Genial

Los mejores cielos del mundo para hacer turismo astronómico

----
986

Cuando lees el término "turismo astronómico" posiblemente te imaginas un crucero interestelar en el que puedes pasar unas vacaciones navegando por la galaxia; mas me temo que nuestra humanidad, en su apogeo tecnológico, no ha llegado a esos días con los que tanto han fantaseado los autores de ciencia ficción. Sin embargo, el astroturismo no deja de ser interesante, al contrario, se ha vuelto una tendencia que está cobrando fuerza y popularidad, no solo entre aficionados a la astronomía, sino en viajeros de todo el mundo.

Hoy, en Genial.guru, queremos invitarte a esta aventura cósmica. Se trata de un tipo de turismo que envuelve actividades y visitas orientadas a la observación, entretenimiento y estudio de los cielos nocturnos, astros y fenómenos atmosféricos.

Si bien, el turismo astronómico incluye visitas a museos y observatorios, la forma más común de practicarlo es la observación al aire libre. La última opción sería bastante accesible para todos si no fuese por la contaminación lumínica que ha convertido la admiración del firmamento en un privilegio que menos del 80% de la población puede disfrutar.

No solo la contaminación lumínica de las metrópolis mueve a los viajeros hacia nuevos horizontes en busca de cielos salpicados de estrellas, es de saber que cada rincón del planeta tiene un zenit diferente. Algunos muestran varias constelaciones, otros más estrellas, los hay también con auroras y nebulosas, y otros con mayor incidencia de estrellas fugaces.

Ya que seguramente te están entrando unas ganas enormes de asomarte a la ventana, compartiremos contigo algunos de los destinos con los cielos estrellados más majestuosos e impresionantes de nuestro planeta.

Toma tu telescopio, imprime una carta estelar y prepárate para viajar por las estrellas.

Islas Canarias, España

Además de gozar de un agradable clima subtropical, tener más de 500 playas de todos los colores y contar con cuatro patrimonios mundiales de la UNESCO, el archipiélago conformado por 7 islas volcánicas también posee uno de los cielos más limpios del mundo.

La región más austral y occidental de España es uno de los lugares predilectos para astrónomos y turistas que desean admirar la magnificencia de la vía láctea. Sus cielos son una reserva astronómica de vital importancia para la ciencia y la cultura mundial.

Ten por seguro que podrás identificar más de mil constelaciones desde casi cualquier punto de las islas, pero es aconsejable aprovechar las decenas de observatorios que ofrecen guías durante todo el año. Entre ellos: el Observatorio del Roque de los Muchachos en las Palmas, los observatorios de Temisas, el Centro Astronómico Roque Saucillo en Gran Canaria y el observatorio del Parque Nacional de Teide en Tenerife (Declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO) que cuenta con el telescopio solar más grande de Europa.

Laponia finlandesa, Finlandia

Finlandia es uno de los afortunados países nórdicos dónde es posible mirar auroras boreales en cielos estrellados libres de contaminación, además de contar con la cultura e infraestructuras ideales para disfrutar del espectáculo.

Las auroras boreales o luces del norte han protagonizado tanto leyendas como ensayos científicos a través de la historia. Se deben a un fenómeno atmosférico causado por la radiación solar; ocultan muchos misterios y observarles no deja de ser una experiencia mística.

Aunque existen muchos observatorios en el país, vale la pena mencionar que en la región de Saariselka Fell, en la Laponia finlandesa, existe un hotel llamado Kakslauttanen Artic Resort donde es posible alquilar un iglú de cristal con todas las comodidades para admirar en primera fila el mayor truco de magia de la naturaleza sin congelarse en el intento.

Desierto de Atacama, Chile

Es considerado por astrónomos como el mejor lugar del mundo para observar el cosmos debido a su extensión, altura, sequía y condiciones atmosféricas. Fue declarado Santuario de la Naturaleza en el año 1982 y hoy cuenta con más del 50% de la capacidad de observación astronómica del planeta.

El desierto de Atacama es un lugar habitual para probar telescopios de última generación. En él están instalados tres grandes observatorios manejados por la Organización Europea para la Observación Astronómica: La Silla, Paranal y ALMA (observatorio más grande del mundo); lugares dónde científicos de todos los países estudian y aportan nuevos descubrimientos.

