Vanilla, la chimpancé que conmovió al mundo con su reacción al ver el cielo por primera vez

Historias
hace 8 meses

Después de 29 años de vivir en un laboratorio de Medicina Experimental de Nueva York, la chimpancé Vanilla ha logrado llegar a un refugio para monos. Nunca antes había visto el cielo azul, y su expresión, al mirar hacia arriba y descubrirlo, fue tan emocionante que las redes estallaron de ternura.

Cómo es ver el cielo después de 29 años de cautiverio

Vanilla, una chimpancé que sobrevivió 29 años en el Laboratorio de Medicina Experimental y Cirugía en Primates (LEMSIP) de Nueva York, ha sido trasladada a un santuario para monos llamado Save the Chimps en Florida.

Hay que destacar que Vanilla nunca había salido de una jaula de 1.52 metros cuadrados, un espacio del tamaño de un garaje hasta que se mudó, y parece estar encantada con su nueva casa en el refugio de simios. Su emotiva reacción al ver el cielo por primera vez al llegar al santuario ha conmovido al mundo. Se han difundido fotosvideos de su llegada, donde se aprecia su sorpresa y alegría.

Vanilla estuvo en cautiverio en el laboratorio, que cerró en 1997, hasta los 2 años de edad. Luego fue llevada a un santuario en California, en el que vivió en un confinamiento más grande con otros chimpancés, hasta que el centro se declaró en bancarrota en 2019. Esta circunstancia hizo que el santuario Save the Chimps realizara las diligencias necesarias para que Vanilla, junto con otros chimpancés del centro californiano, fuera llevada a sus instalaciones, en la localidad de Fort Pierce, Florida.

En el video que compartió el santuario, se puede ver a Vanilla saliendo al exterior. Es increíble ver cómo Dwight, el líder de los chimpancés, la recibe con tanto amor y ternura. Al instante, ella mira hacia arriba y abre su boca con una expresión llena de asombro.

A raíz de la popularidad que ha alcanzado el video de su reacción al ver el cielo, el santuario ha difundido el perfil de Vanilla para que, quien desee, pueda conocer la mejor.

Esta historia es un ejemplo de la crueldad que sufren muchos animales en los laboratorios, pero también de la esperanza que brindan los santuarios que los rescatan y les ofrecen una vida digna. Vanilla ha podido ver el cielo por primera vez y disfrutar de la libertad y el amor que merece. Su mirada lo dice todo: ha encontrado su lugar en el mundo.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas