Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

7 Motivos por los que tu hijo debería tener una mascota

Es muy común que, al crecer, tu hijo pequeño te pida, a veces de manera insistente, una mascota. Sea porque sus amigos de la escuela tienen una, porque las ven en películas o porque simplemente casi todos los niños quieren un perro o un gato, es probable que tu hijo no sea la excepción.

Muchos padres tienen dudas al respecto: ¿deben consentir al niño en este pedido insistente?

Genial.guru te da 7 motivos por los que resulta beneficioso que tu hijo tenga una mascota.

1. Le enseñará a ser responsable

Hace algunas décadas, cuando nuestros padres eran chicos, el concepto de mascota era otro. Resultaba común que al perro de la familia no se le diera importancia. Hoy en día, por suerte para los animalitos, eso cambió.

Una mascota, hoy, es parte de la familia. A la mascota se le habla, se le hace mimos, se lo integra. Por eso, que haya un animal en tu hogar le enseñará a tu hijo a integrarlo y a cuidarlo.

Seguramente te pasa que tu pequeño hijo, cuando protesta, dice: "¡Yo no soy chiquito!". (¡Y sí lo es!)

Que haya una mascota en el hogar le hará sentir que hay un ser vulnerable al que puede cuidar, y eso lo hará sentirse bien consigo mismo.

2. Beneficiará su salud física y emocional

Está comprobado que tener una mascota hace bien.

Convivir con un animal doméstico alivia el estrés y la ansiedad, nos llena de amor y sensaciones agradables, nos reconcilia con el mundo. Si eso hace una mascota con un adulto, ¿puedes imaginar el efecto positivo que tendrá en un niño?

Una mascota es ideal para calmar los nervios de los niños que también tienen sus motivos de estrés, especialmente las responsabilidades de la escuela.

3. Lo incitará a hacer ejercicio

Entre las horas que pasan en la escuela, estudiando, y las horas que pasan jugando en la computadora, los niños de hoy en día realizan poca actividad física.

Y no hay nada que te obligue a hacer actividad física tanto como un cachorro. ¿Has notado la energía interminable de un perro o de un gato cachorro? Tu hijo podrá jugar con él y el beneficio será doble: el animal drenará su energía y tu hijo realizará actividad física.

¿Un entrenador personal? ¡No! ¡Mejor un cachorro!

4. Aprenderá a desarrollar vínculos duraderos

Por supuesto: tu hijo ya tiene vínculos duraderos contigo y con toda su familia.

Pero una mascota le enseñará a desarrollar vínculos con un ser que no "vino incorporado" a la familia, sino que él lo integró.

Crecer junto a una mascota, acompañar su crecimiento, sus años, sus diferentes etapas de vida, le enseñará a tu hijo que la vida no termina en el círculo familiar, y cuando llegue a la adolescencia será, posiblemente, un joven más dispuesto a hacer amigos y a socializar, ya que de pequeño aprendió la importancia de los vínculos más allá de mamá, papá y hermanos.

5. Aumentará su autoestima

La relación entre humano y mascota es de amor incondicional. A la mascota no le importa nuestra imagen, nuestras preferencias, nuestros defectos; nuestra mascota, si la tratamos bien y le damos amor, siempre estará en la puerta, esperando nuestra llegada.

De nuevo: si eso le hace bien a un adulto, seguramente puedes imaginar lo bien que afectará a tu hijo.

Tu hijo crecerá sabiendo, inconscientemente, que es merecedor de amor y de respeto, sin importar su imagen ni sus características.

6. Tendrá más recuerdos felices

En los primeros años de la infancia, la creación de recuerdos felices es indispensable. ¿Por qué?

Porque luego, cuando crecemos, miramos hacia atrás y nos sentimos queridos, y eso nos hace más fuertes para enfrentar la vida. No es lo mismo un adulto que tuvo una infancia feliz que un adulto que no la tuvo. Ambos pueden salir adelante y ser exitosos, por supuesto, pero tampoco hay dudas de que una infancia feliz nos deja mejor parados.

Y si tu hijo tiene una mascota que le de amor, una mascota con la cual jugar, sus recuerdos de una infancia feliz se incrementarán. ¿O acaso tú no recuerdas con amor a tu mascota de la infancia?

7. Le ayudará a ser sociable

A todos, absolutamente a todos, nos encanta hablar de nuestras mascotas. Cualquier excusa es buena para mostrar las fotos de nuestros animales que tenemos guardadas en el teléfono o en la tablet.

Y los niños no son la excepción.

Si a tu hijo le cuesta socializar en la escuela, tener una mascota puede ser un buen motivo para que inicie una conversación con los compañeros: "¿Quieres venir a mi casa a conocer a mi mascota?".

Y recuerda: un animal da trabajo. Es un integrante más de la familia, pero que no habla nuestro mismo lenguaje.

Pero en compensación, nos da una cantidad de amor inimaginable para quien nunca tuvo una mascota. Si tú la tienes... ya sabes de qué hablamos, ¿verdad?

Imagen de portada Unknown/Reddit, Unknown/ imgur