Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

Investigamos 12 cosas sobre las cremas antiarrugas para saber si son verdaderas o falsas

5-62
644

No es un secreto que nuestra piel envejece con el paso de los años. La producción de colágeno y elastina disminuye como parte de un proceso natural del cuerpo, y como consecuencia, la piel comienza a volverse más flácida y las arrugas empiezan a decir: “Hola, aquí estamos”. Además, la exposición solar acelera el daño. Las cremas antiedad podrían ayudar a mejorar la apariencia de la piel, pero no eliminan las arrugas. Lo mejor es mantener expectativas reales sobre lo que pueden hacer por nosotros, ya que no son un filtro más de Instagram ni hacen milagros.

Genial.guru quiso saber más sobre estos productos y su efectividad, pero más allá de lo que leas aquí, recuerda que debes consultar a tu especialista en dermatología antes de usar alguno. Al final te espera un bono con la edad más conveniente para empezar su aplicación. (No te preocupes, creemos que nunca es tarde para empezar a ponerse cremitas en la cara).

1. Actúan sobre cualquier tipo de arruga

Esto es falso, las cremas antiedad son el tratamiento más ligero disponible para mejorar la piel con signos de envejecimiento y su acción se limita a la parte más superficial de la piel. Según la Asociación Americana de Dermatología, es imposible que una crema o loción pueda levantar una piel flácida, por ejemplo, porque no penetran tan profundamente en la piel.

Mientras las arrugas son más profundas y propias de edades más avanzadas, la dermatología ofrece otro tipo de tratamientos, como los rellenos y el láser, pero estos siempre deben ser aplicados por un especialista.

2. Las más costosas son las mejores

Aunque esta afirmación podría ser cierta en algunos casos, no podemos asegurar que las cremas más caras son las mejores del mercado. Los especialistas consideran que la efectividad de estos productos depende más de sus componentes que del precio fijado en sus envases.

Entre los ingredientes activos más empleados para su elaboración podemos encontrar el ácido hialurónico, por su poder de hidratación; la vitamina C y la coenzima Q10, por ser antioxidantes; y la vitamina A o sus derivados, como el retinol, también usados para tratar el acné.

3. Verás resultados inmediatos

Tal vez varios de tus productos cosméticos te dan los resultados que deseas en poco tiempo, como mayor luminosidad. Pero cuando se trata de los productos antiedad no es así, porque están pensados para hacer un trabajo de renovación y esto no sucede de un día para otro. Para poder percibir mejoras, como la reducción de líneas de expresión, y una piel más lisa y firme, tendremos que esperar cerca de 2 o 3 meses y ser constantes con su aplicación.

4. Tienen el mismo efecto que tratamientos como el botox

Como ya dijimos, estas cremas no actúan en todas las arrugas. La dermatología ofrece procedimientos que se denominan mínimamente invasivos, porque no son una cirugía plástica, pero van más allá de las cremas. Entre los más comunes podemos encontrar los rellenos o fillers faciales como el ácido hialurónico, las inyecciones de botox (toxina botulínica tipo A), el láser y peelings químicos (exfoliaciones profundas).

Recuerda que los especialistas en dermatología son los indicados para evaluar cada caso y recomendar el mejor tratamiento de este tipo.

5. Deberías usar un producto especial para el área de los ojos

Sí, es recomendable. A veces nos saltamos ese paso en nuestra rutina diaria de cuidado facial, pero muchos especialistas aconsejan utilizar un producto especial para el contorno de los ojos.

¿Por qué? La respuesta es que esta piel es la más fina y delicada del rostro, es más propensa a la deshidratación y está sometida a los constantes movimientos que realizamos al sonreír, entrecerrar los ojos y pestañear (¿sabías que lo hacemos unas 10 mil veces al día?). Con todo este trabajo, es fácil entender que sea justo aquí donde se notan las primeras señales de envejecimiento de la piel, mejor conocidas como patas de gallo.

Por eso, la industria cosmética ofrece productos específicos para esta zona, con composiciones para atacar los problemas que suelen presentarse, como las ojeras y bolsas, además de las arruguitas y líneas de expresión. Conclusión: aplicar la crema antiarrugas como una mágica “todo en uno” no sería lo mejor.

6. Da igual si es para el día o la noche

No, con ninguna crema facial da igual, por eso es tan común que en sus etiquetas se detalle si es para el día o la noche. Durante el día estamos expuestos a los rayos solares y otros factores ambientales, y por la noche la piel tiene la maravillosa cualidad de repararse, ya que al dormir ocurre algo llamado renovación celular. Básicamente, estas diferencias son consideradas por quienes desarrollan las fórmulas para cada crema.

  • Día: Muchas están formuladas para proteger la piel de factores externos que favorecen el envejecimiento, como la contaminación y la exposición solar, y no poseen ingredientes que puedan causar alguna manchita si nos exponemos al sol con ellas.

  • Noche: Están creadas para reparar y tratar el daño de la piel, suelen ser más espesas y podrían absorberse mejor al no tener capas y capas de más productos (piensa en el maquillaje). Uno de los ingredientes que los especialistas dicen que es mejor emplear en la noche y no en el día es el retinol.

