Cómo Meghan Markle pasó de ser una actriz poco conocida a la mujer con más estilo del planeta

La plataforma de búsqueda global de moda Lyst llevó a cabo un resumen del año pasado y nombró a las principales creadoras en tendencias del 2019. En la cima resultó estar Meghan Markle, cuyos atuendos y looks causaron un gran interés en las seguidoras de la moda de todo el mundo. Por su popularidad, la duquesa de Sussex superó a su pariente Kate Middleton, a la actriz Zendaya, la cantante Billie Eilish y la modelo Kylie Jenner.

Genial.guru se inspiró en los atuendos de la principal creadora de tendencias del mundo y decidió averiguar con detalles por qué el estilo de Meghan Markle es tan atractivo.

Antes de convertirse en un icono de estilo, Meghan era una actriz poco conocida y elegía atuendos más sencillos y menos detallados. Pero su nuevo estatus y un buen estilista la ayudaron a descubrir y aprender algunas lecciones importantes.

1. Meghan no se avergüenza de jugar con las proporciones

La líneas verticales como estampado, visualmente alarga la silueta de la duquesa. Y las líneas horizontales crean un efecto de corsé, haciendo hincapié en su forma.

A pesar de ser esbelta, la duquesa de Sussex posee una figura imperfecta. Tiene unos hombros bastante anchos y una cadera estrecha. Pero al verla no percibes esto de manera inmediata. Meghan y su estilista saben cómo utilizar los acentos en su ropa para destacar un lugar y ocultar o suavizar el resto.

En los atuendos de la princesa, la cintura siempre está marcada con claridad, colores, estampados o cinturones. Frecuentemente una falda larga (Meghan suele usar una midi) destaca por sus delgados y finos tobillos. Y el ancho de los hombros a menudo se equilibra con un fondo más voluminoso. Aunque, al parecer, los hombros anchos no le molestan a la misma Meghan. Ella, contrariamente al código de vestimenta real, selecciona atuendos con esta parte del cuerpo abierta.

2. Prefiere los colores nobles saturados y modernos, o clásicos estampados

Si la reina adora la flor pasada de moda, y Kate Middleton los estampados de bolitas, por su parte Meghan prefiere las prendas de un solo tono intenso o tonalidades pastel. El color vino, marsala, esmeralda o azul oscuro se ven con estatus y costosos. El negro, blanco o beige en combinación con un simple corte e interesantes accesorios suena como un clásico moderno.

Sin embargo, no se puede decir que la duquesa rechace por completo los estampados. En su guardarropa hay prendas con líneas, formas geométricas, ornamentos étnicos y estampados más modernos.

Kate Middleton y Meghan Markle en Wimbledon 2018. Los atuendos de Meghan después de esta aparición se examinaron durante mucho tiempo: la duquesa de Sussex no solo prefería las faldas en comparación con el tradicional vestido, sino también usó un sombrero como accesorio para su look. Y después durante todo el torneo lo sostuvo en sus manos debido a que para los espectadores de Wimbledon está prohibido el uso de sombreros: pueden tapar la visión de alguien más.

3. Meghan Markle selecciona destacados atuendos femeninos

Para las mujeres de la realeza el código de vestimenta que se recomienda son los vestidos tubos y atuendos de telas duras para que el viento no pueda exponer alguna parte del cuerpo. Sin embargo, tal ropa frecuentemente agrega a la imagen una innecesaria rigidez, desapego e incluso arrogancia (recuerda a Isabel II en sus atuendos en forma de tubo).

La duquesa Meghan destaca entre otros miembros de la familia real ya que intenta atenuar sus looks y agregar a ellos feminidad y ligereza. Telas que fluyen, estilos sencillos pero no estrictos en público, Meghan Markle no tiene miedo de parecer delicada. E incluso en las salidas oficiales, ella selecciona vestidos en los cuales se tiene lugar para la sutileza.

Una parte translúcida en el vestido tubo lo hace menos oficial y más elegante.

4. Meghan delicadamente elude las prohibiciones

¿Vestidos con la parte superior transparente en las sesiones fotográficas oficiales de la monarquía? Con la duquesa de Sussex esto se hizo posible. En la primera salida oficial como novia del príncipe, Meghan hizo una ligera insinuación al hecho de que estaba lista para perfeccionar algunas obsoletas reglas del guardarropa. Y hacer esto para satisfacer el estilo sin dejar señal alguna de vulgaridad.

