Puedes convertirte en un verdadero speedcuber, solo aprende esto

Curiosidades
hace 8 meses

La tensión está aumentando. Todos te miran desde sus asientos. El foco te ilumina a ti y a las docenas de cubos de Rubik sobre la mesa. El sudor gotea de tu cara. El temporizador está configurado y arranca. Instantáneamente tomas un cubo de nivel 1 y comienzas a juguetear con tus dedos hasta que obtienes la combinación correcta.

Un cubo de nivel 1 es fácil, ya que solo requiere unos pocos movimientos para combinar los colores de cada lado. En general, la mejor manera de resolver un cubo de Rubik es llevar un cuadrado blanco al centro y mantenerlo apuntando hacia arriba. Y luego debes hacer una cruz usando el cuadrado central blanco como punto medio, alineando los otros colores en forma de cruz también.

Busca un cuadrado blanco en la parte inferior del cubo. Si está en una esquina, no lo uses, mejor opta por una pieza que pueda completar la forma de cruz. Muévela manteniéndola en la parte inferior hasta que esté alineada, y luego gírala 180 grados. Armarás una línea recta de cuadrados blancos en la parte superior, donde tenías la pieza central blanca.

La siguiente parte es un poco complicada, ya que harás que se forme el resto de la cruz. Asegúrate de no interrumpir la línea original que formaste. Estudia el diseño e intenta encontrar las otras piezas blancas esparcidas. Este paso puede hacerte sentir que estás rompiendo toda la formación, pero gira la parte superior en sentido contrario a las agujas del reloj después de colocar la pieza blanca objetivo en el lado derecho.

Después de eso, tendrás que buscar la última pieza para formar la cruz. Podría estar en el medio de la parte inferior. Si está en el medio, puedes moverla hacia abajo y luego volver a subirla hasta que obtengas la cruz. Al lograr esto, también tendrás los cuadrados centrales adyacentes a sus respectivos colores y en forma de cruz como las piezas blancas.

Coloca tu pulgar izquierdo en el centro del cubo y el dedo derecho en la parte inferior con el otro dedo derecho en la parte superior. Comienza girando el lado derecho hacia arriba. Usa el dedo índice derecho y gira la parte superior hacia ti. Ahora tienes que volver a girar el lado derecho hacia abajo. Y finalmente, usa el dedo índice izquierdo para girar la parte superior también hacia ti. Luego, simplemente repite estos pasos hasta que comiences a ver algunas combinaciones de colores.

Esa fue la acción con tu mano derecha, ahora tienes que descubrir la técnica de la mano izquierda. Coloca los dedos en posición llevando el pulgar derecho al centro del cubo y el pulgar izquierdo y el dedo medio a la parte inferior y superior, respectivamente. Gira el cubo hacia arriba con la mano izquierda y luego tira de la parte superior para girarla hacia ti. Vuelve a girar la parte hacia abajo con la mano izquierda y luego usa el dedo índice derecho para girar la parte superior hacia ti. Estarás haciendo un movimiento circular constante con las manos izquierda y derecha. Repite este paso por un tiempo.

El siguiente paso es buscar una parte blanca en la esquina superior. Asegúrate de prestar atención a otros colores adyacentes. Como están al lado del color blanco, deberás averiguar a dónde tienen que ir. Verifica los centros y mira si los colores que están junto a la pieza blanca están en los centros del cubo. El cuadrado central blanco debe estar en el mismo lugar que al principio y si los colores verde y naranja están al lado, entonces deberías ver verde en un centro y naranja en otro centro. Esto significa que esa pieza naranja debe moverse hacia el centro naranja y la pieza verde hacia el centro verde.

Para moverlos a sus lugares, puedes usar los movimientos combinados de la mano derecha que ya aprendiste y repetir el movimiento hasta que lleguen allí. En este punto, deberías tener todos los cuadrados blancos en una sola cara del cubo. Después de eso, busca la pieza central amarilla y revisa los colores cercanos que no pertenezcan ahí. Puedes encontrar naranja y azul juntos en la cara superior. Si lo haces, tendrás que separarlos. Usa tu mano derecha para hacer la misma combinación que hiciste antes. Y luego tendrás que hacer lo mismo con la mano izquierda.