La mayoría de las visitas a los grandes observatorios son gratuitas y guiadas por expertos que se preocuparán en todo momento por responder a tus preguntas. Sin duda, el desierto chileno está de primero en la lista de aquellos que no se conforman con disfrutar de la belleza, sino que necesitan entenderla.

Sesriem, Namibia

El continente africano es ideal para el turismo celeste gracias a la infinidad de rincones que nunca han sido ultrajados por las manos del hombre. Su sequía propicia (como una las pocas ventajas de la ausencia de agua) cielos nocturnos totalmente despejados que contrastan de manera surreal con las doradas dunas desérticas.

Sesriem, un pequeño asentamiento en el desierto de Namibia, es cotizado por amantes de la astronomía como uno de los lugares más alucinantes para practicar la observación estelar, gracias a sus cielos puntillistas, extensos arenales y árboles secos de siluetas abrumadoras.

Puedes quedarte en tu carpa en esta cita con el universo, a merced de los misterios de la intemperie o pasar la noche en un hotel lujoso con piscina al aire libre. ¡Hay para todos los gustos!

Lago Tekapo, Nueva Zelanda

En el pequeño pueblo a la orilla del lago Tekapo en Canterbury, Nueva Zelanda, los cielos son tan despejados y la atmósfera tan limpia, que dormir por las noches resulta algo difícil.

Las nebulosas se reflejan en el lago cristalino mientras las luces estelares acarician los tonos púrpuras de las flores que alfombran los pinares.

Procura mirar un calendario lunar, puede que tengas la suerte de toparte con la luna llena y ser parte del escenario perfecto para un cuento de hadas.

Si quieres darle a la experiencia el enfoque científico que merece, puedes visitar el Observatorio de la Universidad de Mount John, dónde está instalado el telescopio más grande de Nueva Zelanda.

Desierto de Arizona, Estados Unidos

El desierto de Arizona por las noches hace sentir al espectador que está observando el cosmos desde otro planeta. Los cúmulos estelares se dispersan en el negro de la noche y esparcen su luz sobre enormes formaciones rocosas esculpidas por la erosión.

También es el hogar del impacto de meteorito más grande y mejor conservado del mundo. Si ves las estrellas desde ese cráter terrestre, se reforzará mucho en ti esa sensación de vulnerabilidad que te invade cuando miras el infinito.

Reikiavik, Islandia

Islandia es conocida como el paraíso de las auroras boreales. Es posible mirar cielos estrellados, nebulosas y auroras desde casi cualquier punto de la vasta extensión de la isla volcánica y glacial.

Por si lo anterior fuese poco, Reikiavik, la capital de Islandia, es el lugar más económico para la observación celeste de entre todos los países boreales y australes.

Aunque las maravillas de la naturaleza son visibles todas las noches del año, es recomendable realizar la visita entre los meses de septiembre y abril.

Sierra del Montsec, Cataluña, España

En la entrada de los pirineos catalanes, la sierra del Montsec, en Lleida, ha sido declarada por el movimiento Starlight (avalado por la UNESCO y el Instituto de Astrofísica de Canarias) como una de las reservas de cielos oscuros más importantes del mundo, debido a que presenta unas condiciones para la observación astronómica excepcionales.

.

Si decides incluirla en tu itinerario de astroturista, te alegrará saber que cuenta con su propio observatorio científico: el Parc Astronòmic Montsec, dónde podrás aprovechar los telescopios mientras los astrónomos locales enriquecen tu visita.

Si aún no puedes realizar un viaje tan lejano, pero quieres mirar las estrellas, intenta identificar observatorios rurales que queden cerca de tu ciudad; hay más de los que crees y están haciendo crecer la economía de muchos pueblitos que mantienen sus reservas naturales ajenas a la contaminación.

Hoy en día, existe muy poca conciencia social en cuanto al tema de la contaminación lumínica, por lo tanto, es importante concienciar a tus vecinos sobre el uso responsable de fuentes de luz y participar activamente en movimientos que defiendan la conservación de los cielos oscuros.

¿Sabías que movimientos y organizaciones se han pronunciado a favor de convertir la luz de las estrellas en un derecho humano y crear reservas celestes?

¿Conoces algún otro destino que puedas recomendarnos a todos? ¡No olvides compartir este artículo con tus amigos! ¡Deja que ellos también descubran este turismo novedoso!

Imagen de portada Johann
----
986