Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

6 Razones por las que no deberías privar a tu hijo de ir a la guardería

5-55
10k

Muchos padres trabajadores suelen experimentar sentimientos de culpa por tener que dejar a sus hijos en guarderías. Por supuesto, algunos otros, quienes recién están por vivir la experiencia, pueden llegar a cuestionar el propósito de dejar a los niños en una estancia infantil si es sabido que pueden enfermarse por el contacto con otros niños. Todas estas dudas tienen un impacto psicosocial en las familias y genera mucha incertidumbre sobre la estabilidad laboral de los padres y el cuidado de los hijos.

Genial.guru comprende a todos esos padres que se sienten inseguros de dar el paso, y por ello comparte algunas razones por las cuales privar a los pequeños de la guardería no es la mejor idea.

1. Los niños adquieren gastroenteritis con o sin guardería

La gastroenteritis es una enfermedad muy común del tracto digestivo, en la que existe una inflamación y, por lo tanto, presenta síntomas como pérdida del apetito, diarrea, vómitos y debilidad. En niños pequeños, menores de cinco años, es una patología frecuente.

Un estudio publicado en la revista Pediatrics, se enfocó en un grupo de niños durante sus primeros seis años de vida con el fin de observar la frecuencia con la que se les diagnosticó gastroenteritis aguda. El resultado fue que 1 344 de 2 220 niños que pertenecían al grupo estudiado y habían asistido a la guardería durante su primer año de vida presentaron cuadros de dicha enfermedad; sin embargo, aunque los niños que asistían a la guardería tuvieron más gastroenteritis en su primer año, los niños que no fueron a la guardería se enfermaron más veces después de esta edad.

2. Las gripes a temprana edad refuerzan el sistema inmunológico maduro

Otro estudio publicado por la doctora De Hoog y su equipo demostró que las enfermedades respiratorias e infecciones de oído también están más presentes durante el primer año de vida de los pequeños. Sin embargo, los niños que tuvieron más infecciones al inicio presentaron menos con el paso del tiempo. Esto demostró que, aunque la enfermedad estuvo más presente durante la primera infancia, tuvo un efecto protector para la posterioridad. De hecho, esta protección duró por lo menos hasta que los niños cumplieron seis años, el tiempo que llevó el estudio.

3. Refuerzo en el desarrollo psicológico y emocional

Un estudio realizado por la doctora Deborah Lowe Vandell, de la Universidad de California, demostró que los niños que asistieron a la guardería durante o desde su primer año de vida, obtuvieron puntuaciones ligeramente más altas en las medidas de rendimiento académico y cognitivo años más tarde, cuando eran adolescentes.

El estudio tomó en cuenta la calidad de la guardería y las horas en esta, recopilaron resultados de pruebas estandarizadas y entrevistaron a los adolescentes, sus familias y sus escuelas. Los niños eran de diversos orígenes.

4. Estimulación para el aprendizaje futuro

Investigadores de cinco universidades, dirigidos por la Harvard Graduate School of Education, analizaron más de una veintena de estudios de alta calidad que se realizaron entre 1960 y 2016. Este metaanálisis halló que los niños que asistieron a guarderías desde edad temprana tenían menos probabilidades de ser ubicados en educación especial, así como menos probabilidades de recursar algún grado y más probabilidades de graduarse de la escuela secundaria que los compañeros que no asistieron a guarderías. Esto es una evidencia de que las habilidades socioemocionales pueden desempeñar un papel fundamental en el primer desarrollo infantil y que apoyan la capacidad de los niños de participar continuamente en entornos de aprendizaje.

5. Mayor y mejor socialización con otros niños

Un estudio realizado por investigadores de siete institutos y centros de Finlandia halló que existe una importante asociación entre el cuidado infantil temprano y una mayor sociabilidad general en la edad adulta en los que fueran niños de 3 y 6 años, evaluada 32 años después. Los resultados reforzaron la hipótesis de que el comportamiento social durante la primera infancia representa solo una pequeña parte de la sociabilidad, definida como la voluntad de estar con los demás en lugar de la soledad, pero muy significativa.

6. Las guarderías como apoyo en la crianza a los padres trabajadores

Pese a las preocupaciones o incertidumbres que puede representar dejar a los pequeños en una guardería, un estudio publicado por la Universidad de Chicago halló que esas horas en las que los niños se quedaban en una estancia infantil brindaban enormes beneficios a largo plazo para los padres. Estos obtuvieron “capital social”, es decir, tenían mejor rendimiento en sus actividades sociales y mejor inserción laboral. De la misma manera, presentaban tasas marcadamente más bajas de depresión y experimentaron menos dificultades financieras a largo plazo.

Y tú, ¿has tenido que dejar a tus hijos en una guardería?, ¿cómo ha sido tu experiencia? Queremos saber tus comentarios.

Ilustrado por Yekaterina Ragozina para Genial.guru
5-55
10k
Compartir este artículo