Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
¡Quiero ir a Alaska!

¡Quiero ir a Alaska!

Alaska es el estado más grande de Estados Unidos y sin embargo es uno de los menos habitados. Tal vez esto se deba a su implacable clima frío en donde sólo algunos se sienten a gusto para vivir. Su territorio está dividido en tres grandes regiones: las montañas del Pacífico, el interior y la zona ártica septentrional, y las tres pueden preciarse de tener hermosos paisajes a lo largo de todo el año.

Este enorme trozo de continente con clima ártico al norte del planeta ofrece a sus visitantes una belleza inesperada al interior de sus rocosas montañas cubiertas de nieve, sus caudalosos ríos y extensas praderas florecidas y, por supuesto, la misteriosa aurora boreal que se dibuja en el cielo durante algunas noches del año.

Genial.guru te invita a que hagas un recorrido fotográfico por algunos de los lugares más impresionantes que tus ojos podrían ver durante un viaje a Alaska. 

Uno de los mayores atractivos de este lugar es su magnífica fauna, dentro de la cual se encuentran los osos cafés, negros e incluso polares, bisontes, cabras de montaña, renos, orcas, salmones, aves rapaces y zorros de nieve.

Visitar este lugar es impresionante tanto en invierno como en verano. Es un destino ideal para aislarte del mundo y olvidarte por un rato del tráfico de la ciudad, las multitudes, el ruido y la contaminación. En medio de las impresionantes montañas podrás encontrar refugios como este, donde el ambiente rústico y el clima frío se convierten en los mejores aliados de la paz y el romanticismo. 

Aunque recientemente existe la tendencia de visitar esta tierra viajando en un crucero, para muchos un pequeño kayak para una o dos personas sigue siendo la mejor embarcación. Si visitas Alaska no te puedes perder de vivir esta aventura en las aguas dulces que atraviesan imponentes rocas y prados floridos.

Tal vez una de las más asombrosas cosas que verás en la vida será la aurora boreal. Este hermoso fenómeno, producto del reflejo de la radiación solar en el firmamento, se puede ver en regiones cercanas a los polos de la Tierra en noches y amaneceres despejados. 

Incluso, es posible que encuentres algunos lugares como el de esta imagen, donde puedes asistir al espectáculo de colores en el cielo desde un teepe tradicional o habitación de indígenas de Alaska. Dormir en una de estas tiendas en medio del bosque y levantarte para ver la fluorescencia de la aurora boreal es una experiencia que te puede cambiar la vida. 

Los paisajes montañosos son hermosos y menos fríos en primavera, la estación en donde todo florece y cobra nueva vida...

Y para recorrer largas distancias entre una pequeña población y otra existe este encantador tren que parece salido de un libro de antaño.

Cuando, finalmente, sientas que quieres un poco de contacto con el mundo y la civilización, puedes visitar estas hermosas y diminutas poblaciones que disfrutan del paisaje de fondo rocoso y nevado de las montañas de Alaska. 

Foto de portada: daily-travel