Una mujer y sus hijas fueron abandonadas por sus extraños ojos azules

Mujer
hace 6 meses

El concepto de belleza puede variar según la cultura. Es por eso que, lo que parece atractivo en un lugar, en otro sitio es algo extraño. Es así como una mujer africana destaca en su nación por haber nacido con ojos azules. Y aunque inicialmente se había casado con un hombre que la aceptó tal y como era, su relación cambió cuando tuvieron dos hijas que heredaron los mismos colores de ojos que su madre. Pese a todo, ella está orgullosa de su apariencia y agradece por haber nacido con esa singularidad.

A lo largo de la historia, hemos presenciado una evolución en la concepción de la belleza y lo adorable. Diferentes culturas han valorado distintas características físicas, como contexturas gruesas o composiciones faciales únicas, que reflejan la diversidad de gustos y preferencias.

Hoy en día, en la cultura occidental, los ojos claros generan atracción. Sin embargo, esto no es así en muchas regiones del mundo, donde esos tonos no son bien recibidos. En este contexto, encontramos a una mujer africana llamada Risikat, quien junto a sus hijas ha llamado la atención por sus hermosos ojos azules, una característica que se ha asociado con personas de origen caucásico.

Según la mujer, esto las llevó a sufrir de un estigma social, incluso dentro de su propia familia: “Nací con estos ojos y también tuve dos hijas con ese mismo par de ojos”, dijo Risikat. “Nadie de mi familia es así, tanto por parte de mi padre como de mi madre. Soy la primera en tener este tipo de ojos. Y cuando nacieron mis hijas, ellas también la heredaron y no me arrepiento de eso”.

Posteriormente, cuando comenzaron a nacer sus hijas, su esposo sintió rechazo por ella hasta el punto de abandonarlas. Al respecto, comentó: “Él era consciente de mis ojos y me amaba por como soy. Pero las cosas comenzaron a ponerse mal cuando tuve a mi primera hija y, luego, a la segunda. Él cambió totalmente, me callaba y dejaba cuando intentaba iniciar una conversación”.

A pesar de la discriminación que pasó en distintos aspectos de su vida, Risikat supo enfrentar el estigma social relacionado con sus ojos azules. Ella ha demostrado que la belleza reside en la singularidad y que no hay nada de malo en tener características únicas. Sus ojos están perfectamente sanos y sus hijas también disfrutan de la misma óptima condición visual.

Luego de separarse de su esposo, fue a vivir con sus padres. Su mayor deseo es criar a sus hijas de manera positiva y en un ambiente amoroso. Su historia fue visibilizada por una estudiante universitaria llamada Alabi Rukayat Oyindamola, quien quiso crear conciencia sobre los desafíos que enfrentan personas como ella debido a esa rara condición genética.

Es importante comprender que la belleza va más allá de estándares culturales y que cada persona es única y especial en su propia manera. La diversidad de rasgos y características es lo que hace que el mundo sea tan interesante y maravilloso. La historia de Risikat y sus hijas nos recuerda la importancia de aceptar y valorar la singularidad de cada individuo.

Imagen de portada Punch Newspaper / YouTube

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas