Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Según un estudio, abrazar a tu bebé a menudo lo haría más inteligente

7125
706

Las madres y los padres buscan diferentes maneras de estimular el desarrollo de sus hijos. Les ponen música desde que están en la barriga, y, una vez que nacen, les compran juguetes con sonidos y luces, e incluso los inscriben en clases de estimulación temprana. Sin embargo, existe un elemento cercano que funciona igual de bien, el cual podemos usar en cualquier momento y sin límite de tiempo: los abrazos. Sus efectos han sido relacionados con cuestiones positivas como el aumento del tamaño del cerebro de los niños, lo cual nos da muchos más motivos para no querer despegarnos de nuestros hijos.

Genial.guru es consciente de que el amor genera confianza y seguridad, pero también permite que los niños crezcan con muchas herramientas que los ayudarán a tomar mejores decisiones en la vida, por lo que te invita a leer más sobre este descubrimiento.

Acostumbrarlos a los abrazos

A través de un estudio realizado en el hospital infantil de Ohio, y publicado en la revista científica Current Biology, se analizaron 125 bebés prematuros y su respuesta al contacto físico, ya sea a través de la lactancia o de la piel, y los resultados no solo fueron determinantes, sino que también sirvieron como una excelente herramienta para refutar a quienes aseguran que no hay que abrazar a los bebés para “no acostumbrarlos a los brazos”, lo cual sería más sano para ellos y los haría mucho más inteligentes.

Entre más tiempo, mejor

Los mejores resultados se obtuvieron con prolongados tiempos de abrazos y caricias. Los bebés que tuvieron un mayor contacto físico reportaron respuestas cerebrales mucho más fuertes, a diferencia de quienes solo tuvieron leves contactos. A mayor tiempo de mimos, mayor índice de maduración cerebral.

El más listo de la clase

Los abrazos están relacionados con mejores niveles de percepción, cognición y desarrollo social, y esto se debe a que, según los resultados de los investigadores, hacen que el cerebro crezca mucho más rápido y saludable que de la manera cotidiana. Este simple acto es suficiente para influir en las conexiones cerebrales, y también podría ayudarlos a responder mucho mejor y a beneficiarse de estos estímulos físicos durante varios años.

El momento exacto

Por otra parte, el investigador Nathan Fox explicó a Live Science que el contacto físico promueve un mejor desarrollo cerebral cuando los bebés se encuentran en una etapa temprana. Cuando están rodeados de buenos sentimientos, amor, cariño y abrazos, obtienen mejores resultados, y, por el contrario, cuando carecen de esto y viven en situaciones extremas, puede haber una reducción en el tamaño de sus cerebros.

¿Qué otras maneras de expresar tu cariño tienes con tus hijos? ¿Qué te parecieron los resultados de este estudio?

7125
706