Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

6 Razones por las cuales las personas dejan de comprar ropa en tiendas de cadena (y no se trata del precio)

9-56
180k

En los últimos 7 años, la gente comenzó a comprar menos ropa. Esto llevó al hecho de que las ganancias de las grandes empresas cayeron un 50 %, decenas de miles de tiendas cerraron y algunas incluso se declararon en bancarrota. Los compradores prefieren gastar más en alimentos y cosméticos que en vestimenta. ¿Quién necesita un montón de jeans iguales y camisas blancas?

Genial.guru trató de descubrir por qué cada vez más personas se niegan a comprar ropa en las tiendas del mercado masivo. Y, ¿cuáles son las alternativas a las marcas gigantes?

Produccion masiva

Solo la marca Zara produce anualmente 450 millones de unidades de ropa y desarrolla alrededor de 40 mil modelos nuevos. La producción total alcanza 80 mil millones de unidades.

En el mundo de hoy, donde “el libro se juzga por su portada”, es importante poder destacarse entre la multitud. Mary Ruppert-Stroescu, profesora de la Escuela de Diseño de la Universidad de Washington en St. Louis, argumenta que mucha ropa destruye la personalidad: “Las personas hacen compras espontáneas masivas y no piensan en lo que llevan puesto, cómo combinarlo con otros accesorios y qué hacer con este montón de prendas”.

Sobreproducción

Debido al consumo masivo de ropa, surge el siguiente problema: la sobreproducción. Greenpeace realizó un estudio y descubrió que solo en Hong Kong, se envían 110 000 toneladas de textiles al vertedero anualmente, y tomará al menos 200 años deshacerse de él. Una gran cantidad de tales prendas contiene fibras artificiales que tardan varios siglos en descomponerse o se convierten en microplásticos.

Dudosa calidad

Para aumentar el poder adquisitivo y bajar los precios, los fabricantes utilizan telas y accesorios de baja calidad. Las prendas pierden su forma en un cerrar y abrir de ojos, se cubren de las bolas de pelusa, se dañan las cremalleras y se caen los botones. Esto se debe a que con el desarrollo del mercado de “moda rápida” y las tendencias cambiantes, las personas han dejado de percibir la ropa como algo de valor. De hecho, se convierte en desechable.

Algunas personas afirman que, debido al bajo costo y la mala calidad de las prendas, hacen cada vez más compras. Y al ver un montón de ropa, experimentan una sensación de insatisfacción.

Bajo nivel de remuneración del trabajo

El derrumbe del complejo Rana Plaza en Bangladés.

Otra forma de bajar el costo de la ropa es reducir los costos de producción. Las fábricas de costura se encuentran en países de bajos salarios. Estos son principalmente China, India, Camboya o Bangladés. Los trabajadores reciben alrededor de 3 USD por día e incluso viven en talleres. Muchas fábricas no se encuentran en propiedad de grandes empresas, lo que significa que las últimas no se responsabilizan de lo que sucede allí.

El 24 de abril de 2014, en Bangladés se derrumbó el complejo Rana Plaza, en el que se encontraban varias fábricas de ropa. Los trabajadores advirtieron más de una vez sobre las grietas en las paredes, pero la gerencia ignoró todas las advertencias. Como resultado del incidente, 2 500 personas resultaron heridas y más de mil fallecieron.

Poca variedad de tallas

Debido a los grandes volúmenes de producción, las empresas no siempre tienen la oportunidad de calibrar los patrones y corregir los errores. Además, los propios trabajadores no están interesados ​​en que la ropa cumpla con ciertos parámetros.

El público destinatario de los productores de ropa del mercado masivo son las mujeres de las tallas S y M. La mayoría de los fabricantes se centran en ellas. En las tiendas, rara vez se encuentran artículos de tallas grandes o pequeñas, pero cabe mencionar que, algunas marcas les asignan colecciones separadas. Los fabricantes tampoco toman en cuenta otros parámetros.

La estatura media de las mujeres europeas es de 165 cm. Si eres más alta o más baja, entonces prepárate para el hecho de que tendrás que desembolsar una suma considerable a una costurera para que ajuste la prenda a tu cuerpo.

En busca de tendencias extrañas

Después de que las famosas casas de moda presentan sus colecciones en las semanas de la moda, las marcas del mercado masivo copian su diseño y comercializan la ropa. Pero una cosa son las prendas en la pasarela, y otra en la vida real. Bolsas transparentes, zapatos y ponchos, populares hace varias temporadas, se veían de lujo en los modelos, pero no en una metrópolis ruidosa y polvorienta.

En busca de tendencias extrañas, las empresas olvidan que deberían producir lo que el comprador puede ponerse inmediatamente al salir de la tienda. Como resultado, hay un montón de prendas, pero no puedes elegir nada.

¿Cuáles son las alternativas?

  • Sastrería a medida. Haz una lista de la ropa necesaria para todas ocasiones y encuentra una buena costurera. No tienes que pedir que te confeccione todo un guardarropa nuevo, puedes limitarte a unas cuantas prendas. Por ejemplo, un traje de pantalón, un vestido de noche, una falda lápiz y una chaqueta. Tales prendas te costarán más, pero serán hechas a tu medida y durarán más de un año.
  • Swap party o fiesta de intercambio de ropa. Este es un evento donde las personas intercambian de ropa, se encuentran y se comunican en un ambiente relajado. Puedes traer tus prendas aquí (por supuesto, sin agujeros, manchas y rasguños). E incluso si no encuentras nada para ti, resolverás el problema de la falta de espacio en tu armario.
  • Las tiendas de segunda mano. En los últimos 10 años, las ventas de ropa de segunda mano se han duplicado. Los principales consumidores son mujeres de 25 a 37 años de edad que quieren verse hermosas y llegar a un consumo razonable. En las tiendas de este tipo puedes encontrar artículos originales de marca e incluso ropa con etiquetas.
  • Ropa de diseñadores locales. Si no deseas apoyar a las marcas gigantes, echa un vistazo a la ropa de los jóvenes diseñadores locales. Así que apoyas financieramente sus proyectos y actualizas tu vestuario. Como regla general, las prendas se confeccionan en lotes pequeños y bajo un estricto control de calidad.

¿Dónde prefieres comprar tu ropa? ¿O tal vez tienes tus propios secretos para encontrar el vestido perfecto?

9-56
180k