Genial
Genial

16 Incidentes misteriosos que sus testigos nunca pudieron explicar ni siquiera a sí mismos

A veces, a la gente le ocurren cosas extrañas. Por ejemplo, ¿cómo se explica un golpeteo rítmico que viene de la nada en una casa antigua? ¿O las puertas de los armarios que se abren solas? Y una anciana que entra en un ascensor y de repente desaparece, es como una escena preparada para una novela de Stephen King.

A nosotros en Genial.guru, estas historias de los internautas nos han puesto los pelos de punta. Desde luego, no podemos garantizar que todo esto sea cierto. Pero si eres el tipo de persona a la que no le importa ver una película de terror antes de irse a dormir, seguro que las leerás con gusto.

  • Mi abuelo nos dejó una casa en el campo. Decidimos ir allí durante el verano. El pueblo está alejado, rodeado de bosque, es tranquilo. Los baños están afuera. Por la noche, fui al baño con una linterna, vi a un perro de caza cavando algo bajo un manzano en el jardín. Me vio, ladró y continuó. Por la mañana, no había huellas del perro en ese lugar, y tampoco había tal perro en el pueblo. Se lo conté a mi marido, tomamos palas, cavamos la tierra y encontramos una caja de té con monedas de oro. Construimos una casa nueva. Resulta que mi abuelo había tenido un perro así hacía unos 30 años. © Oídoporahí / Ideer
  • Mi hermana tenía un amigo imaginario llamado Alfredo. Simplemente, un buen hombre que era músico y sabía tocar la guitarra. Le expliqué que solo era un amigo imaginario, que yo misma tenía un amigo imaginario llamado Pablo, y que todo esto era una tontería. Pero ella me describió completamente a Pablo y me dijo que lo conocía, pero que ya no viene más. © Anna Prok / Facebook
  • Mi hijo mayor podía decirles a las mujeres embarazadas el sexo de sus futuros hijos, incluso a partir de fotografías. Comprobado. A mí también me dijo antes de la ecografía que iba a tener un hermano. Una vez, estábamos en el ascensor con nuestros vecinos: nosotros tres y ellos dos. Él dijo: “Somos seis en el ascensor”. Le expliqué que había contado mal, y aun así, dijo: “Seis”. Resultó que la vecina estaba embarazada. Era invierno y no podía ver su barriga bajo la ropa porque era pequeña. © Lesya / Genial.guru
  • Hace unos años, mi abuelo falleció. Pasados 9 días, fuimos al cementerio a dar nuestros respetos. Mi hermana tenía una hija de 2 años. No había nadie con quien dejarla, así que la llevamos con nosotros. Se acercó a la cabecera de la tumba, se sentó y se puso a escuchar algo, luego se levantó y dijo: “El abuelo se alegra mucho de vernos, nos agradece por haber venido”. Cuando lo recuerdo, se me pone la piel de gallina. © Oídoporahí / Ideer
  • Hace un par de años, nos reunimos con los parientes de mi padre y nos alojamos en una pequeña cabaña junto al lago. Nos sentamos alrededor del fuego y mi tío contó historias de fantasmas. Un poco más tarde, cuando llegué a mi habitación y apagué la luz antes de acostarme, las dos puertas del armario se abrieron de repente. Me asusté mucho. © kaiserwilkeIII / Reddit
  • Era verano, estábamos paseando con amigos. Se hizo de noche y tras despedirme de todos, me fui a casa. Como siempre, entré al edificio, tomé el ascensor y subí al piso. La puerta se abrió y vi a una anciana parada allí. Salí, la dejé entrar y ella entró en la cabina. Ya en la puerta de mi departamento, me di cuenta de que la puerta del ascensor se había cerrado, pero no iba a ninguna parte. Bueno, pensé, tal vez ella se sentía mal, o algo así. Fui a comprobarlo. Pulsé el botón, la puerta se abrió y no había nadie. Todavía tengo miedo de entrar a los ascensores. © Oídoporahí / Ideer
  • Mi hija tenía un año y medio o dos. Era una niña que no hablaba nada; a excepción de decir “Mamá, dame y toma”, nadie había escuchado nada más. Una noche se puso a llorar. La sostuvimos en brazos y la abrazamos, le ofrecimos un biberón con leche e intentamos mecerla, pero nada sirvió. De repente, a través del llanto, escuchamos: “¡Ustedes no me entienden!”. ¡De un bebé que no habla! Eso fue aterrador. © Tatiana Verbitskaya / Facebook
  • Estaba a punto de abrir el aparador de la cocina y, de repente, tuve la sensación de un déjà vu. Me quedé literalmente congelado. Ya sabía que una taza caería del aparador en cuanto lo abriera. Extendí la mano, abrí la puerta y la taza cayó en mi mano. Me sentí genial. Incluso pensé que había desarrollado superpoderes.© Grimsqueaker69 / Reddit
