Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

14 Historias de personas que vieron un propósito y ya no notaron los obstáculos

La vida sería mucho más aburrida si no tuviera ingenio. Gracias a este, una persona puede conquistar a su futuro esposo, otra repone el presupuesto familiar, y una tercera levanta el ánimo de todo Internet. Las situaciones asociadas al ingenio se recuerdan y pasan de boca en boca como la mejor de las bromas.

Los nombres de los protagonistas de esta selección de Genial.guru definitivamente no se perderán en la inmensidad de la red, porque sus dueños mostraron verdaderos milagros del ingenio. Y en el bono encontrarás una historia sobre cómo el descaro y la imaginación resultaron estar de la mano en una ocasión.

  • Ayer utilicé el servicio de alquiler de autos. Estaba yendo hacia el coche designado, la aplicación escribía persistentemente: “Acércate más”. Ya casi estaba sentado en el capó y nada. Llamé al soporte técnico. El hombre trató de explicarme algo durante media hora, pero luego se rindió: “Muy bien, hagamos esto. Primero, enciende el modo avión en el teléfono”. Yo, como un tonto, lo encendí, y la conexión con él se interrumpió. Quedé impresionado con su ingenio. Volví a llamar al soporte técnico; otro empleado contestó y todo comenzó de nuevo. ¡Pero cuán competentemente se libró de mí! Solo hubiera sido más divertido si hubiese dicho: “Primero, cuelga el teléfono”. © creyz / Pikabu

  • Hace una semana, estaba conduciendo junto a unos botes de basura por la noche. Estaba oscuro. Los faros iluminaron un mueble roto con un espejo que estaba tirado junto a los contenedores, y sobre él había un gran cuerno de alce de 6 candiles. Reduje la velocidad y retrocedí. Mi esposa preguntó: “¿Para qué lo quieres?”. Respondí que lo vendería. Vi incredulidad en sus ojos. En la tarde del día siguiente fuimos juntos a vender el cuerno: 3 kg. ¡28,50 USD al presupuesto familiar! © leher / Pikabu

  • Vivo en Vancouver. En el centro de la ciudad, las personas sin hogar constantemente piden cambio a la salida de las tiendas. Mi excusa favorita era: “Lo siento, amigo. No tengo efectivo, solo tarjeta”. Al menos lo fue hasta hace poco, cuando una de esas personas sin hogar me respondió: “No hay problema, esta tienda tiene un cajero automático”. Donaré 20 dólares al primer vagabundo que tenga un terminal punto de venta. Por el ingenio. © netghost / Bash

  • Un colega en el trabajo me preguntó qué podía provocar que un televisor tuviera sonido, pero no imagen. Respondí que tendría que mirarlo, que lo arreglaría por una tarifa moderada. Y él: “No, quiero ganar dinero yo mismo”. © unknown / Genial.guru

  • Una vez me llegó un mensaje de un número desconocido que decía: “Te espero a las 19:00 en nuestro lugar”. Pensé que alguien se había equivocado, pero de repente recordé que en el décimo grado había conocido a un chico 4 años mayor que yo y que “nuestro lugar” era una fuente en la ciudad. Decidí ir allí. Llegué y ahí estaba él. Y así me encontré con mi marido. © “Oídoporahí” / VK

  • Recuerdo que estaba muy nerviosa antes del primer encuentro con mis futuros compañeros de clase. Soy una profunda introvertida por naturaleza. Los nuevos conocidos y, en general, las conversaciones con gente nueva son un estrés salvaje para mí. Ya me imaginaba sentada sola en un rincón. Por lo tanto, en la reunión, tal vez por los nervios, comencé a decir sin parar una serie de tonterías para que la gente supiera que podía hablar. Como resultado, los chicos realmente comenzaron a acercarse a mí para conocerme. Y al día siguiente me eligieron presidenta de la clase. Todavía estoy conmocionada por lo que pasó. © “Oídoporahí” / VK

  • Hubo una auditoría en la empresa y me trasladaron a una oficina separada, ya que todas las señoras auditoras no cabían en la nuestra. Y ahora, a todos los que se me acercan y me preguntan: “¿Te echaron?”, les digo que me ascendieron. © darinastroykina / Twitter

  • Recuerdo que, cuando entré a la universidad y fui a las primeras clases en invierno, alquilamos un departamento con un montón de chicas. No había refrigerador. ¿Qué podíamos hacer? Se nos ocurrió una solución brillante: pusimos la comida perecedera en una bolsa y la colgamos afuera de la ventana. Disfrutamos de nuestro ingenio por un tiempo. Hasta que nos dimos cuenta de que vivíamos en la planta baja. © unknown / Bash

  • Mi esposa creció solo con su padre, un ingeniero mecánico. El hombre tiene manos de oro y un increíble ingenio, por lo que para su hija no habría sido un problema destornillar un volante con una lima de uñas. Pero lo más importante es que no tendría que hacerlo así. Esta mujer me dio justo en el corazón cuando, durante un viaje romántico por la naturaleza, se me pinchó un neumático y ella sacó tímidamente una lata de WD-40 de su bolso para que me fuera más fácil desenroscar las tuercas. Y luego resultó que siempre llevaba una multiherramienta encima. ¿Cómo podía no casarme? © unknown / Bash

  • En la casa de campo encontré una camisa vieja de mi padre de una tela que actualmente está muy de moda, el “denim”, y me la llevé a mi hogar. La lavé, corté, y le cambié el corte a uno de mujer. Me encanta, la uso muy a menudo. Mis amigas me preguntan dónde la compré, la elogian, quieren una igual para ellas. Yo no digo nada. En realidad, tengo dinero suficiente, pero esta camisa probablemente tenga más de 20 años. © “Oídoporahí” / VK

  • Los aretes se inventaron para cambiar la tarjeta SIM en el iPhone mientras estás en un avión. © asfari_z / Twitter

  • Una uña se me cayó de repente. La pegué con pegamento instantáneo para no caminar así por la calle (claro, ¡porque todo el mundo no hace más que mirarte las uñas!), y saqué un turno con la manicurista. © jenna_rnd / Twitter

  • Estaba yendo al baño. Había 30 oficinas en el piso, cada una con al menos 10 personas. Me acerqué al baño y vi salir a una mujer con tacones altos, un vestido negro corto de oficina, maquillaje impecable y... una toalla en la cabeza. Tenía champú en la mano... © Yana / Genial.guru

  • Hice un juego de escritorio entero de suministros de oficina (excepto bolígrafos) de LEGO, porque en ese momento no podía pagar esa compra. Ahora tengo la oportunidad de comprar un juego de oficina, pero prefiero usar el que yo hice. ¡Es tan genial! © IamEclipse / Reddit

Bono: a veces hay una línea muy delgada entre el ingenio y el descaro

  • Mi amiga alquiló una casa de campo. Antes de eso, nadie había hecho nada allí durante 3 años. El suelo era como cemento. Ella y su marido trabajaron como esclavos en la plantación. A principios de verano, la dueña llegó y declaró que ella había plantado los cerezos, los manzanos, las peras y los ciruelos, y que estos no requerían cuidados. Por lo tanto, la cosecha de ellos le pertenecía a ella. Como diciendo que podían recolectar lo que habían plantado: las papas, las fresas, las peonías, lo que quisieran. Sin embargo, la cosecha de los árboles era de su propiedad... ¡Todos quedaron estupefactos! © Mademoiselle Alice / Genial.guru

¿Qué manifestaciones de ingenio has encontrado últimamente?

Imagen de portada Yana / Genial.guru
Compartir este artículo