Una joven sufrió un accidente y ahora su “niño amado” está cuidando de ella

Historias
hace 7 meses

El amor es un sentimiento que puede cambiar vidas. Aquellos que son capaces de dar cariño a quien lo necesita, terminan siendo retribuidos de alguna manera. Esto es lo que sucedió con una joven quien, tras sufrir un terrible accidente, recibió la visita de un niño a quien cuidó y protegió en sus primeros tres años de vida.

Macarena Mendizábal, más conocida como “Macu”, se convirtió en voluntaria de un hogar para niños a los 19 años. Todos los viernes, iba a brindar cuidado y cariño a bebés y grupos de hermanos en situaciones difíciles, derivados de organismos oficiales. Pero había un pequeñito, de un año y medio, que le tocó su corazón y se volvieron inseparables.

Ese niño era Javi, a quien Macarena lo cuidaba como si fuera su bebé: le cambiaba los pañales, le daba la mamadera y lo llevaba a pasear. Su conexión fue tan especial que la joven hizo todos los trámites legales para llevárselo a su casa durante los fines de semana y desde ahí compartieron momentos inolvidables juntos.

La prima de Macarena, Solana Aruj, compartió algunas fotos en su cuenta de Twitter y explicó su historia con el niño: “A donde iba Macu iba con Javi”, recordó Solana. “Lo acompañó en su primer día de jardín, le compró sus zapatillas y la mochila. Incluso, lo llevó a disfrutar de la playa por primera vez”.

Desafortunadamente, dos años después, la vida de Macarena cambió drásticamente, cuando un accidente de tránsito la dejó en estado vegetativo. Javi, quien siempre la esperaba en el hogar todos los viernes con su mochila, comenzó a preguntarse el porqué no pasaba a buscarlo. La directora del lugar lo notó y contactó con Adriana, la madre de la joven que cuidaba del pequeño los fines de semana.

Frente a esta situación, la psicóloga de la institución sugirió que le explicaran la verdad y lo llevaran a visitar a Macarena al hospital para que comprendiera lo que estaba sucediendo. Javi, quien contaba con antecedentes de desarraigo debido a la separación de su madre y hermanos, entendió lo que estaba pasando y, con apenas 3 años, demostró un fuerte apego emocional hacia ella.

A partir de ese momento, comenzó a visitarla con frecuencia. Para Javi, Macarena era su querida amiga y quería estar con ella en gratitud por todos esos años que lo cuidó. Notando la necesidad de Javi, Adriana y su marido cuidaron de él como si fuera su propio hijo, hasta que finalmente pudo regresar con su madre biológica.

Aunque regresó con su familia, Javi no perdió el contacto con los padres de Macarena, quienes siguieron ofreciéndole su apoyo. Cada vez que la visita, la toma de la mano, le habla y la saca a pasear en su silla de ruedas, como una forma de devolverle todo lo que “Macu” hizo por él en el pasado.

A lo largo de los años, Javi creció y ese vínculo con Macarena se hizo más fuerte. A pesar de que ella está la mayor parte del tiempo dormida, él sigue visitándola de forma incondicional. Este conmovedor vínculo es un testimonio del poder de la amistad y el afecto, mostrándonos que los lazos humanos son capaces de superar cualquier adversidad.

Imagen de portada soligeminis / Twitter

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas