14 Pruebas de que alquilar es una tarea muy compleja

Alquilar un departamento o tener uno en alquiler parece fácil. Pero el destino de los protagonistas de hoy decidió claramente poner a prueba su temple, y les deparó tales sorpresas que para describirlas, las palabras adecuadas no vienen a la mente de inmediato.

En Genial.guru conocemos de primera mano la difícil vida de los inquilinos y propietarios, y queremos que veas al menos una pequeña parte de su vida cotidiana.

1. “El inquilino anterior dejó una sorpresa”

Algo parecido a elementos para llevar a cabo una especie de ritual. — Aprox. de Genial.guru.

2. “Hace dos días, mi amigo se fue de un departamento alquilado. El propietario es un hombre muy tranquilo, casi no había ido al lugar durante un año. Hoy escribió...”

3. “El propietario respondió inmediatamente después de que le enviara la segunda foto”

4. “¡No, no, chicos! No sé lo que lavan ni lo que usan para hacerlo, ¡así que tendrán que pagar la reparación de la lavadora ustedes!”

5. Una visita inesperada

  • Alquilé un departamento en una planta baja. Qué era lo que no ocurría durante el verano cuando las ventanas estaban abiertas: la gente ponía basura en el alféizar, robaba todo tipo de cosas pequeñas, golpeaba la ventana. ¡Todo eso no era nada! Una noche estaba durmiendo, no molestaba a nadie... De repente sentí que algo caminaba y vibraba sobre mí. Entonces me asusté mucho. Abrí los ojos: ¡un gato desconocido estaba caminando arriba de mí! Le serví un poco de leche, se la tomó y se fue al atardecer... O mejor dicho, salió por la ventana. No volvió a entrar. © Ideer

6. “Saliendo de la casa, vi que goteaba el techo. Notifiqué al propietario. Dijo que le echaría un vistazo. Volví por la noche y encontré esto”

7. “Le dije al dueño de la casa que me había quedado sin electricidad y que iba a pasar la noche en la vivienda de mi hermano. Por la mañana volví y vi esto”

Un generador de gasolina para producir electricidad. — Aprox. de Genial.guru.

8. “El propietario se niega a arreglar el problema. Tuvimos que improvisar”

9. El inquilino se divierte y el empleado se estremece

  • Estoy alquilando un departamento en el extranjero. El contrato dice que tengo que hacer reparaciones, así que solicité que pintaran las paredes. Dijeron que enviarían una inspección, medirían y verían lo que se necesitaba. Miércoles por la mañana (mi día libre). Abrí los ojos: ¡había un hombre en mi habitación, tomando fotos de las paredes y comentando en español! Al parecer, me tomó por una montaña de mantas, y las llaves se las dieron en la inmobiliaria. Dije con voz tranquila: “¡Buenos días!”. Al pobre se le cayó el teléfono del susto. Se disculpó repetidamente. © Ideer

10. “Alquilé una casa de campo para el verano y encontré esto en el patio trasero. ¿Vale la pena mirar ahí dentro?”

“Revisé. Había lana de vidrio vieja allí”.

11. “Empecé a alquilar una vivienda la semana pasada. El lavavajillas no drenaba, así que decidí investigar qué le pasaba”

12. “¿Qué les pasa a estos inquilinos?”

13. En un departamento como este no es necesario ver telenovelas

  • Alquilo un departamento en un edificio. En este lugar se escucha todo y, por tanto, también a los vecinos. Hubo un episodio: era de noche, en mi departamento había silencio, estaba leyendo un libro. Los vecinos tenían invitados. Su invitada exclamó con arrogancia: “¡Oh! ¿Así que tienes un departamento de una habitación?”. Me pareció oír el crujido de los dientes de la dueña de casa. © Ideer

14. “Dando los retoques finales a mi departamento alquilado”

¿Qué historias tienes del mundo del alquiler?

Imagen de portada Depositphotos.com, Ideer
Compartir este artículo