Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

18 Pruebas ilustradas de cómo cambia la vida cuando te conviertes en adulto

8-76
25k

Cuando somos niños, algo es incuestionable: la forma en la que vemos las cosas es complemente diferente de cuando somos adultos. Se trata de esas pequeñeces como no querer comer vegetales y verduras porque piensas que son asquerosos, algo que cambia con el correr de los años, pues comienzas a comprender la razón por la cual tu mamá te obligaba a comer esas cosas verdes y “extrañas”.

Genial.guru, con el fin de alegrar tus días y hacerte ver las cosas de una manera más brillante y divertida, decidió crear y compartir contigo 18 cómics que muestran las diferencia entre la niñez y la adultez.

1. Durante tu infancia, tus padres eran quienes te alentaban, pero cuando creces, tu “alentador” eres tú mismo

2. En la niñez, las medicinas y el cuidado de tus padres pueden ser tediosos, pero al crecer, lo que más te hace falta cuando te enfermas es la compañía de mamá y papá

3. Cuando te conviertes en un adulto, de repente, el “ahorro” de agua se convierte en algo importante

4. Tener barba es algo divertido cuando no tienes nada de vello facial, porque cuando sí lo tienes, terminas odiando tener que afeitarte a diario

5. Entiendes que los vegetales y verduras realmente son necesarios para estar saludable

6. Cuando eres niño, piensas en historias fantásticas y cuentos de hadas, y, durante la adolescencia, solo deseas ser grande, pero cuando finalmente creces, ruegas volver a la niñez

7. Y, de la nada, tener un perro no parece una muy buena idea

8. Cuando eres pequeño, puedes dormir en casi cualquier posición sin que te duela nada, pero cuando eres adulto, sucede todo lo contrario

9. Es increíble cómo durante estas tres fases de tu vida, tu forma de vestir puede diferir tanto

10. En tu niñez, tener la ropa sucia parece un juego muy divertido, mientras que, cuando eres adulto, es una de las peores cosas que pueden sucederte

11. Y, sin dudas, los roles se invierten: de pequeño te crees grande, y en la adultez no te gusta que te digan “señora”

12. Las cosas importantes van cambiando a medida que creces. Y sí, cuando eres adulto, una sartén se convierte en algo MUY especial

13. Saltar en la cama por diversión se convierte en: “¡necesito mi cama urgente! ¡Estoy muy cansada!”

14. Jugar con maquillaje es divertido hasta que creces. Entonces, se convierte en algo menos “entretenido”

15. El jugo de naranja de todas las mañanas pasa a ser una taza de café fuerte

16. Ignorar lo que dicen tus padres durante tu niñez y adolescencia pasa a otro plano cuando creces y les pides consejos por cosas tan simples como elegir entre dos productos diferentes

17. Los programas de televisión favoritos pasan de ser caricaturas a noticias de última hora

18. Y armar muebles es el nuevo LEGO

¿Recuerdas cuando eras niño y querías crecer? ¿O nunca deseaste hacerlo? ¿Agregarías alguna otra situación similar a la lista? ¡Cuéntanos en la sección de comentarios!

8-76
25k