7. Sí o sí debes aplicarte protector solar

El uso del protector solar es la indicación número uno de los especialistas en dermatología para cuidar la salud y belleza de la piel. La luz del sol es maravillosa, nos ayuda a tener la vitamina D que necesitamos y nos hace sentir bien, pero cuando nos exponemos a ella en exceso se puede generar algo llamado fotoenvejecimiento, aparecen arrugas finas y gruesas, y diferentes tipos de manchas.

Los protectores solares tienen filtros que reflejan o absorben los rayos UV. Hay dos tipos de estos rayos: UVA, responsables del envejecimiento prematuro de la piel, y UVB, estos pueden quemar la piel. Los especialistas recomiendan usar un protector de amplio espectro (esto quiere decir que protege contra ambos tipos de rayos) y que su factor de protección solar sea al menos de 30; en la etiqueta lo encontrarás con sus siglas FPS o SPF en inglés.

8. Algunas podrían causar irritación en la piel

Uno de los principales componentes que contienen algunas de estas cremas es el retinol. Muchos especialistas advierten que este activo puede causar enrojecimiento y descamación cuando se comienza a utilizar. También recomiendan usar una crema hidratante a la par para evitar irritación y resequedad.

Si tienes la piel sensible, debes tener mucho más cuidado con este y otros componentes; mejor es ir por lo seguro y consultar a tu dermatólogo sobre las marcas y tipos de cremas que puedes aplicarte.

9. Cremas y sueros antiedad son la misma cosa

Probablemente pueden tener los mismos componentes, pero tienen diferencias en las concentraciones. En los suerossérums están más concentrados y se absorben mejor porque su textura es más ligera, esto también hace que preparen la piel para recibir otros productos nutritivos. Las cremas tienen mayor capacidad para hidratar, podemos fijarnos que son más espesas.

¿Qué va primero? Para que actúen de forma complementaria, aconsejan los especialistas aplicar primero el suero, esperar que seque, y luego la crema.

10. Los hombres pueden tener su propia crema

Sí, no es porque las mujeres quieren ser egoístas, sino porque las pieles de ellas y ellos tienen sus diferencias. La de los hombres es más gruesa y grasa, y tiene más colágeno, así que tarda un poco más en arrugarse, pero cuando las arrugas aparecen suelen ser más pronunciadas.

Uno de los aspectos que ellos deben considerar al escoger su crema es que sea bien tolerada por una piel que el afeitado constante ha hecho más sensible. Es aconsejable que sea de textura ligera y con una dosis de hidratación importante.

11. Las cremas antiarrugas no trabajan solas

Así es. Para mejorar el aspecto de la piel tenemos que tener una rutina completa de cuidado diario, en la mañana y en la noche, que siempre debe comenzar con una adecuada limpieza (así que no hay que irse a dormir con maquillaje). Muchos especialistas aseguran que los mejores amigos de estas cremas son el protector solar y una buena crema hidratante.

También deberíamos cuidar nuestra alimentación, que sea balanceada y saludable, consumir suficiente agua natural y mantenernos lejísimos del cigarrillo.

12. Puedes usar la misma que le funcionó a tu amiga

Siempre nos lo dicen los especialistas de la salud: no es aconsejable usar ningún tratamiento médico o cosmético solo porque a una amiga le funcionó, debido a que tenemos tipos de pieles y necesidades diferentes. Inclusive, en el transcurso de nuestras vidas podemos experimentar cambios en el tipo de piel debido a la edad y otros factores, por ejemplo una grasa o normal puede volverse seca.

El estado de la piel también cambia a medida que soplamos más velitas de cumpleaños, va perdiendo volumen y densidad, y todos vivimos este proceso diferente al de nuestra best friend.

Bono: ¿La mejor edad para comenzar a aplicarlas son los 25?

Varios especialistas coinciden al asegurar que esa es la edad promedio en la cual comienzan a percibirse los signos del envejecimiento de la piel, debido a la pérdida de colágeno. Pero, ¿es la edad en la que debemos aplicar cremas antiarrugas?

  • Algunos dermatólogos afirman que no hay una edad concreta, porque depende más de la calidad genética de la piel y de los factores externos a los que esté sometida, que harán que esté más o menos dañada.

  • A los 25 lo que sí es imprescindible es aplicar cremas hidratantes para proteger por más tiempo la elasticidad de los tejidos. También, incluso antes, incorporar en la rutina de skincare el protector solar para prevenir el fotodaño.

  • A los 30, el uso de cremas con la palabra antiaging es más usual. Aunque sigue siendo una piel joven, comienzan a notarse más los primeros signos de la edad.

  • Marcas reconocidas ofrecen diferentes líneas para cada edad, no es lo mismo estar en la década de los 20 que de los 50 y eso siempre hay que tenerlo en cuenta al adquirir un producto de estos.

  • La misma crema no debería ser usada por madre e hija. Por ejemplo, una para pieles maduras podría contener más grasa, lo que resultaría innecesario para una piel más joven y podría causar obstrucción de los poros. Si tiene componentes como el ácido retinoico podría propiciar irritación.

¿A qué edad y cómo comenzaste a cuidar tu piel pensando en prevenir o tratar las arrugas? ¿Crees que las cremas antiarrugas son buenas para tu piel?

5-62
644
Compartir este artículo