por cuáles definitivamente hay que recurrir a un profesional?

Imagen de portada Depositphotos
9155
79k
Compartir este artículo