Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

5 Trucos de cuidado de la piel para manos secas que funcionan de maravilla

La piel de nuestras manos tiene que soportar muchas cosas todos los días. Es por eso que la picazón, la resequedad y la irritación son síntomas comunes para muchas personas, y pueden empeorar cuando se usan desinfectantes en exceso o se lavan las manos con demasiada frecuencia. Pero gracias a algunas simples actividades hogareñas que pueden incorporarse fácilmente a tu rutina de belleza es posible mejorar el aspecto de tus manos sin que tengas que esforzarte demasiado.

En Genial.guru reunimos una lista de consejos y remedios naturales que te ayudarán a mantener tus manos suaves y hermosas sin importar lo que hagas con ellas.

Aplícate crema hidratante cada vez que te laves las manos

Tu piel pierde humedad luego de los primeros 60 segundos después de lavarte las manos, por lo que es esencial hidratarla justo después de cada lavado. Para eso, escoge una crema de manos espesa y lubricantes con los ingredientes correctos. La vaselina, la dimeticona y el aceite de silicona pueden crear una barrera en la piel que mantendrá el agua en ella, mientras que el ácido hialurónico y la glicerina le agregarán algo de humedad al tejido.

Qué hacer: después de lavarte, aplícate loción o crema cuando tus manos aún estén ligeramente húmedas. Intenta no tocar nada hasta que estas se sequen completamente, ya que así dejarás que la crema se asiente y sea absorbida por tu piel. Recuerda que las manos mojadas pueden transmitir gérmenes con mayor facilidad, por lo que es mejor no darse prisa.

Usa un tratamiento intensivo durante la noche

La noche es la oportunidad perfecta para hidratar las manos secas, ya que permite que los productos permanezcan en la piel por mucho más tiempo. De esta manera, los ingredientes podrán ser absorbidos por las manos durante la noche, lo que puede tener un resultado curativo más duradero.

Qué hacer: escoge una crema o loción nutritiva y humectante para manos, y aplícala cuidadosamente en tu piel. Puedes sustituir este producto con humectantes naturales como el aceite de coco, el de jojoba o el gel de aloe vera. Luego ponte guantes de algodón y ve a la cama.

No olvides exfoliar tu piel

La exfoliación ayuda a eliminar las células muertas de la piel y mejora su renovación, haciendo que las cremas se absorban mejor, lo que aumenta su efecto. Para la mayoría de las personas es suficiente con exfoliarse 1 o 2 veces por semana. Si notas enrojecimiento, picazón o irritación en la piel después de hacerlo, o si tu piel está demasiado inflamada, ten cuidado y deja que esta sane primero antes de incorporar este procedimiento en tu rutina de belleza.

Qué hacer: puedes hacer un exfoliante en casa. Toma 2 cucharaditas de aceite de coco y mézclalas con 2 cucharaditas de azúcar. Aplica esta mezcla sobre tu piel, masajea por un minuto y enjuaga con agua. También puedes mezclar azúcar con cualquier aceite humectante de tu elección, como el de jojoba o el de semilla de uva, y agregarle aceites esenciales o vitamina E.

Prueba baños humectantes para manos

Sumergir tus manos en baños especiales es otro tratamiento intensivo que puede ayudar a aliviar la resequedad y hacer que tu piel esté más hidratada.

Qué hacer: toma una taza de avena en polvo y 3 cucharaditas de aceite de oliva. Pon todos los ingredientes en un recipiente lleno de agua tibia y mézclalos. Sumerge tus manos en esta mezcla durante 10 minutos. El aceite de oliva tiene un efecto hidratante gracias a la vitamina E y también protege tu piel de infecciones, mientras que la avena suaviza los tejidos y ayuda a mantenerlos hidratados.

Presta atención a cómo lavas tus manos

Lavarse las manos con demasiada frecuencia puede destruir la barrera protectora de tu piel, causando resequedad e irritación. Y los productos con niveles de pH incorrectos, además de las técnicas inadecuadas de lavado, solo contribuyen a dañar la piel, haciendo que esta parezca escamosa.

Qué hacer: evita lavarte las manos con agua caliente, ya que esto simplemente resecará la piel y no será más eficaz contra los microbios que el agua tibia o fría. Es mejor elegir un jabón líquido humectante y evitar las barras de jabón, ya que sus altos niveles de pH pueden causar irritación en la piel. Cuando te seques las manos, no apliques demasiada presión: solo dales palmaditas suaves hasta que estén secas.

¿Has probado alguno de estos trucos? ¿Qué otras técnicas usas para mantener tus manos hidratadas? Compártelas con nosotros en los comentarios.