Más tarde, la esposa del príncipe Harry se libró de otras prohibiciones de manera sutil. Markle rechazó el uso obligatorio de medias, comenzó a mostar un poco los hombros y utilizar ligeras insinuaciones en el escote en lugar de cuellos bien cerrados.

La duquesa en un vestido negro Club Monaco en la boda de Charlie van Straubenzee y Daisy Jenks. En Internet desde entonces se debate el botón del vestido accidentalmente desabotonado y la hermosa lencería de Meghan. Y algunos sugieren que fue una casualidad bien estructurada.

5. Ella está introduciendo elementos del guardarropa básico a su propio estilo

En su tiempo libre de los encuentros oficiales, Meghan sigue siendo fiel al estilo casual. En la foto, antes y después de su boda con Harry.

Si para las seguidoras de la moda de todo el mundo la camisa blanca de corte no ajustado es un clásico, para la familia real esta es de las cosas que entra en la lista de prohibiciones. Son demasiado libres y relajadas, por lo que la realeza deja de destacar entre la gente común.

Isabel II nunca estuvo entusiasmada por las prendas de mezclilla, algo que también le exigió a sus parientes en la corte. Pero, al parecer, Meghan considera lo contrario. A ella le gusta estar más cerca de la moda y de la gente común, agrega prendas del guardarropa básico moderno al guardarropa real. Vestidos camiseros, vestidos de verano, falda plisada e incluso prendas oversize se ven en la duquesa con estilo y de manera apropiada.

6. Asigna una especial atención a los detalles

Meghan trata de manera cuidadosa todos los detalles de su guardarropa, incluso el color del esmalte para las uñas. En 2018 la princesa rompió el código de vestimenta real en las tonalidades nude y apareció en la ceremonia Fashion Awards con una manicura granate, algo que causó sorpresa en los expertos de etiqueta.

También, contrariamente a los requisitos de la realeza de usar zapatos poco perceptibles, Meghan con frecuencia hace hincapié en sus zapatos. Ella no tiene miedo de experimentar con colores, formas, tamaño del tacón y elementos adicionales, agregando tonos con estilo a un estricto atuendo oficial.

Después de la aparición de Meghan Markle en la feria de beneficiencia en Nottingham, el bolso de Strathberry desapareció de las tiendas en cuestión de horas y actualmente únicamente está disponible por pedido.

Los bolsos de Meghan son un tema que merece una atención por separado. Estos accesorios de la duquesa, en Europa se volvieron tan populares que en cuanto Meghan pasea con un nuevo bolso, inmediatamente desaparecen de las tiendas.

7. Meghan utiliza una moderna y discreta bisutería

Meghan hábilmente combina elegante joyería del pasado con moderna bisutería. En su mano aquí se puede ver el brazalete familiar de la princesa Diana y otros brazaletes más sencillos.

La majestuosa joyería de piedras preciosas y collares de perlas actualmente se consideran vestigios del pasado. Ni una sola casa de moda utiliza collares en sus desfiles y únicamente las damas de la realeza continúan luciendo tales joyas.

El resto del mundo desde hace tiempo admira la simpleza y el diseño minimalista. Y aquí Meghan intenta mantenerse a la par. Ella con facilidad enlaza a sus atuendos joyería simple y muy rara vez utiliza la joyería familiar.

8. Sigue la moda y adopta las tendencias en su imagen

No se podría llamar a Meghan Markle una seguidora de la moda en todo el sentido de la palabra. Ella no persigue las tendencias y, por lo general, no utiliza prendas extremadamente a la moda, pero aún así se ve paralelamente al ritmo de los tiempos.

Su secreto es la habilidad de distinguir las prendas básicas modernas de la ropa del pasado y adaptar las tendencias de la moda bajo sus necesidades. Nada de estilos obsoletos, colores salvajes y elementos decorativos llamativos. Al momento de crear looks, la duquesa añade más cosas de moda y tendencia y se ve de tal manera que te dan ganas de ser igual a ella.

Por ejemplo, en Wimbledon, Meghan fue vista con un microbolso en sus manos, el cual fue tendencia del 2019.

