Genial
Genial

6 Errores que muchas mujeres cometen al buscar el brasier adecuado

¿Sabías que, muy a menudo, las mujeres terminan comprando la talla de sostén equivocada? Según una encuesta, alrededor del 80 % no usa la talla adecuada y al menos el 70 % de ellas termina comprando un modelo demasiado pequeño. El resultado, además de innumerables molestias a lo largo del día, son dolores de cabeza e irritación de la piel. A la larga, la talla incorrecta puede llegar a causar dolores de cabeza frecuentes e incluso problemas de postura.

Para ayudarte a saber si estás usando la talla de brasier incorrecta, Genial.guru ha seleccionado 5 señales que te dirán si este es el caso. ¡Buena lectura!

1. Cerrar el brasier abrochándolo en el último gancho

Es bastante común que, al momento de comprar un brasier, algunas mujeres utilicen el último gancho al probárselo. ¡Error! Lo ideal es enganchar el broche en el primer gancho, que es el más suelto. Los del medio y los últimos son para que, cuando la tela comience a ceder por el uso diario y el lavado, puedas seguir ajustando tu sostén cómodamente.

2. No dejar un espacio de al menos dos dedos entre tu piel y la banda media

Algo que mucha gente no sabe es que para que un brasier sea de la talla perfecta, debes poder colocar dos dedos entre la banda del medio y tu piel. Si no lo haces, el sostén quedará demasiado apretado y puedes sentirte muy incómoda. Por el contrario, si el espacio te da para más, esto es señal de que es demasiado grande y puede causar fricción entre la tela y la piel, provocando así una fuerte irritación.

3. Seguir comprando un número o modelo que te cause dolor en las costillas o en la espalda

Una de las señales de que puedes estar usando la talla de brasier incorrecta es que sientes dolor en la espalda o las costillas aunque no haya marcas visibles en la piel. Esto se debe a dos factores: lo obvio, que es muy pequeño y aprieta, forzando los hombros y apretando las costillas; o bien es demasiado grande y no puede dar un buen apoyo al peso de los senos.

4. Elegir un modelo que no te dé libertad de movimientos

¿Te sientes atrapada usando ese brasier y no puedes agacharte o mover tus hombros libremente? ¡Esto quiere decir que es demasiado pequeño para ti! Como explicamos anteriormente, un brasier inadecuado impide el movimiento, ya que aprieta donde no debe, dificulta la circulación e incluso llega a impedir una buena respiración. En personas muy pequeñas, las correas y la copa pueden moverse y deben ser ajustadas con frecuencia.

5. Elegir un modelo que apriete y te haga sudar mucho

Sabemos que, con el calor, es normal sudar durante todo el día. Sin embargo, si esto ocurre principalmente en la zona de los senos, aunque las temperaturas no sean altas, podría ser un indicio de que el brasier que llevas puesto no es de la talla adecuada.

Lo que ocurre es que, cuando es demasiado pequeño, termina por presionar y rozar la piel, lo que impide el intercambio de calor con el medio ambiente. El resultado es una sudoración excesiva, que puede causar varias molestias e irritación de la piel.

6. No verificar la posición correcta de la varilla de la copa

Los brasieres con varillas son excelentes para dar más soporte y forma a tus senos. Pero para que esto suceda cómodamente, debes cuidar que este no se apoye en ellos. Rodéalo y apóyate directamente sobre el tórax. Si no lo haces, la varilla te apretará y te causará dolor durante todo el día.

Bono: los senos de las mujeres embarazadas necesitan más soporte

El cuerpo femenino cambia mucho durante el embarazo, especialmente los senos, debido a la producción de leche materna. Por esta razón, la talla del brasier debe cambiarse a menudo y en ocasiones puede ser necesario elegir un modelo diferente al habitual. Primero que todo, los tirantes deben ser más anchos con el fin de que se adapten mejor al peso de los senos y brinden más comodidad. El relleno también puede ayudar, ya que evita que sientas dolor.

Además, contrariamente a lo que se suele aconsejar, las mujeres embarazadas pueden dormir con sujetador, ya que esto alivia el dolor. Lo ideal, sin embargo, es optar por modelos cómodos, confeccionados en tejidos transpirables, sin copas ni varillas.

¿Qué hay de ti? ¿Has tenido problemas para encontrar la talla adecuada de sujetador? ¿Te ha sucedido que has comprado un brasier en la talla equivocada? ¡Comparte tu experiencia con nosotros en los comentarios!

Genial/Consejos/6 Errores que muchas mujeres cometen al buscar el brasier adecuado
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos