Genial
Genial

14 Personas contaron los fracasos en la cocina donde eran tanto espectadores como protagonistas

Para poder convertirse en un maestro de la alta cocina, sin duda, hay que practicar mucho y llegar a conocer diversos trucos a la hora de cocinar. Sin embargo, lograr el éxito culinario en casa no suele ser muy difícil. Hacer huevos a la plancha, cocer pasta al dente y cortar verdura para una ensalada es algo que, al parecer, todo el mundo es capaz de hacer. Pero hay personas que, definitivamente, no tienen mucha suerte en la cocina, aunque traten de preparar el platillo más sencillo.

En Genial.guru no podíamos dejar de lado las historias de estos usuarios sobre sus fracasos en la cocina y nos reímos mucho junto con ellos.

  • Una vez probé mezclar huevos con calabaza. El sabor del platillo resultante fue horrible. En esa época vivía en una residencia de estudiantes, así que tenía que cocinar para dos. Acabé comiendo un poco y tirando el resto. © Prayash Sijapati / Quora
  • Mi exesposa, en general, era muy buena cocinera. Un día estaba preparando un platillo en el que tenía que añadir paprika. Pero, al parecer, se nos había agotado. Así que, sin pensárselo dos veces, la sustituyó por pimienta de cayena. En fin, esa noche ordenamos comida a domicilio. © Evan Friend / Quora
  • Mi amigo y yo hacíamos potaje de garbanzos en la residencia de estudiantes. Por primera vez en nuestra vida. Metimos la carne en el agua y la llevamos a ebullición. Luego añadimos las patatas y las pusimos a hervir también. Después echamos los garbanzos secos. A continuación, cocinamos el potaje durante una hora y media, quejándonos de los malos garbanzos que no terminaban de ablandarse. La carne ya estaba tierna desde hacía mucho tiempo, las patatas se convirtieron en puré, pero los garbanzos no se rendían. © Vin33chester / Pikabu
  • Intenté hacer un pastel de camión de bomberos para el cumpleaños de mi hijo. Sin haberlo pensado bien, decidí usar un molde de silicona y probablemente lo llené demasiado con la masa. Acabó desbordándose y derramándose en el fondo del horno, dejando un trozo de bizcocho deformado y a medio cocinar, que supuestamente era la base del camión de bomberos. Ese año, mi hijo tuvo un delicioso pastel comprado en una tienda. © mgov999 / Reddit
  • Cuando tenía nueve años, me di cuenta del poder del amor de una madre. Era el cumpleaños de mi mamá y decidí hacerle un pastel. Dado que no quedaba mucha harina en casa, utilicé la que me sobró al freír el pescado. ¿Quién sabía que esa harina era salada? Llegó el fatídico momento, corté un gran trozo y se lo di a mi mamá. Nunca he visto tanto placer en su cara. Más tarde, al probar mi creación, le pregunté por qué no me había dicho que el pastel estaba salado. Me dijo: “Te quiero, así que no podía decepcionarte”. © Oídoporahí / Ideer
  • Al principio, cuando yo aún aprendía a cocinar, creía que todos los alimentos acabarían pegados a la sartén sin una buena capa de aceite. Una vez, intenté hacer un par de hamburguesas en una sartén engrasada con aceite de colza. La puse a fuego medio, como se recomienda. El resultado final fue una casa llena de humo, dos manchas calcinadas en mi mejor sartén y un par de “hamburguesas” que estaban completamente quemadas por fuera, pero todavía crudas por dentro. Pasó una semana entera antes de que intentara cocinar algo más. © Corey Roberts / Quora
  • Tras romperme la pierna, me quedé atrapada en la cama, lamentando mucho mi estado. Le pedí a mi esposo que cociera unos huevos. Estuvo traqueteando un buen rato en la cocina, por lo que me dirigí allí, saltando a la pata coja. Miré dentro de la olla, pero allí no había huevos, solo agua caliente. Al ver mi mirada de desconcierto, mi esposo me dijo: “Los pondré cuando el agua empiece a hervir”. Está claro que alguien lo estaba pasando peor que yo. © Oídoporahí / Ideer
  • Cuando empecé a vivir solo, el primer platillo que hice fue pollo a la parmesana. Rápidamente se convirtió en un éxito entre mis amigos. Tanto era así que una amiga, que se iba a casar, me pidió que lo cocinara para su fiesta previa a la boda. Mi receta contenía ajo en polvo. Y cuando empecé a añadirlo, la tapa se cayó y acabé echando un tarro entero de ajo en la salsa. Intenté sacarlo, pero la mayor parte del polvo ya estaba dentro. Desde aquel día, los hijos de esta amiga me llaman Tío Ajo. © JargonPhat / Reddit
  • Un día decidí hacer un pastel. Me sentía muy profesional y añadí harina sin mirarla. Noté que algo iba mal porque la masa empezó a espesarse ante mis ojos. La estaba removiendo, pero la cuchara apenas podía girar. El alabastro en lugar de la harina es mi propio “truco de cocina”. © Oídoporahí / Ideer
  • Mi esposo y yo tuvimos una discusión cuando empezamos a vivir juntos. Intenté convencerlo de que la carne molida tenía que lavarse bajo el agua. © Knopka0709 / Pikabu
  • Una amiga me contó cómo freía los huevos su compañera de clase: colocó una sartén en la estufa, encendió el gas y puso un huevo en la sartén. Sin romperlo, simplemente lo metió en la sartén y se quedó esperando. © SeregaMerega / Pikabu
  • Una vez cometí el error de pensar que la canela podía ser sustituida por el orégano. Esa noche fui a cenar a un restaurante. Cuatro litros de salsa de carne griega acabada en la basura. © Steven P Robinson / Quora
  • Había una chica de primer año que vivía en nuestra residencia de estudiantes. No sabía cocinar en absoluto. Tenía hambre y con su pequeña paga de estudiante no podía permitirse mucho, así que decidió cocer pasta. Preguntó a sus roomies cómo se hacía, pero decidieron bromear con ella diciendo que primero había que lavarla y secarla antes de cocer. ¿Quién iba a saber que ni siquiera leería las instrucciones? Vi a la chica sentada en su habitación, secando desesperadamente la pasta en un plato con un secador de pelo. “Tengo mucha hambre —dijo—, pero tarda tanto en secarse”. © Oídoporahí / Ideer
  • Mi compañera de cuarto decidió hacer café por primera vez: lo echó en una cafetera turca, añadió agua y, en cuanto los posos del café empezaron a subir, comenzó a sacarlos con una cuchara. Como era de esperar, el agua marrón resultante no parecía café. © Akvileya / Pikabu

¿Cuál ha sido tu fracaso más memorable en la cocina?

Imagen de portada Evan Friend / Quora
Genial/Cocina/14 Personas contaron los fracasos en la cocina donde eran tanto espectadores como protagonistas
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos