Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

13 Consejos para el cuidado de los pies que solo un pedicurista experimentado te podría dar

Es extraño que en el siglo XXI existan tantos prejuicios acerca de la pedicura. Las mujeres, y más aún los hombres, suelen tener vergüenza de ir a una estética. Muchas personas tratan de cortar sus uñas y pulir sus pies en casa para no sentir vergüenza al ir con el pedicurista. Y aun así piden meter sus pies en un baño, ya que tienen miedo de su olor. Resulta que los profesionales aconsejan no hacer todo esto y, en general, no preocuparse por la pedicura.

Genial.guru se esfuerza por desmentir cualquier prejuicio, por eso decidió hacer las 13 preguntas más relevantes a los profesionales modernos acerca de la pedicura. Estamos seguros de que te ayudarán a convertir tal procedimiento en algo más ameno.

Qué tipo de pedicura es mejor

Además de los tres tipos habituales de pedicura (clásica, сon aparatos y combinada), actualmente otro tipo también se está volviendo popular: la pedicura ácida o con cosméticos. Este es el tratamiento para los pies con cosméticos especiales que contienen ácidos. Los expertos lo prefieren por varias razones.

A muchos de ellos no les gusta la pedicura clásica (remojar los pies en un baño), ya que es muy fácil dañar la piel suave y se dificulta saber cuánta cantidad de piel escamosa ya ha sido quitada. Según la experiencia de los profesionales, la pedicura con aparatos no elimina por completo los callos y las ampollas. Asimismo, ambos tipos, de una u otra forma, causan microtraumas en los pies. En consecuencia la piel tiende a regenerarse y la capa escamosa vuelve a aparecer rápidamente.

Una pedicura ácida permite eliminar la capa escamosa de manera eficaz por un lapso más largo. Pero, por supuesto, este método tiene una desventaja: suele ser más caro que otros tipos de pedicura. Además, antes de aplicarlo, debes leer minuciosamente la composición de los cosméticos y comprobarlos en áreas pequeñas de la piel para que no se produzcan reacciones alérgicas u otras consecuencias negativas.

Por qué no vale la pena hacerse “talones de bebé”

Los talones suaves son un objetivo alcanzable, pero completamente innecesario. El pedicurista puede quitar toda la piel escamosa y hacer que los pies estén rosados ​​y suaves, pero después, al caminar, sentirás dolor. Por lo tanto, es mejor dejar una ligera aspereza en lugar de quitar todo.

Existe una señal clara de en qué momento es hora de detenerse y dejar de limar: tan pronto como el talón comience a sentir la lima. Durante todo el procedimiento, debes sentir la lima como si tuvieras puesto un calcetín.

Cómo quitar la piel escamosa correctamente

Los expertos no recomiendan usar piedra pómez en casa. Especialmente desaconsejan el procedimiento común: acostarse en la bañera, suavizar los talones y luego limar la piel suave con una piedra pómez. Existe un riesgo demasiado grande de quitar piel en exceso, y después de 3 días volverás a tener los pies aún más ásperos.

Tanto en casa como en una estética, no vale la pena usar rastrillos para quitar los callos y las ampollas. Es mejor aplicar una crema especial u otro cosmético para eliminarlos. Después de aplicarla, puedes limar la piel seca con una lima de vidrio, metal o madera, o con una pegatina adhesiva de plástico.

Cuál es la forma correcta de las uñas de los pies

Lo ideal sería que las uñas de los pies tuvieran una forma cuadrada con esquinas redondeadas. Es decir, debes cortar el borde en una línea recta y luego limar ligeramente las esquinas. No es necesario hacer una forma semicircular en los dedos de los pies, ya que esta es una de las razones principales que causan el enterramiento de las uñas. Tampoco debes dejar las esquinas muy agudas, porque rozarán con el zapato y podrían causarte alguna lesión.

Cuán largas deben ser las uñas

Los expertos recomiendan no cortar por completo las uñas, para así prevenir que estas se entierren y que se produzca alguna lesión. Es mejor dejar unos 0,5 mm a la mitad de la uña y desde allí crear una línea recta hasta sus bordes. Así habrá poco riesgo de dañar la uña o de cortarla en exceso junto con la piel.

Qué hacer con las uñas agrietadas

Tampoco vale la pena dejar las uñas demasiado largas. Esta es la razón por la que se lesionan y se agrietan a menudo. Y en algunas ocasiones se cuartean desde la raíz hasta el borde atravesando todo el largo de la uña; en estos casos, no se podrá hacer nada al respecto.

A veces, lo que parecen grietas no lo son en absoluto. Pueden ser muescas naturales que a menudo aparecen en las uñas que son muy gruesas. El pedicurista evaluará el estado de tus uñas de los pies y seleccionará el barniz adecuado para ellas o te recomendará tomar una cita con el podólogo.

¿Vale la pena cortar la cutícula?

La mayoría de los expertos están de acuerdo en que no se debe cortar la cutícula, sino meterla dentro con un palito de naranjo o de metal. Dado que la cutícula es una barrera protectora natural para las uñas, quitarla podría provocar una infección que puede penetrar debajo de ellas. Solo se deben cortar los padrastros que pueden lastimar o causar una lesión.

El experto francés en pedicura Bastien Gonzalez da un consejo inesperado: usa un cepillo de dientes en lugar de un palito para meter la cutícula. Sus cerdas suaves meten suavemente la cutícula hacia dentro y al mismo tiempo no presionarás demasiado la uña, esto ayuda a que no se formen bultos desagradables.

Qué color de barniz es el perfecto

Por supuesto, el diseño de uñas es una cuestión de gustos. Pero, si quieres elegir un color que definitivamente se vea muy bien, entonces los expertos recomiendan darle preferencia al rojo. Antes de aplicar el barniz de este color, tienes que poner la base, de lo contrario, las uñas pueden volverse amarillas.

Cuánto tiempo puedes dejar el barniz en tus uñas

Según Bastien Gonzalez, lo peor que puedes hacer con tus uñas es dejar el barniz durante semanas o incluso meses. “Las uñas no pueden respirar bajo una capa de barniz y esto las debilita y provoca manchas blancas en ellas”, explicó Gonzalez.

El experto aconseja lo siguiente: “El uso del barniz debe tratarse de la misma manera que el maquillaje: hay que removerlo minuciosamente”.

Por qué no debes rasurarte las piernas y hacerte una pedicura en casa antes de ir con un pedicurista

Los expertos aconsejan no rasurarse las piernas 24 horas antes de ir a una pedicura, esto como mínimo, aunque lo mejor sería hacerlo 48 horas antes. Al afeitarse las piernas pueden aparecer microtraumas en la piel, a través de los cuales puedes infectarte en la estética.

Además, se recomienda a las personas tímidas no realizar una pedicura previa a la cita con el especialista, es decir, cortar las uñas y limar los talones en casa para no sentir pena ante el profesional. Es mejor ir a la estética con las uñas largas y los pies sin limar. Entonces, el experto podrá darles la forma correcta a las uñas y no cortará la piel en exceso en los talones.

¿Vale la pena probar los nuevos tratamientos de pedicura?

A veces los numerosos tratamientos que las estéticas ofrecen a sus clientes no solo pueden carecer de eficacia, sino que también podrían hacerte daño. Por ejemplo, no existen pruebas de que las mascarillas de gelatina o de cera sean beneficiosas para los pies. Sin embargo, muchos todavía creen que fortalecen las uñas. Además, incluso los barnices que contienen ingredientes endurecedores pueden causar daño, porque aumentan la rigidez de las uñas y las vuelven más quebradizas.

La pedicura con peces puede incluso provocar que las uñas se desprendan. En un principio, este tratamiento era utilizado por personas que padecían psoriasis. El resultado era notable. Si no tienes tal problema, entonces no debes arriesgarte.

Por qué hay que llevar a la pedicura tus propios instrumentos

Muchas chicas tienen su propio kit de instrumentos profesionales e incluso accesorios de repuesto para pedicura de los aparatos que hay en la estética. Por supuesto, los pedicuristas buenos mantienen sus instrumentos limpios y desinfectados. Sin embargo, según ellos, sigue existiendo el riesgo de contagiarte de hongos o alguna otra infección en la estética. Por lo tanto, parece una buena idea tener tu propio kit de herramientas.

La lista de accesorios necesarios incluye limas, barras para pulir uñas, cortaúñas, palitos de cutícula, cosméticos para eliminar callos y ampollas, separadores de dedos e incluso puedes llevar tu propia toalla de algodón. Por cierto, es mejor ir a hacerte una pedicura por la mañana, ya que es más probable que la estética esté limpia.

Cómo saber si puedes confiar en un pedicurista

Presta atención a que el pedicurista tenga un certificado o un documento que avale su capacitación y su experiencia. Verifica que todas las herramientas estén desinfectadas, y pide que retiren las limas y los cortaúñas usados anteriormente. No dudes en pedirle al pedicurista que se lave las manos o desinfecte los instrumentos ante tus ojos. También es mejor rechazar el baño de pies. Recuerda que el pedicurista suele cortar el exceso de piel de los pies y además, los baños de los pies suelen ser el lugar más sucio de la estética.

Por otro lado, los profesionales suelen hacerles preguntas a sus clientes: sobre su estilo de vida, si practican deportes, el tipo de piel de sus pies y los quehaceres domésticos que realizan. Esto los ayuda a elegir la mejor variante de pedicura. Si el pedicurista no te pregunta nada, no dudes en decírselo y para la próxima busca otra estética.

¿Y tú prefieres hacerte pedicura en casa o acudir con los profesionales?

Compartir este artículo