  • Mi hermano y yo fuimos a ver la vieja casa que mi madre había heredado. Nadie había vivido allí durante décadas. Imagínate: en el campo, en un día lluvioso y ventoso, estábamos inspeccionando la vieja casa. De repente, se escuchó un sonido rítmico de golpes. Miramos a nuestro alrededor, tratando de averiguar de dónde venía, pero el sonido parecía alejarse de nosotros y luego desaparecer por completo. Un par de días después, fui a ver a mi madre y le pedí que me enseñara fotos del dueño de la casa. Era su abuelo, es decir, mi bisabuelo. ¿Y sabes qué? ¡Tenía una pierna de madera! Le conté a mi mamá todo lo que pasó en esa casa y ella recordó que ese era el sonido de cuando su abuelo salía al porche. © emix75 / Reddit
  • Un día, me dirigía a la clase de la universidad y estaba a punto de entrar en la calzada para cruzar una calle muy transitada. Y entonces, la mano de alguien me agarró el hombro con fuerza y me detuvo. Justo en ese momento, un coche pasó literalmente a mi lado. Volteé para ver quién me había salvado, pero no había nadie. © Persy0376 / Reddit
  • Nuestro hijo estaba entonces en 8.º grado y, un día, cuando llegó a casa del colegio, presumió de haber sacado un sobresaliente en su examen de Física. Le iba bien en sus asignaturas, pero la Física no era su fuerte. Le pregunté cómo lo había conseguido. Me contestó que tenía una pantalla en su cabeza con la solución a estos problemas, así que lo copió todo de ahí. Y unos años antes, al levantarse por la mañana, había nombrado detalladamente los errores cometidos en el dictado, hasta las comas. Llamé a su profesora, le pedí que revisara su trabajo y le dije los errores que había cometido. Me volvió a llamar y me confirmó con asombro que así era. Ahora mi hijo trabaja como médico, y en algunos casos, estas sorprendentes previsiones le ayudan. © Valentina Manukyan / Facebook
  • Recuerdo la primera vez que abrí un libro de texto de historia medieval. Había una reproducción en una de las páginas. Y me di cuenta de que ya lo había visto e incluso había estado allí, pero lo más interesante fueron los sonidos de la música que escuché. Los sonidos de los cuernos, las trompetas. Es sencillamente imposible expresarlo con palabras. Ahora sé con certeza que viví en la Edad Media en algún lugar de Alemania. Por cierto, mi profesor de alemán siempre se sorprendía de mi pronunciación. © Larisa Tischenko / Facebook
  • Un día, estaba conduciendo a casa desde el trabajo y recogí a mi bebé en el camino. Era tarde, no había muchos coches en las carreteras rurales a esa hora. Me detuve en un semáforo en la luz roja. Luego el semáforo se puso en verde y de repente escuché una voz en mi cabeza o simplemente un pensamiento: “¡Espera, no arranques todavía!”. No pasaba nada, seguía parada en el semáforo en verde. Justo cuando solté el freno, un camión cruzó la intersección. Me quedé impactada. © KittyInTheWater / Reddit
  • Cuando mi hermana era pequeña, mi mamá le enseñó fotos familiares. De repente, mi hermana señaló una foto de nuestro bisabuelo, que había fallecido dos años antes de que ella naciera, y le dijo a mamá que lo conocía. A veces se sentaba en el sofá del salón de la casa de la abuela y un día quiso darle unas galletas. Mamá le pidió que describiera las galletas y mi hermana dijo que tenían mermelada. Es imposible que supiera que nuestro bisabuelo les daba galletas así a todos. Mi hermana tiene ahora 39 años y no lo recuerda en absoluto, solo nuestra mamá lo recuerda. © underwater_sun / Reddit
  • Crecí en el campo, y no muy lejos de mi casa había una granja abandonada. Comenzó a desmoronarse y fue demolida, solo quedó el granero. A veces tomo fotos de lugares abandonados como ese, así que decidí tomar algunas fotos allí. Conduje, me estacioné y me dirigí hacia el granero. Y me di cuenta de que no podía dar un paso más. Mis piernas no se movían. Me puse a llorar y corrí hacia el coche. Unos meses más tarde, pasamos por ese lugar cuando volvíamos de una cena con mis padres. Había una criatura parada en la entrada que se parecía al Fauno de la película El laberinto del Fauno. Me sentí exactamente igual que cuando fui al granero y me puse a llorar, pero no dije nada para no asustar a los niños. Mi marido me preguntó si estaba bien, y yo le pregunté: “¿También viste eso?”. Y dijo: “Sí”. © FreakyDarling85 / Reddit
  • En el tren, me fijé en un apuesto joven con uniforme militar, un guardia de fronteras, creo. Alto, pelo negro y piel blanca, parecía tener unos 23 años. Nos encontramos con la mirada, me sonrió enigmáticamente y me guiñó un ojo. Al salir, lo vi de reojo parado de pie en el pasillo. Volteé hacia él, y vi... el uniforme era el mismo, la misma altura y parecía ser él, solo que su pelo era gris y su cara estaba llena de arrugas. Era un anciano de unos 80 años. Esbozó la misma sonrisa enigmática, guiñó un ojo y se marchó. Entonces, ¿lo vi en el pasado? © Oídoporahí / Ideer

¿Has vivido algún suceso al que aún no le hayas encontrado explicación?

Imagen de portada Oídoporahí / Ideer
Genial/Gente/16 Incidentes misteriosos que sus testigos nunca pudieron explicar ni siquiera a sí mismos
Compartir este artículo