Genial
Genial

12 Errores que no percibimos de nuestro hogar, pero que los invitados podrían notar

Por lo general, preparamos nuestro hogar antes de que lleguen las visitas; la idea es, por supuesto, que quienes vienen a casa tengan una estadía lo más agradable posible. Nos tomamos el tiempo para dejar todo en óptimas condiciones, porque sabemos que ciertas personas tienden a echar un vistazo al entorno y no nos gustaría que se hable mal de nuestra dulce morada. En este artículo te mostraremos algunos detalles que conviene tener en cuenta cuando tenemos compañía.

¿Qué normas aplicas en tu casa cuando tienes visitas? ¿Qué situación chistosa o incómoda has tenido siendo invitado?

1. Ordena las cosas pequeñas del baño

La abundancia de toallas, vasos y tubos puede llegar a ser desconcertante. Si un huésped entra en el baño, no sabrá con qué lavarse ni secarse las manos. Alcanza con tener una o dos toallas de mano colgadas en el baño. También debería haber suficiente jabón líquido en el dispensador para no parecer tacaño, o una pastilla de jabón nueva en lugar de una gastada para no pasar por desaliñado.

Es necesario tener suficiente papel higiénico y ambientador. Sin embargo, es mejor guardar todo lo demás en estantes cerrados. Esto incluye, por supuesto, quitar la ropa interior y los calcetines que cuelgan de la regadera.

2. Preparar de antemano los utensilios que se utilizarán para el encuentro

Un buen anfitrión prepara con antelación todos los cubiertos y utensilios necesarios para que los invitados se sirvan la comida, los sándwiches o las bebidas. Al mismo tiempo, no es necesario colocar en la mesa utensilios de más solo porque se ven lindos, si no hay intención de usarlos.

3. Tomar en cuenta la presencia de niños

Según las normas de etiqueta, el anfitrión debe dejarles claro a sus invitados si es aceptable la presencia de niños en la fiesta. Si la respuesta es afirmativa, el hospedador debe ocuparse de la diversión de los niños por adelantado, aunque no tenga hijos propios.

Un buen anfitrión pensará en diferentes actividades, preparará juguetes o un juego para dibujar. En general, hará todo lo posible para que los niños no se aburran ni pidan volver a casa.

4. Elegir una música de fondo adecuada

La música es una parte importante del ambiente de una fiesta o una reunión informal, por lo que debe elegirse con cuidado. Un buen anfitrión tiene en cuenta los gustos de sus invitados y no trata de imponerles sus propias preferencias musicales.

Por supuesto, es imposible elegir música que le guste a todo el mundo al mismo tiempo, así que lo mejor es que sea algo neutral. Por ejemplo, puedes descargar una selección de éxitos antiguos o listas de reproducción de cafeterías y supermercados. Tampoco se puede olvidar el volumen empleado, no debería ser ni muy bajo ni muy escandaloso.

5. Mantener la habitación a una temperatura agradable

Cuando invitamos a un grupo de amigos a casa, debemos asegurarnos de que la temperatura sea agradable. Los anfitriones experimentados recomiendan que en verano, si se dispone de aire acondicionado, la temperatura se fije 4 grados por debajo de lo normal.

6. No obligarlos a jugar juegos de mesa

Los juegos de mesa ayudan a los invitados a conocerse mejor. Pero no a todos les gustan, están las personas que prefieren la conversación. Y aunque el propietario realmente quiera jugar, no debe insistir ni presionar, obligando a los invitados a participar. Basta ofrecer una vez y reaccionar con comprensión si la oferta se recibe sin entusiasmo.

7. Proporcionar a los huéspedes los asientos más cómodos

En un mundo ideal, los invitados son recibidos en enormes mesas de comedor con sillas tapizadas idénticas y muy cómodas. Pero no todo el mundo tiene un espacio tan grande como para que quepan diferentes tipos de muebles para las visitas.

En general, disponemos de sillas plegables y taburetes viejos. En este caso, como anfitriones educados, deberíamos ocupar los lugares más incómodos y bajo ningún concepto colocar a los invitados en ellos.

8. Tirar la basura antes de que lleguen los invitados

Cuando abrimos la puerta debajo del fregadero y vemos un cubo de basura lleno hasta el borde, la impresión es bastante desagradable, y además acumula mal olor. Por eso es mejor, antes de la llegada de los invitados, botar la basura y colocar una nueva bolsa en su sitio.

9. Responder con delicadeza a los incidentes

Cualquier persona de la mesa puede ser torpe y, sin darse cuenta, volcar una taza de té sobre un mantel blanco, dejar caer un trozo de pastel red velvet, que dejará una marca notable, o simplemente puede caerse un vaso de agua. En esos momentos, un anfitrión cortés no hará comentarios en voz alta. Lo principal en esta situación es eliminar rápidamente los rastros y ofrecer otra taza de té en lugar de la derramada.

10. Prestar atención a las pequeñas cosas que se encuentran en el pasillo

Lo primero que notan los huéspedes cuando entran a la casa es el pasillo de entrada. Después de todo, necesitan quitarse la ropa exterior y sus pertenencias para colgarlas o ponerlas en algún lugar. Estamos acostumbrados al hecho de que los zapatos, e incluso las pantuflas que usamos con frecuencia en la vida cotidiana, se acumulen en el estante o en el piso, dejando mucho desorden a la vista.

La famosa empresaria Martha Stewart aconseja eliminar todo lo innecesario del pasillo. Esto ayudará a crear una impresión agradable y brindará más comodidad a los invitados.

11. Poner la mesa antes de que lleguen los invitados

Entre los errores que estropean la impresión de una fiesta, el primer lugar lo ocupa la falta de comida en la mesa o la espera demasiado larga por los alimentos y las bebidas. Pedirles a los invitados que ayuden a poner la mesa o a cocinar algo es descortés; idealmente, todo debería estar listo para cuando lleguen.

12. No pedir ayuda con la limpieza

Limpiar después de que los invitados se van no es una tarea fácil, especialmente si los anfitriones también han limpiado y cocinado antes. Pero pedirle a uno de los invitados que se quede y ayude tampoco es deseable. De acuerdo con las normas de etiqueta, es mejor responder con una negativa cortés aunque los propios invitados ofrezcan ayuda.

Genial/Consejos/12 Errores que no percibimos de nuestro hogar, pero que los invitados podrían notar
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos