16 Familiares que prefieren prevenir que lamentar y desarrollaron códigos secretos entre ellos

Historias
hace 1 año

Cuando de padres e hijos se trata, lo más común es tomar el teléfono, llamar o escribir un mensaje y esperar del otro lado una respuesta que indique que todo está bien. Sin embargo, hay personas para las que lo tradicional es demasiado aburrido, así que prefieren elaborar su propio código de comunicación y usarlo en su núcleo familiar. ¿Te imaginas, por ejemplo, decir “papitas fritas” para hacerles saber a tus padres que ya llegaste a casa luego de unas vacaciones? La verdad es que aquí todo es posible.

En Genial.guru hemos recopilado varias historias de nuestros lectores en las que compartieron con nosotros sus mensajes más ingeniosos para comunicarse con sus familiares.

  • El código que tengo con mis hijas es la respuesta a “¿Cómo estás?”. Si es “BIEN”, entonces todo está bien, pero si me responden “MUY BIEN”, entonces algo pasa e iré a recogerlas de inmediato. © Bertha Bueno / Facebook
  • Yo le enviaba un SMS a mi madre y le decía: “Dime que no o ’Casa Aitor’” (Aitor es mi primo). A los 5 minutos la llamaba y me decía que no, que teníamos que ir a cenar con mi primo. Esto lo hacíamos cuando no quería ir a algún sitio con alguien, a una casa, a cenar, etc. y quería que me viniese a buscar. ¡¡¡Te amo, mamá!!! © Leila Costa Lorente / Facebook
  • Tengo una frase con mi hija cuando me llaman del colegio pidiendo que la pase a buscar porque se peleó o no se siente bien, que han sido muy pocas veces. Puede ser “Tigre” o “Mariposa”. “Tigre” significa: “Me siento muy mal, ven ahora mismo”. “Mariposa” significa: “Necesito ir a casa contigo”. © Monica Winston / Facebook
  • Después de la muerte de mi esposo, sentía que entraban a mi patio, que era colindante con el de mi nieto. Todas las noches, a veces tarde, él me llamaba por el patio, porque dormía de ese lado, y la contraseña para que yo le abriera era “arroz amarillo”. En estos momentos vive en otra provincia y cuando viene de visita, oigo por las noches, con alegría, “arroz amarillo”. Ya es una broma. © Margarita Perez / Facebook
  • Mi hija tiene 8 años. Hay veces en las que tengo que dejarla “encargada” con mi hermana, mis papás, sus padrinos, mis suegros o mi esposo, que no es su papá biológico pero sí de corazón desde sus 3 añitos. El código es: “¿De qué color es el cielo?”. Si me llega a contestar “nublado”, sé que pelearé con alguien. Menos mal que siempre es azul. © Eliza Vents / Facebook
  • Yo tengo un código con mis hijos. Si están visitando a alguien o están compartiendo tiempo con la familia, no importa si es paterna o materna, amigos o lo que sea, les pregunto: “¿Todo bien?” o “¿Todo muy, muy bien?”. Si dicen “todo muy, muy bien”, entonces están en peligro o están incómodos. Ya ha pasado cuando han visitado a su padre y enseguida los recojo. Es efectivo. Aún lo hacemos y ya son grandecitos. © JC Noemí / Facebook
  • Cuando no tenía crédito en el teléfono, le mandaba un mensaje por cobrar a mi mamá y eso quería decir que estaba todo bien. Si le mandaba dos, que me tenía que ir a buscar. Si los mensajes estaban vacíos o con una letra, era porque tenía que ser rápido. © Valee Overlay / Facebook
  • Tengo un código con mi hija menor. Si estoy incómoda por algo, le envío mi ubicación en tiempo real; así, ella sabe que debe llamarme inmediatamente para ver si estoy bien y yo la llamo de inmediato si ella envía su ubicación en tiempo real. © Mary Zepeda / Facebook
  • Apenas hace unos días, mi hija se salvó de que se la llevaran; una mujer le dijo que la había ido a buscar en mi nombre y mi hija le preguntó: “¿Y LA CONTRASEÑA?”, entonces la malandra puso cara de “¿Qué?”. Fue muy estresante, parecía que nunca nos pasaría algo así. © LizIrene Miranda / Facebook
  • No solo con hijos, yo lo tengo con mi novio, ahora marido. Una vez, fuimos a una reunión en la casa de su jefe con sus compañeros de trabajo; a muchos los conocía, a otros no. Me quedé con las señoras de sus compañeros adentro mientras ellos preparaban el asado. Había un hombre que me seguía y me decía cosas incómodas. En eso, fui al baño y él me siguió, intentó abrir la puerta y vi por el rabillo que era él quien me había seguido. Le mandé nuestro mensaje secreto a mi novio y apareció en la puerta con un tampón en la mano, cosas de mujeres, ¡jajaja! Él entró, le expliqué y salimos de la mano, pero el señor ya no estaba. Nos fuimos apenas terminamos de comer, vale decir que no se me despegó en toda la noche. © Anabela Yanina Oyola / Facebook
  • Yo tenía un código así con mi madre cuando era jovencita. Si metía en la conversación la palabra “cacahuete”, era porque algo no iba bien. © Priss Sánchez / Facebook
  • Con mi mejor amigo teníamos un código para cuando alguno tenía una cita. Si él me preguntaba si estaba todo bien, la respuesta tenía que ser la banderita de Japón. Si era otro emoji, significaba que algo estaba mal. El emoji de la banderita de Japón es uno de los últimos; por eso, si había tenido tiempo de buscarlo y todo, significaba que las cosas estaban bien. © Malena Muscari / Facebook

¿Cuál es el mejor código secreto que tienes para comunicarte con tus hijos? ¿Qué piensas acerca de tener este tipo de métodos entre familiares?

Comentarios

Recibir notificaciones

Lecturas relacionadas