Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Un especialista en educación cuestiona la efectividad de las tareas escolares en el desempeño de los estudiantes

7-35
954

Ir a la escuela siempre ha implicado realizar tareas en el hogar. Todos hemos tenido que lidiar con ellas, tanto de niños como en la adultez, al convertirnos en padres, cuando llegó nuestro turno de insistirles a nuestros hijos para que dejaran de lado los juegos y realizaran las actividades ordenadas por la maestra. Por lo tanto, siempre estuvimos convencidos de que estas tareas eran una parte insustituible del aprendizaje. Pero ¿realmente es así?

Genial.guru quiere compartir contigo un estudio realizado por un especialista en educación que pone en duda la importancia de las tareas escolares en el rendimiento escolar de los niños.

Las tareas escolares

En nuestro paso por la escuela, todos tuvimos distintas experiencias en cuanto a las tareas para el hogar. Había maestras que llenaban nuestros cuadernos con ejercicios para resolver, demandándonos así horas de dedicación, y otras que eran menos exigentes. Pero seguramente nadie tuvo una maestra que decidiera no darle tarea. Todas lo hacían, y a nosotros no nos quedaba otra opción más que hacerla si no queríamos recibir una mala calificación.

El rol de las tareas en la pedagogía tradicional

Se suponía que la tarea para la casa era fundamental a la hora de reforzar los conocimientos obtenidos en clase y para eliminar posibles dudas. Por lo tanto, su valor pedagógico no se discutía. Había que hacerla y punto. Sin embargo, investigaciones realizadas por el profesor de la Universidad Duke, Harris Cooper, experto en el campo de la educación, ponen en discusión la importancia de las tareas en el proceso de aprendizaje.

Las conclusiones del profesor Cooper

La misión que se propuso Harris Cooper fue ardua. Abocado a evaluar la incidencia de las tareas escolares en el aprendizaje de los niños, él realizó una profunda investigación que comenzó en 1989, y que publicó en un extenso trabajo. Como conclusión, no encontró pruebas de que colaboraran en el rendimiento escolar de los niños que cursaban los estudios primarios.

Para él, el efecto de las tareas en los alumnos es negativo, ya que produce en ellos una mala predisposición al aprendizaje escolar, además de quitarles tiempo para la diversión y el desarrollo de otros aspectos. Por otra parte, según su observación, los estudiantes internalizan mejor los temas en el aula, durante las clases.

La importancia del amor del niño hacia el aprendizaje

Harris considera preocupantes las conclusiones a las que llegó, ya que la escuela debería generar en los niños pasión por el aprendizaje, y las tareas suelen provocar todo lo contrario: agregan en el pequeño estudiante una presión que es contraproducente, y pueden ocasionar conflictos, ya que, cuando el niño no quiere hacer la tarea, es regañado por su padres o ayudado por ellos. Ninguna de estas dos opciones contribuye al amor del niño hacia el estudio.

Un desafío para el futuro

Entonces, de eliminarse las tareas, según la posición de Harris, el alumno recuperaría tiempo para invertir en el juego, en el esparcimiento, y su vínculo con el aprendizaje escolar quedaría a salvo de los aspectos negativos mencionados anteriormente. Algo a destacar es que, actualmente, la posición de Harris es motivo de debate en la comunidad educativa. Por lo tanto, no podemos decir aún si las tareas escolares continuarán siendo parte del aprendizaje de los niños o si, por el contrario, pasarán a formar parte del pasado.

¿Crees que las tareas escolares son un obstáculo en el amor del niño hacia el estudio? ¿Qué hay de tus hijos? ¿Los obligas a hacerlas, los ayudas, o dejas que ellos solos se ocupen de sus deberes? Por favor, cuéntanos en los comentarios.

Ilustraciones por Natalia Okuneva-Rarakina para Genial.guru
7-35
954