14 Personas que ahora saben con certeza que hay algo de verdad en cada broma sobre los que estudian humanidades

Gente
hace 2 años

Estas personas conocen varios idiomas, incluso los que fueron olvidados hace 1000 años. Pueden decir mucho sobre cuándo usar “poner” y “colocar”, y sus estanterías están llenas de libros. Por supuesto, estamos hablando de quienes estudian Ciencias Humanas.

Muchos en Genial.guru podemos presumir de este título con orgullo. Y a pesar de que a veces los de ingeniería nos ridiculizan, podemos sorprender a los demás. Como en la historia del bono.

  • Soy estudiante de Ciencias Humanas, en general, un poco desesperada. Mi hermano, al contrario, es físico. Y una vez, cuando traté de quejarme de las penurias de mis estudios universitarios, dijo sin nada de duda en su rostro: “Esto hay que leerlo y recordarlo. ¿Qué puede ser más sencillo?”. © Caramel13 / Pikabu
  • Soy historiadora. Una vez, mi amiga me dijo que quería ir a una grande empresa de tecnologías digitales como analista de productos. Y yo durante unos 15 minutos me quedé pensando en lo raro que era eso. Pero bueno, la empresa era bastante buena y podía permitirse contratar a una persona que analizara lo que comían sus empleados.
  • Después de dos horas, la fila estalló en maldiciones violentas y selectivas. La chica parada a mi lado:
    —¿Es usted filólogo por casualidad?
    —Sí, ¿por qué?
    —Es que discute con tanto profesionalismo. © kyrie_miserere / Twitter
  • Cuatro hombres adultos fueron a lanzar fuegos artificiales en la víspera de Año Nuevo. Tres de ellos eran graduados de la universidad de Ciencias Humanas. Dos licenciados. Tratamos de prender fuego, pero no se prendía. Agotamos 4 mecheros y probamos con 5 fuegos artificiales diferentes, pero no se prendían, maldita sea. Buscamos el quinto encendedor. Había una empresa grande cerca, así que fuimos a pedir allí. El quinto tampoco funcionó. Decidimos que era el viento y que los fuegos artificiales estaban defectuosos. Fuimos a devolver el encendedor. Dijimos que de todos modos lo de los fuegos artificiales no había funcionado. Entonces, un hombre con ropa de camuflaje se ofreció para ayudar. Se acercó, miró nuestros fuegos artificiales, se volteó hacia nosotros y dijo:
    —Chicos, ¿por qué no quitaron la tapa de la mecha?
    Todos los fuegos artificiales tienen la mecha cubierta con una tapa de plástico roja grande. Prendíamos fuego a esas tapas de plástico. Cuatro hombres adultos. Tres graduados de la universidad de Ciencias Humanas. Dos licenciados. El licenciado en Ciencias Políticas supo corregir un poco la situación y recuperar nuestra autoestima. Dijo:
    —¿De qué se ríen? Tal vez ese tipo camuflado es licenciado en Ciencias Técnicas. Ah, así pues sí... © serg86 / Pikabu
  • Cuando mi hermana estudió en la facultad de Ciencias Humanas, me contaba sobre una compañera de clase. Aprobaba casi todos los exámenes con excelentes notas, preparándose y conociendo el material para un 6 como máximo. Tuvo éxito gracias a su ingenio. Desde el primer año, en todas las respuestas agregaba muchas citas de grandes personas de diferentes épocas, lo que dejaba en claro a todos los profesores lo inteligente y bien leída que era (¡mira cuántas citas conoce!). La conclusión es que ella misma inventaba todas esas citas. Y los profesores no podían saber físicamente si ella misma las creaba o las tomaba de la literatura. Y no lo comprobaron ni una sola vez. © spirex74 / Pikabu
  • Un pasaje de tren de ida y vuelta costaba 4 USD. La máquina se averió de nuevo, por lo que se formó una larga cola en la caja. El hombre que estaba frente a mí dio 10 USD y pidió un pasaje de ida y vuelta. Le entregaron el pasaje, 5 USD en un billete y 2 monedas de 50 centavos. El hombre tomó el pasaje y el dinero, pero no se alejó, sino que murmuró algo. Luego volvió a dirigirse a la caja:
    —Señorita, ¿por qué me dio tan poco vuelto?
    —No, todo correcto: 2 USD de ida, la misma cantidad de vuelta, total 4. Usted me dio 10 USD, yo le di 6 de vuelto. ¿Cuál es el problema?
