Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Si a tu hijo le va mal en la escuela, ten en cuenta estos 8 consejos

Pasa en muchas familias: al hijo le va mal en la escuela y los padres no entienden por qué. Él es inteligente, ¿por qué no estudia? ¿Por qué no hace las tareas?

La realidad es que los motivos por los que un niño puede tener mal rendimiento académico pueden ser varios.

Genial.guru quiere ayudarte a identificar esos posibles problemas y a encontrar la mejor forma para solucionarlos.

1. Presta atención a tu hogar

Si tu hijo no rinde bien en la escuela, es posible que algo lo esté distrayendo. ¿Has controlado, antes que nada, que en tu hogar esté todo bien?

A veces ocurre que los niños perciben el estrés de los padres, ya sea por motivos personales o por un conflicto familiar, y eso no los deja concentrarse en el estudio.

En estos casos, lo mejor es hablar con él y darle apoyo. Explicarle que, aunque los padres estén trabajando mucho o tengan una discusión ocasional, la familia sigue funcionando.

2. Habla con sus maestros

Si en casa no hay nada que pueda distraerlo, tal vez el problema esté en la misma escuela.

Aquí hay varias opciones: se distrae en clase hablando con amigos, o tal vez un chico lo molesta, o el ritmo de la clase va demasiado rápido o muy lento para él.

Una vez que hables con los maestros y te expongan la situación, también puedes hablar con el sector de psicopedagogía de la escuela y planear juntos una solución a ese problema.

3. Comunícate más con tu hijo

Tu hijo está en crecimiento constante. Esto significa que todo el tiempo le surgen dudas, miedos, y nuevos sentimientos. Es probable que todo eso afecte su desempeño escolar.

Lo importante es que no lo retes ni lo trates con severidad. Es un proceso duro para él, y el hecho de no rendir bien en la escuela seguramente lo estresa, aunque no lo demuestre.

Siéntate y habla con tu hijo, pregúntale por sus cosas, por sus emociones. Que él sepa que la familia lo apoya.

4. Recurre a apoyo escolar

Si hay cosas que tu hijo no entiende, no significa que los demás niños sean más inteligentes que él. Significa que el pequeño va a otro ritmo, y hay que respetar eso.

Una buena opción es llevarlo a clases de apoyo fuera de la escuela. Le servirá de refuerzo y no se sentirá tan frustrado.

5. Crea grupos de estudio

Otra posibilidad es que a tu hijo le sirva estudiar junto a sus amigos.

Puedes arreglar con los padres de los otros niños para que una o dos veces por semana se junten en una casa a merendar y a hacer la tarea... bajo la supervisión discreta de un adulto.

Tal vez, en grupo funcionen mejor, y se alienten y se apoyen entre todos.

6. Reconoce sus esfuerzos

Nadie se pude sacar un 10 en todo. Nadie. Ni siquiera un 9. Hay materias (así como hay situaciones de la vida) en las que te sacas la máxima nota, en otras un 7, y otras te cuestan mucho.

Tu hijo no tiene por qué ser la excepción.

Por lo tanto, felicítalo cuando obtenga notas excelentes, y anímalo en esas materias que le cuestan más.

7. No te obsesiones con sus notas

Sacar buenas notas es importante para pasar de año, pero sabes perfectamente que la vida no se trata de eso.

A veces vale más el trabajo que el resultado. Entonces, si ves que tu hijo trabaja, se preocupa, pero no logra sacar notas excelentes, no te obsesiones con eso: lo importante es que entienda que debe trabajar de manera constante.

¿No crees que es una buena enseñanza para su vida?

8. Deja lugar para el ocio

Es entendible que te preocupe el desempeño escolar de tu hijo, pero nadie puede dar lo mejor de sí mismo si lo único que hace es estudiar (o trabajar, vale también para ti).

Resulta imprescindible tener tiempo de ocio, de diversión, y de descanso. Si no se le da importancia a eso, es probable que el desempeño de tu hijo empeore.

Por eso, déjalo jugar, llévalo al cine y al parque. Que su mente se encuentre despejada a la hora de estudiar: seguramente eso lo ayudará.

¿Conoces algunos trucos que no hayamos mencionado? ¡Compártelos en los comentarios!