16 Personas que llamaron al reparador y obtuvieron un bono gratuito: una historia única

Al menos alguna vez en la vida, no hemos tenido más remedio que recurrir a ciertos reparadores en busca de ayuda: tal vez se trataba de un refrigerador o de una lavadora, o quizás el trabajo consistía en instalar un interfono o configurar una computadora. Los protagonistas de este artículo nos demuestran que tanto los trabajadores como los clientes tienen historias tan extrañas que dan ganas de compartirlas con todo el mundo.

En Genial.guru creemos que cada profesión tiene sus propias anécdotas, pero algunas de las más sorprendentes son las de los especialistas en reparación.

1. “Bueno, tendré que llamar a este reparador de nuevo...”

2. A veces, se carece de un manual sencillo para los electrodomésticos

  • Nos mudamos a un nuevo departamento alquilado. Mi esposa pidió ayuda para lidiar con un modelo desconocido de lavadora: no estaba claro cómo prenderla, la rueda de los modos no giraba. Intentamos juntos varias cosas, llegamos a la conclusión de que la lavadora estaba rota. Acordamos con el dueño que las reparaciones se incluirían en el precio del alquiler y llamamos al reparador. El especialista vino, presionó la rueda de los modos y la giró donde era necesario. La lavadora se prendió. El hombre nos miró con lástima, cobró 10 dólares y se fue. © edeex / Pikabu

3. No todo el mundo puede imaginarse cuántas trampas tiene este trabajo

4. “Ayer vi esta bicicleta inusual de un reparador de electrodomésticos”

5. Cuando la excusa no funcionó

  • Ayer llamé a un especialista para instalar el interfono. Mencioné que no había interfono dentro del departamento, solo un cable que sobresalía de la pared. Prometieron enviar al especialista de 19 a 20. Me senté a esperar, pero nadie vino. Llamé al servicio y me dijeron que tenía que estar en casa: el especialista estuvo tocando el interfono por 10 minutos, pero no le abrieron la puerta. A mi pregunta “¿sabía el hombre a qué iba?”, recibí una respuesta afirmativa. Bueno, suele pasar, nunca se sabe lo confundida que puede estar una persona al final de un día de trabajo. Dejé la segunda solicitud para la mañana, por si acaso. Hoy vino el mismo especialista. Dijo que en verdad se había olvidado de lo que tenía que instalar. © Aleks2201 / Pikabu

6. Un reparador de computadoras acaba de terminar de arreglar mi computadora portátil, y luego me di cuenta de que había dejado un montón de capturas de pantalla de dibujos animados en mi escritorio para los mensajes"

7. El plan perfecto falló

  • Tenía que recibir al plomero mientras mis padres estaban fuera y asegurarme de que no robara nada. Mi padre escondió el dinero y los objetos de valor del pasillo. El plomero pidió un desarmador, saqué una caja de herramientas para él. Y, por supuesto, el dinero estaba debajo de esa caja, los billetes salieron volando como palomas en una boda. Nos reímos juntos de la creatividad de mi padre. Menos mal que el hombre resultó ser comprensivo. © Oídoporahí / Ideer.ru

8. “Por la mañana dejaron a una gata en la clínica. Y por la tarde, pasó nuestro electricista y la llevó a su casa. Les muestro la asombrada cara de la gata”

9. Así es como aparecen los clientes habituales

10. Mi reparador consideró que es así como se arregla una puerta

11. Creo que es hora de cambiar de reparador...

12. Una lista de precios eficiente

“Mínimo: 90 USD/hora
Si me observa: 100 USD/hora
Si me ayuda: 150 USD/hora
Si trata de repararlo usted mismo: 200 USD/hora”.

13. Hasta los profesionales a veces se enfrentan a dificultades insuperables

14. Hoy el reparador me trajo jugo de mango

15. A veces parece que frente a los reparadores ya no te avergüenzas de nada

16. “Nuestro gato asustado estaba seguro de que había logrado esconderse del reparador”

¡Cuéntanos anécdotas divertidas o extrañas relacionadas con los reparadores!

Imagen de portada OlgaBeshley / Twitter
Compartir este artículo