    —No entiendo nada. Siempre pongo cinco dólares en la máquina, me da un pasaje y 1 USD de vuelto. Pero esta vez le di 10 USD, ¿por qué solo me dieron 1 USD de vuelto? ¡Deberían ser 2!
    Pensé que era inútil explicarle. El hombrecillo fue a la estación y se subió al tren, murmurando algo ofensivo sobre la caja y los trenes en general. © feldkurat / Pikabu
  • Lo más gracioso es cuando piensan que si eres filólogo y redactor, hablas como un licenciado en Ciencias. Pero ¡por favor! Después del trabajo, me expreso exclusivamente con interjecciones y frases como “yo comería”, “dónde está mi serie”, “oh, la cama”. © Bash.im
  • La historia de cómo un ingeniero fue con una persona de humanidades a tener una entrevista para el puesto de ingeniero de diseño. La chica de unos 25 años me preguntaba sobre dónde trabajaba, con quién, qué hacía. Al escuchar las palabras “válvula electromagnética”, “reductor”, “dispositivo de señalización del sensor”, arrugaba la frente, hacía movimientos con la cabeza y, con una mirada comprensiva, rápidamente ponía algo en el teclado. Pensé que estaba haciendo su resumen sobre mí. Pero detrás de ella había una puerta de armario con espejos. Simplemente buscaba en Google todas las palabras incomprensibles... © MHeXoPoLLlo / Pikabu
  • Hoy visité a mi novia (ella es futura filóloga) por primera vez y me di cuenta de lo que es una familia verdaderamente culta e inteligente: tenían un volumen de poesía de la Edad de Plata en el baño. © Bash.im
  • En mi diploma (en el inserto) está escrito de manera bastante oficial:
    1. Literatura de la primera mitad del siglo XIX.
    2. Literatura de la segunda mitad del siglo XIX.
    3. Literatura de la tercera mitad del siglo XIX.
    Somos filólogos, a nosotros se nos permite. © Bash.im
  • Mamá me pidió con insistencia que gane suficiente dinero para comprarle una casa de verano en Grecia cuando se jubile. Todo estaría bien, solo que ella no tuvo en cuenta el hecho de que soy filóloga. Y para cuando se jubile, solo habré podido ganar dinero para un garaje en algún lugar cerca de la autopista. © kyrie_miserere / Twitter
  • Mi marido ingeniero siempre se emociona cuando reacciono a todo tipo de videos científicos y educativos con frases como “Oh, oh, oh, ¿cómo puede ser?”. Y él dice: “Cata está aprendiendo”. También me hace bromas, mostrándome cosas del campo técnico (física), diciéndome algo como “¿Quieres ver un truco?”. Y para mí son milagros, de verdad. Tampoco puedo contar números grandes. Siempre llevo una calculadora conmigo.
  • Soy un típico representante de los que estudiaron Ciencias Humanas. Confundo constantemente derecha e izquierda. Debido a esto, surgió la confusión cuando escribí especificaciones técnicas para el diseño de todo tipo de imágenes. Es decir, todo llegó a hacerse no como lo había planeado en mi cabeza. Ahora escribo debajo de los números 1, 2.
  • Para ser honesto, como persona que se dedica a la filosofía y los idiomas antiguos, veo que la única oportunidad de éxito en la vida es convertirse en un sabio consejero de algún dueño de empresas digitales increíblemente rico y entretenerlo con el conocimiento humanitario. © felescaerulea / Twitter

Bono: descartar a los especialistas en humanidades es definitivamente una mala idea

  • Hace 2 años rompí con mi novia. En aquel entonces me gradué con honores de la universidad técnica, y ella apenas estaba en el primer año de la facultad de Ciencias Humanas. Me burlaba de que ella trabajaría en la caja de alguna cafetería de comida rápida. Hoy conseguí un empleo, y ella resultó ser la jefa de un departamento. Guapa, con auto, con dinero y muy inteligente. Me aceptaron, pero dijeron que había sido ella quien había ayudado con eso. Cuando la dejé, dije muchas cosas innecesarias y que ella nunca tendría éxito. La vergüenza que siento es tremenda. © Oídoporahí / Ideer

¿Con quién te asocias? ¿Con los de ciencias humanas o los de ingeniería? ¿Tienes chistes o historias favoritas relacionadas con alguna especialidad?

Comentarios

Lecturas relacionadas