La parte blanca permanecerá en un lado del cubo y los otros colores comenzarán a tomar forma y estarán más centrados en un lado determinado. Sigue buscando dos piezas que no sean del mismo color en el cubo y repite las combinaciones hasta que todas estén ubicadas en su categoría de color. Pero tendrás un lado completamente aleatorio. No te asustes, esto es parte del proceso. Mantén la cara de los colores aleatorios apuntando hacia arriba, gira la capa que está frente a ti en el sentido de las agujas del reloj y luego repite la combinación de la mano derecha. Después de eso, gira la capa hacia ti en sentido contrario a las agujas del reloj una vez. Si obtienes una forma de “L” en la parte superior, gírala hasta que la esquina de la “L” mire hacia la esquina superior izquierda del cubo. A continuación, repite el paso girando la capa frontal en el sentido de las agujas del reloj, haz la combinación de la mano derecha, y luego deshaz la capa frontal para que quede como estaba.

Ya casi terminas. Ahora tendrás la cruz amarilla en la parte superior. El siguiente paso es alinear el resto de las piezas. Dependiendo de cómo lo hayas hecho, puedes alinear los 4 o solo 2. Si tienes 2 cruces resueltas, colócalas en la parte de atrás y en tu lado derecho. Mueve la capa derecha hacia arriba y luego la capa superior hacia la izquierda y luego vuelve a colocar el lado derecho hacia abajo. Mueve la capa superior una vez más hacia la izquierda y luego el lado derecho hacia arriba. Lleva la pieza de la izquierda hacia la derecha nuevamente y verás que el 80 % de los colores ahora han llenado sus lugares, por lo que ya puedes alinear todo lo demás.

Mira las piezas de las esquinas y revisa si los 3 colores que forman la esquina exterior están en sus lugares correctos. Si ninguno está en el lugar correcto, entonces tendrás que hacer otra combinación para colocarlos en sus sitios correspondientes. Apunta el lado derecho hacia arriba y usa tu dedo índice izquierdo para girar la capa superior hacia ti y luego la capa izquierda hacia arriba. A continuación, haz lo mismo, pero mueve el lado derecho hacia abajo y el lado izquierdo hacia abajo también. Si nada está en su lugar correcto, repite los pasos.

Estás en la recta final. La mayoría de los lados se resolverán, por lo que solo tendrás que ver uno por uno lo que quede fuera de su lugar. Toma la parte más desordenada y colócala hacia abajo. Esto requerirá que hagas los movimientos combinados de la mano derecha para resolver los cuadrados de las esquinas. Haz estos movimientos sin girar el cubo o tendrás que empezar de nuevo. Continúa y ¡voilà! Lo hiciste. Este es un cubo de Rubik básico y resolver cualquier cubo es solo cuestión de seguir estos pasos. Todo el mundo te está viendo completar la tarea en cuestión de segundos. Tus dedos se mueven tan rápido sobre el cubo que ni siquiera pueden verlos con nitidez. Pero después de resolver los primeros, comienzas a recibir formas extrañas como pirámides y polígonos. Pueden parecer intimidantes, pero en realidad siguen los mismos patrones y principios que un cubo de Rubik normal. No importa la forma o la cantidad de colores y capas, todo se reduce a la técnica y a la rapidez de la persona que lo resuelve.

Las siguientes formas son extremadamente extrañas y desiguales. Tomará un poco más de tiempo entenderlas, pero, eventualmente, lo superarás e impresionarás a la multitud. Tus dedos están cansados de hacer todos los movimientos y combinaciones. Has completado hasta el nivel 99. Te tomas un descanso y los ves sacar el cubo final para resolver. Un cubo de 19×19. La multitud está en shock. Nunca habían visto algo tan complejo de resolver. Los colores están completamente mezclados y solo tienes 3 minutos para armarlo. Te tomas un tiempo para estudiarlo, pero tu mente se siente como huevos revueltos.

Estás cara a cara con el rompecabezas más grande del planeta y no tenías idea de que existía. Aunque pueda parecer intimidante, sigues los mismos pasos y movimientos. Ni siquiera puedes sostener el cubo con los dedos porque es demasiado grande, debes agarrarlo con las dos manos. Empieza la cuenta regresiva, y comienzas a resolverlo. Después de completar los primeros pasos, te equivocas y tienes que empezar de nuevo desde el principio. Te recompones y continúas. Solo quedan 30 segundos y estás resolviendo una esquina. Era más fácil cuando usabas los dedos, pero ahora tienes que usar las palmas. Con 3 segundos para el final, ¡logras resolverlo! Superaste desde el nivel 1 al 100 y ahora eres el campeón. ¡Oooh, muy bien!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas