¿Qué pasaría si toda el agua de la Tierra se congelara en un segundo?

Curiosidades
hace 11 meses

Abres el grifo del baño y te enjuagas la cara con agua caliente. Al cabo de unos segundos, un fuerte ruido de chirrido sale de las tuberías. En el siguiente segundo, caen trozos de hielo en tus manos. Te levantas de un salto sorprendido y oyes a un vecino gritar detrás de la pared. Seguramente se está bañando. Tiras de la llave, pero el agua no sale. Entonces notas que una gruesa capa de hielo sobresale del grifo. Parece un témpano. Vas a la cocina y tomas una jarra de agua, pero no puedes verter nada en un vaso. El agua está congelada. Lo mismo ocurre con la tetera. Se oye el rugido de las tuberías.

Toda el agua de la ciudad se ha congelado y eso ha provocado un colapso en el suministro de esta. El líquido está fluyendo libremente a través de tuberías sinuosas. Va hacia arriba, abajo y a los lados a través de un complejo sistema de alcantarillado. Luego, se convierte en hielo y se expande. Las tuberías de plástico y metal no lo soportan. Revientan y se rompen. Si el agua vuelve a ser líquida, la ciudad se inundará al instante. Todas las aguas residuales se acumularán bajo tierra y subirán. Pero ahora, esta se ha congelado en pocos segundos, por lo que millones de toneladas de hielo yacen bajo las calles.

Esto ocurre en todo el mundo, y nadie sabe la razón. Incluso en las selvas tropicales de la Amazonia y en las sabanas africanas, todos los lagos, ríos y estanques se han congelado a pesar de la elevada temperatura del aire. La enorme cantidad de hielo hace bajar la temperatura de todo el planeta. Se enfría en los desiertos resecos, y aún más en el Norte. Se enciende la tetera para derretir el agua, pero no funciona. Una central hidroeléctrica que alimenta la ciudad se ha averiado y ha desconectado a la gente de la electricidad. Sales a la calle y ves a personas asustadas que no pueden tomar un sorbo de las botellas congeladas. La fuente de la ciudad se ha convertido en una escultura de hielo. El lago del parque es una pista de hielo donde se puede jugar al hockey.

Tiemblas porque afuera se ha enfriado rápidamente. Varias personas hacen una fogata en la plaza de la ciudad y ponen botellas junto a ella. Esto ayuda a derretir el agua. Decides calentarte junto al fuego y ver las noticias en tu teléfono. Todas las cascadas del planeta parecen estar congeladas en el tiempo. En este momento, los barcos que navegan por los mares y océanos están atascados. Para llegar a la orilla, hay que ahuecar miles de kilómetros de hielo. Esto es imposible, así que helicópteros con rescatistas vuelan a su lado para salvar a los marineros.

Un pequeño trozo de hielo cae sobre la pantalla del teléfono y deja un rasguño. Comienza una lluvia de hielo. Gotas de diversas formas y tamaños caen al suelo y se rompen como el cristal. Toda la gente se esconde bajo los tejados. Todos los animales corren bajo los árboles. La lluvia helada golpea el suelo, raya los autos, rompe las ventanas. Cuando termina, comienza el colapso. Afilados témpanos de hielo crujen bajo los pies. Los carros no pueden circular con normalidad. Se forman embotellamientos en las carreteras.

En el momento en que el agua se congeló, muchos surfistas estaban atrapando olas en la costa de muchos países. Aquí está uno de ellos remando hacia una gran ola, de pie sobre la tabla de surf. Esta sube, se retuerce y... congela. A gran velocidad, el chico se desliza sobre el hielo y cae. Mira el océano congelado y se va a casa a ponerse sus patines. La pesca se detuvo en todo el mundo. Para atrapar un pez, hay que perforar el hielo y sacar con cuidado el pescado congelado. Todas las criaturas marinas están vivas. Simplemente están en sueño criogénico. Todos los días, los rescatistas sacan a personas atrapadas en el hielo.

Imagina que estás nadando y todo lo que te rodea se congela. No puedes moverte. Es casi imposible respirar. Tu cabeza está ahora cubierta por una costra de hielo. Lo único que puedes hacer es gritar y mover los músculos de la cara. Te pasas horas pidiendo ayuda y esperando a que los rescatadores te saquen de este. El transporte de mercancías en enormes barcos se ha detenido. La importación y exportación de diversas mercancías y recursos naturales es ahora imposible. Esto provoca una escasez de combustible en algunos países, ya que el petróleo no puede ser entregado rápidamente por barco. Otros países no reciben suficientes verduras y frutas. Esto hace que los precios de muchas cosas sean elevados y que la economía mundial se vuelva inestable.