En comparación con la duquesa Kate Middleton, Meghan frecuentemente se ve más fresca. Y en parte debido al hecho de que ella se viste de manera más moderna. Kate respeta las tradiciones, y utiliza prendas que han salido de moda en el resto del mundo. Meghan es libre de interpretar las reglas, conectando el estilo real con el estilo de la época actual.

Por ejemplo, se puede comparar el abrigo clásico de corte sencillo con solapas inglesas de Meghan y el abrigo de Kate en un estilo New Look. La primera no solo se ve elegante, sino tambien moderna. Y la segunda elección solo hace que se vea más grande.

El abrigo de Kate en estilo New Look, el cual fue popular en el siglo XX y aceptado por la corte real. El abrigo de Meghan es un clásico moderno, corte simple y un mínimo de detalles.

A pesar de que la base del guardarropa de Meghan Markle se compone de prendas sencillas, la duquesa y su estilista se fijan en lo que ocurre en los desfiles de moda. Y después ajustan las prendas de alta costura a las normas permitidas por la familia real.

9. La duquesa de Sussex no tiene miedo de repetir sus exitosos atuendos y apareció dos veces en el mismo vestido

La esposa del príncipe Harry en cada salida demuestra su habilidad de combinación de prendas entre sí. Y no se avergüenza de repetir los atuendos más exitosos.

El estilista le ayuda a Meghan a elegir, para tales salidas, interesantes prendas superiores y accesorios para que el atuendo de la duquesa juegue de diferente manera.

10. No tiene vergüenza de expresar sus sentimientos

La etiqueta real tiene estrictamente prohibido mostrar los sentimientos hacia alguien en público. Besar a su esposo o hijo, caminar de la mano o alguna otra manera de demostrar la simpatía se considera inaceptable. Y Meghan ya ha conseguido romper todos los apartados de esta regla.

Su esposo y ella frecuentemente aparecen en público tomados de la manos, se sientan junto a su pareja, rompiendo los lineamientos de los asientos previstos, como si por casualidad hubieran tenido los asientos cerca. Y se ven como personas absolutamente felices.

La duquesa de Sussex también se comunica fácilmente con sus admiradores. Y esto lo hace de una manera más libre de lo que se estipula en las reglas. Ella no rechaza dar autógrafos, fotos en conjunto, habla de manera abierta con niños e incluso abraza a desconocidos.

La franqueza y compromiso de Meghan hacia la comunicación literalmente la acerca más a la gente común. Ya que, debido a su comportamiento demuestra que los reyes también son personas.

11. Meghan se permite cometer errores

En el vestido rojo que Meghan utilizó durante la visita al Tonga, los paparazzi notaron que aún tenía la etiqueta de la tienda. E inmediatamente esto fue difundido en la red.

Posiblemente, todas las personas famosas han tenido fracasos en la moda. Y la duquesa de Sussex no es la excepción. Los paparazzis más de una vez han notado etiquetas que sobresalen en la ropa de la duquesa y el plástico en los elementos metálicos de sus bolsos. Como si Meghan recientemente hubiera ido a la tienda y se hubiera olvidado de quitar todo lo sobrante de sus nuevas prendas. Los opositores la han criticado por su descuido, y sus fanáticos sostienen que incluso con estos defectos los atuendos se ven elegantes y sofisticados.

Meghan recibió las críticas con tranquilidad. Al final nadie está libre de errores, incluso los estilistas de la realeza pueden dejar pasar algo importante.

Durante su visita a Nueva Zelanda, Meghan en algunos lugares fue vista de principio a fin. La falda plisada de Givenchy decepcionó a la duquesa.

12. No tiene miedo de destacar y ser feliz

Las personas rencorosas reiteradamente condenaron a Meghan Markle por sus tacones y vestidos ajustados durante su embarazo, acusándola de atraer una excesiva atención hacia su persona, cuando en todas las fotos ella acariciaba su pancita redonda. Y dijeron muchas otras cosas desagradables en dirección hacia la princesa del pueblo.

Pero Meghan no dejó de sonreir, expresar su amor hacia su hijo y no cambió la elección hacia su ropa. Ella, como alguna vez la princesa Diana, le dio al código de vestimenta real la oportunidad de integrarse a la actualidad. Y, esperamos que ahora esta posibilidad no sea desaprovechada.

Nosotros consideramos que Meghan Merkle es una verdadera princesa del silgo XXI. ¿Y tú qué piensas? ¿Te gusta su estilo?

Compartir este artículo