Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20+ Reglas de etiqueta del pasado que nos hicieron preguntarnos “¿cómo era posible?”

9-15
820

Las reglas de etiqueta están volviéndose cada vez más liberales, y ahora nos resulta difícil imaginar que alguna vez fue imposible para una mujer hablar en la calle incluso con su amiga, o que ofrecerle a una dama una pierna de pollo era como insultarla deliberadamente.

Genial.guru cree que los buenos modales solo vuelven más agradable a una persona, pero a veces, algunas reglas de etiqueta son confusas. Como estas.

Antigüedad

  • Los antiguos griegos tenían que controlar su mirada: tenía que ser firme y dirigida hacia adelante. Según las ideas de los helenos, solo las personas locas o desesperadas revoleaban los ojos, y solo los traidores los entrecerraban.

  • En la Antigua Grecia, y más tarde en Roma, era costumbre festejar tumbado de lado y tirando las sobras al suelo. Tales reuniones se llamaban simposios, y un ciudadano respetable se veía obligado a participar en ellas, porque las fiestas estaban estrechamente asociadas con la idea de la unidad política de los conciudadanos.

  • Se consideraba de buen gusto jugar bien al cótabo, una competencia de precisión en la que los participantes tumbados del simposio arrojaban los restos de las bebidas de sus vasos, pero tratando de que entraran en un recipiente de metal. La bebida tenía que volar a lo largo de una trayectoria empinada, no derramarse más allá del objetivo y, al golpearlo, emitir un sonido distintivo.

  • A diferencia de los griegos, que arrojaban vino, los romanos lanzaban dados. El que mostraba el mejor resultado se convertía en el líder de la fiesta, quien debía pensar en actividades para los invitados y para entretener a los concurrentes.

Edad Media

  • Según algunas versiones, la tradición de chocar los vasos surgió precisamente en la Edad Media: al golpear una copa con otra copa, se expulsaban los demonios que, según las creencias, ingresaban al cuerpo de una persona por la boca. Por la misma razón había que cubrirse al bostezar.

  • La tradición de levantar el sombrero en forma de saludo también proviene de la Edad Media. Solo que, en aquel entonces, era costumbre quitarse el casco de la armadura: de esta manera, el guerrero se exponía voluntariamente a un peligro mortal, lo que significaba que demostraba que no tenía malas intenciones.

  • Pero en Persia, los hombres que pertenecían a la misma clase se saludaban con un beso en los labios. Los que estaban un escalón más abajo eran besados ​​en la mejilla.

  • En el siglo XII comenzaron a aparecer los cubiertos. Solo los dulces se comían con cucharas. Los tenedores no eran bien vistos porque se los consideraba herramientas de Satanás y, además, ¿para qué una persona necesitaba los dedos, entonces?

  • En la Francia medieval, las manos se limpiaban con el mantel, y la sopa se bebía directamente del tazón.

  • En la Edad Media se convirtió en una tradición lavarse las manos antes de comer. Todo estaría bien si no fuera porque literalmente se trataba de lavarse las manos antes de las comidas, es decir, se enjuagaban directamente sobre la mesa con agua traída por los sirvientes. Al mismo tiempo, los dedos sucios después de sonarse la nariz se limpiaban directamente con la ropa.

  • La reina española no podía ser tocada por ningún hombre excepto el monarca. Esta regla casi le costó la vida a la esposa de Carlos II, María Luisa. Una vez subió a un caballo y el animal se levantó en sus patas traseras. La reina cayó, pero un pie quedó enredado en el estribo. El caballo arrastró a la mujer. La esposa del monarca fue salvada por dos nobles. Después de eso, inmediatamente salieron corriendo. Un amigo intercedió por ellos ante los monarcas. Finalmente, los salvadores de María Luisa fueron graciosamente perdonados.

Inglaterra victoriana

En la época victoriana, no se podía mostrar el cuerpo, por lo que las personas se bañaban con la ayuda de unas estructuras especiales inventadas en el siglo XVII. Alguien completamente vestido entraba en un carro en la orilla, se cambiaba de ropa, y luego la carroza se sumergía en el agua y daba la vuelta para que el bañista no fuera visible.

  • Una mujer soltera no podía salir sola a la calle. Tampoco se le permitía detenerse para intercambiar algunas palabras con una amiga encontrada casualmente, y ni siquiera podía darse vuelta para mirar hacia atrás a su conocida.

  • Si una dama se encontraba en la calle con un caballero que conocía y quería hablar con él, tenía que estirarle la mano. Después de eso, el hombre tenía que olvidarse de sus asuntos por un tiempo y acompañar a la mujer.

  • Antes del matrimonio, una joven no debía saber absolutamente nada sobre cómo se hacen los niños. Como resultado, después de la primera noche de bodas, sucedía que las esposas jóvenes huían de sus maridos.

  • Incluso con su propio esposo, una mujer no tenía derecho a desnudarse por completo. Durante la noche de bodas, tenía que usar un camisón con un tajo en la parte inferior. Al mismo tiempo, en la cama, la esposa debía permanecer lo más impasible posible.

  • Había que cubrir los pies sin falta. Incluso si se trataba de las patas de un piano, se envolvían en tela. Y se consideraba terriblemente descortés ofrecerle a una mujer una pata de pollo durante la comida.

  • Los libros de autores del sexo opuesto se colocaban en el mismo estante solo si ellos estaban casados.

Rusia real

  • En Rusia, quien comenzó a prestar especial atención a la etiqueta fue Pedro el Grande. Por su decreto, algunas de las reglas de conducta tácitas se anotaron en un libro especial llamado Espejo honesto de la juventud, o indicación para las circunstancias cotidianas, recopiladas de varios autores. Allí, por ejemplo, había una prohibición de usar botas con puntas puntiagudas en una boda, porque podrían arruinar los vestidos de las mujeres.

  • En el siglo XVIII, era completamente normal “aliviarse” en público. Los hombres simplemente se daban vuelta en una esquina, y las mujeres llevaban vestidos voluminosos, por lo que nadie notaba nada. Por ejemplo, Catalina II recibía a los embajadores sentada en su orinal portátil. Debido a las amplias faldas, esto no era visible. Del mismo modo, las damas usaban un dispositivo especial en los bailes: un bourdalou. No hubo baños públicos en San Petersburgo hasta finales del siglo XIX.

  • En la instrucción Cómo comportarse en la sociedad de 1886, no se recomendaba “apagar una vela frente a las narices de los presentes”.

  • Allí también decía que “usar rojo con verde o rosa con amarillo al mismo tiempo era violar todos los principios del gusto”.

  • Se consideraba extremadamente indecente que las damas aparecieran en la calle sin guantes, y no era bien visto ponérselos en público, así como acomodar las cintas en el sombrero. Todas las preocupaciones sobre la apariencia debían permanecer a puertas cerradas.

  • Se aconsejaba a las mujeres jóvenes acostarse a dormir a eso de la una de la mañana y, antes de hacerlo, hojear una novela francesa. Al quedarse dormida, no había que pensar en nada triste, desagradable y feo, especialmente en asesinos, mendigos, ratones, arañas, fantasmas, huérfanos, enfermedades terribles e incendios.

  • Ver sueños obscenos era el colmo de la indecencia para una joven. Si de repente eso sucedía, ella tenía que despertarse de inmediato.

¿Crees que se necesitan reglas estrictas de etiqueta en la sociedad moderna?

Imagen de portada Hiart / Wikipedia
9-15
820