Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

11 Ridículas razones por las cuales algunos actores obtuvieron un papel icónico

Las pruebas y audiciones son una etapa que requiere evitar las precipitaciones, ya que de la elección del elenco depende el éxito de la película. En ocasiones puede durar varios meses y, a veces, los guionistas crean personajes basándose en determinadas celebridades, a las cuales se les entregan roles sin que deban pasar por un castin. Pero hay casos en los que todo se decide por un afortunado incidente o por ciertas pequeñeces que de ninguna manera están relacionadas con la actuación.

Genial.guru se interesó en los famosos que obtuvieron papeles en películas y series icónicas, pero no por su talento (el cual, sin duda, poseen), sino gracias a las destrezas y los trucos extraordinarios que son capaces de hacer.

Ben Affleck y su sonrisa tensa

David Fincher es famoso por su escrupulosa elección de actores para las películas, pero a veces todo se resuelve por una casualidad. Según el director, a Ben Affleck lo ayudó su sonrisa para conseguir un papel en la película Perdida. “En el filme hay una escena en donde los periodistas le piden que se pare junto a la foto de su esposa desaparecida, y él sonríe de una manera falsa. Busqué en Google y encontré 50 fotos de Affleck tomadas en lugares públicos en las que sonríe exactamente como el episodio exigía”, dijo Fincher.

Jennifer Lawrence y su cabello sucio

Jennifer Lawrence consiguió su primer papel principal en gran parte debido al hecho de que no se lavó el cabello durante una semana y llegó al castin con congestión nasal para meterse mejor en el papel de su heroína, una chica de 17 años proveniente de una familia desfavorecida. El hecho es que la directora del drama Invierno profundo en un principio había eliminado la candidatura de Lawrence, considerándola demasiado linda para el papel, pero la estrella floreciente no se detuvo.

La actriz quería tanto protagonizar esta película que viajó a Nueva York, caminó 13 cuadras a través de la nieve húmeda, en el castin estuvo sin maquillaje y con el pelo sucio, ya que no se lo lavaba desde hacía una semana a propósito. Y así fue como consiguió lo que quería.

Kate Winslet y sus persecuciones

Para conseguir el papel crucial en Titanic, Winslet, quien en aquel entonces era una actriz poco conocida, tuvo que mostrar perseverancia. Con la ayuda de su agente, consiguió el número telefónico de James Cameron y comenzó a llamarlo, tratando de convencerlo de que solo a ella tenía que darle ese papel. Kate incluso le envió un ramo de rosas con un mensaje: “De tu Rose”. A pesar de que la actriz cruzó ciertos límites, estos trucos la ayudaron a cumplir su objetivo.

Emma Watson y su parloteo

Los cástines para los papeles principales de la franquicia Harry Potter duraron mucho tiempo, ya que los creadores no podían encontrar a una Hermione que los convenciera a todos. Como resultado, la misma Joanne Rowling​ también estuvo en las audiciones. Cuando la escritora habló con Emma Watson, quedó encantada. Durante su conversación, la niña de 10 años habló sin parar durante un minuto sin dejar que Rowling insertara una sola palabra. En ese momento la escritora se dio cuenta de que así debería ser Hermione.

James Michael Tyler y sus destrezas de barista

Al actor no le ayudó su título de maestría en Bellas Artes para conseguir el papel de Gunther en la icónica serie Friends, sino una feliz casualidad. El hecho es que Tyler era el único candidato que sabía manejar una máquina de café. Por cierto, el actor confesó que nunca había sido un gran fanático de esta bebida y que en realidad no la tomaba tanto.

Wayne Knight y su sudoración en exceso

Al ponerse en contacto con el agente del actor, el director de Jurassic Park le propuso que interpretara el papel de Dennis Nedry, un programador. Una curiosa peculiaridad ayudó a Knight a conseguir este papel. Spielberg lo había visto por primera vez en la película Bajos instintos. El director recordó lo mucho que sudaba el personaje de Knight al mirar a Sharon Stone en la escena del interrogatorio, así que se vino a la mente de Spielberg precisamente su candidatura en la etapa del castin. “Puedo imaginarme su rostro sudando en primer plano, solo que en lugar de unas piernas de mujer, habrá un dinosaurio”, contó el agente de Knight que fueron las palabras del director.

Matthew McConaughey y su bigote

Al principio Richard Linklater no iba a contratar a McConaughey para trabajar en su película Rebeldes y confundidos, ya que lo consideraba demasiado guapo para el papel de David Wooderson. Pero tras la convincente transformación del actor en el castin, el director decidió darle una oportunidad, pero solo con la condición de que McConaughey se dejara crecer un desagradable bigote. Por supuesto, lo aceptó.

Chloë Grace Moretz y su acento falso

Martin Scorsese tenía un requisito inusual para su película Hugo, ya que quería que solo actuaran actores británicos en su filme. Pero la estadounidense Chloë Grace Moretz soñaba tanto con trabajar en la película de este director que en el castin imitó un acento británico y mintió diciendo que también era británica. Sin embargo, más tarde se descubrió su mentira, ya que Scorsese escuchó durante un descanso a Moretz hablando por teléfono con un acento estadounidense.

Harvey Spencer y su golpe convincente

El director de la clásica película de terror La profecía le dedicó mucho tiempo y esfuerzo a encontrar al intérprete del papel principal: el hijo del diablo en la apariencia de un niño pequeño. En el castin, Richard Donner les pidió a todos los jóvenes solicitantes que lo atacaran. El más convincente fue el niño de 4 años Harvey Spencer, quien le dio un golpe al director entre sus piernas. Después de eso, Donner se dio cuenta de que había encontrado al Damien perfecto.

Chris Hemsworth y su estatura

Un truco ayudó al actor a conseguir el papel de Thor en The Avengers: los Vengadores. Lo que pasa es que la estatura de Hemsworth es de 190 cm, y para este personaje el estudio había establecido un límite en cuanto a la altura: debía ser de 185 cm (para que los demás personajes no se vieran tan bajos a su lado). Por lo tanto, el actor mintió acerca de su estatura al disminuirla notablemente, e incluso en el castin se encorvó un poco para que no lo descubrieran.

Sophie Turner y sus seguidores

Es bien conocida la gran influencia que tienen las redes sociales en la vida de las personas. Pero ¿alguna vez se te hubiera ocurrido que el número de seguidores en Instagram podría ser una razón por la cual un actor podría obtener un papel deseado o, por el contrario, se quedaría sin trabajo? Esto fue lo que la estrella de la serie Juego de tronos experimentó personalmente. Sophie Turner confesó que una vez obtuvo un papel solo porque tenía más seguidores en las redes sociales que otra candidata, la cual, según ella, había tenido un mejor desempeño en el castin.

¿Y tú piensas que el talento actoral y las destrezas de transformación deben ser factores clave en la etapa de un castin? ¿Es justo darles papeles a las celebridades en las películas sin que pasen por una audición?