La gente compra todos los calefactores domésticos para derretir el agua en botellas. El suministro de esta se rompe, y todo el mundo sale a la calle con cubetas para recoger los trozos de lluvia helada que caen del cielo. En casa, funden el líquido en botes de hierro. Esto es imposible en tu ciudad, ya que el trabajo de la central hidroeléctrica aún no se ha restablecido. Tú y otros residentes crean fogatas en las mismas calles para derretir el hielo. Mientras tanto, en los mares y océanos se está produciendo una verdadera catástrofe. Las algas y el fitoplancton absorben dióxido de carbono y liberan oxígeno. Más del 50 % del aire fresco de la Tierra se produce gracias a este proceso. Ahora, todo está congelado y la producción de oxígeno está suspendida. Al cabo de unos meses, la gente empezará a notar que tiene problemas respiratorios. Cada vez se acumula más dióxido de carbono en la atmósfera. Debido a esto, el cielo azul se vuelve gris.

La lluvia ya no alimenta los bosques y las selvas. Los destruye. Los árboles, las hojas y las plantas se desgarran bajo las gotas de hielo. La cosecha se echa a perder. La gente se está quedando sin reservas de alimentos en todo el mundo. Los volcanes emiten mucho dióxido de carbono y calor. Se puede descongelar toda el agua congelada, pero tardará millones de años. La temperatura de la Tierra ha bajado, lo que ralentiza el deshielo. Solo en las costas de los países del sur el hielo empieza a derretirse lentamente. Pero esto no es suficiente para salvar al planeta del desastre.

Los procesos más destructivos no se producen en el agua sino en la tierra. Las ciudades situadas al pie de las colinas y los pueblos de montaña están siendo evacuados. Los residentes toman sus cosas y dejan sus casas lo más lejos posible porque los lagos y los ríos fluyen dentro de muchas montañas y bajo tierra. Y cuando toda esta agua se congela, comienza a expandirse dentro de los canales subterráneos. Lo mismo ocurrió con las tuberías de la ciudad. Cuando todo empieza a colapsar dentro de la montaña, comienza un deslizamiento de tierra. Las rocas y las montañas ruedan hacia abajo sobre las pequeñas ciudades. Los terremotos arrastran árboles y casas bajo tierra. Esto ocurre en todo el planeta.

Para escapar de las lluvias heladas, la gente crea paraguas de metal ligero. Si se decide salir a la calle con mal tiempo, hay que llevar auriculares o tapones para los oídos porque el ruido del hielo que cae sobre el paraguas de metal es ensordecedor. Es necesario proteger las plantas y los cultivos del hielo. La gente coloca enormes cúpulas transparentes sobre las granjas y los campos. Estas están equipadas con un tejido transparente de alta resistencia. Los trozos de hielo no lo atraviesan, sino que permanecen en la misma. Cuando el sol empieza a derretir el hielo, este se filtra a través de la red y riega el suelo.

Los científicos crean estaciones eléctricas muy potentes y las instalan en distintos puntos del océano. Estas están equipadas con grandes taladros que hacen un largo túnel en las profundidades del océano. Luego, se coloca ahí un potente reactor nuclear. Se cubre con un escudo protector para evitar que la radiación entre en el líquido. El reactor empieza a funcionar y funde el agua de alrededor. Cuando se funde una gran cantidad de esta, el reactor se retira del océano. Entonces, el agua caliente comienza a calentar la congelada.

Estos procesos duran décadas. Mientras los mares se derriten, los habitantes de las ciudades vuelven a instalar sistemas de alcantarillado. Primero, se coloca un potente calentador dentro de cada casa, que derrite lentamente el hielo. Después, los fontaneros sustituyen las tuberías rotas por otras nuevas. La temperatura global se recupera lentamente. Pero las lluvias heladas siguen cayendo. Para resolver este problema, los científicos sintetizan un reactivo químico inofensivo. Cada día, aviones supersónicos atraviesan las nubes y rocían la sustancia que convierte los pequeños témpanos de hielo en gotas de agua.

El agua congelada en las rocas se derrite lentamente, lo que provoca nuevos desprendimientos. Para escapar de los terremotos, los sismólogos crean un escáner que vigila la actividad del agua subterránea. Este procesa los datos sobre la temperatura del suelo y del hielo, así como la densidad del aire y de la tierra, y crea un modelo de terremoto. La gente puede saber con antelación cuándo va a empezar la catástrofe.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas