Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Obligar a un niño a abrazar o a besar a un adulto es incorrecto, incluso si es un pariente

Solo 1 de cada 3 personas saben lo que significa el término “consentimiento”, según un estudio. Y ya es hora de que empecemos a enseñar a nuestros hijos sobre esto desde una temprana edad. Muchos padres tienen la costumbre de obligar a sus hijos a besar o abrazar a un pariente, y aunque parezca un gesto inocente, en realidad no lo es, ya que hacerlo tiene importantes efectos psicológicos en el pequeño.

En Genial.guru hemos reunido algunos puntos que te ayudarán a decidir por ti mismo, el por qué obligar a un menor a mostrar afecto es una mala idea.

1. Comienzan a pensar que está bien que los adultos los toquen

Los niños no solo aprenden de sus padres, sino también de su entorno. Cuando dejas que parientes que apenas conocen los abracen y les den besos en las mejillas cada vez que se encuentran, los niños comienzan a normalizar este acto. Por eso es de gran importancia enseñarle a tu hijo o a tu hija la dferencia entre el tacto “bueno y el “malo”.

2. Les haces creer que no te importa su tranquilidad

Mostrar tu afecto a familiares lejanos en reuniones u ocasiones especiales es muy cpmún, pero ten en cuenta que tu hijo todavía no está acostumbrado a ello. Además, si tu hijo se niega abrazar a su tía o a su tío y tú todavía lo obligas, comenzará a pensar que valoras la tranquilidad de los extraños más que su propio bienestar.

3. Les enseña que los parientes no pueden ser abusadores

Según un informe, en casi el 70 % de los casos, los niños son maltratados por sus propios familiares. Al obligarlos a dar y a recibir abrazos así como besos de personas que apenas conocen, estás haciendo creer a tu hijo que no hay nada de malo en el afecto forzado y que los familiares nunca pueden ser abusadores.

4. Los confunde: confiar o no en un extraño

En un momento le dices a tus hijos que eviten hablar con extraños y que nunca les quiten nada y al otro momento, les pides besar alguien que apenas conocen. Claro, los parientes son familiares y no precisamente desconocidos, pero los niños no hacen realmente la diferencia. Este tipo de conductas confunden al niño y lo dejan preguntándose si deberían de confiar en alguien o no.

5. Puede haber una razón por la que se resisten a mostrar afecto

Se dice que los niños tienen una mejor percepción para diferenciar lo malo de lo bueno. Si tu bebé se niega a ir a los brazos de otra persona y comienza a llorar cada vez que lo abraza, puede haber una razón para ello. Para los niños pequenos y los niños, la razón también podría ser algo que el pariente les dijo o les hizo. En lugar de obligar tus hijos, espera hasta que los invitados se vayan y luego pregúntales con calma por qué no querían abrazar a su familiar.

¿Estás de acuerdo en que el afecto no debe ser forzado? ¿Alguna vez tus padres te pidieron que besaras a tus parientes?

Ilustrado por Polina Chernevina para Genial.guru
Compartir este artículo