Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Un joven de 19 años crea prótesis y sillas de ruedas para perros con una impresora 3D, y las ofrece de forma gratuita

La fidelidad de los perros es algo que nadie pone en discusión. Además de eso, también son cariñosos, protectores, divertidos y peluditos. Pero, en algunas ocasiones, necesitan especialmente de nuestra ayuda, como cuando se convirten en víctimas de accidentes o nacen con algún problema motriz que les impide desplazarse con normalidad. Es entonces que los seres humanos debemos ponernos en acción para devolverles un poco de todo lo que ellos nos dan.

Genial.guru quiere compartir contigo la historia de un joven estudiante de ingeniería que decidió utilizar su talento y sus conocimientos para ayudar a los perros que necesitan de prótesis y o una silla de ruedas, permitiéndoles llevar una vida más plena.

Un joven emprendedor

Alejandro Colli es un muchacho argentino de 19 años, estudiante de la carrera de ingeniería informática en la Universidad Nacional de Avellaneda, provincia de Buenos Aires. Aunque se considera un joven como cualquier otro, descubrió que su curiosidad, su inquietud y su talento podían ser utilizados en beneficio de su comunidad. Entonces comenzó a profundizar en el aprendizaje y estudio de la creación de prótesis mediante la impresión 3D, dándole un giro completo a su vida.

Las prótesis

El amor de Alejandro hacia los perros se materializó en las primeras prótesis destinadas a canes que carecían de alguna extremidad. Luego de fabricarlas, comenzó a ofrecerlas en las redes de forma gratuita, para que cualquier persona que las necesitara pudiera llevárselas. Con la ayuda de sus padres y de sus tres hermanos, y, ante el pedido de la gente, Alejandro decidió ir por más.

Las sillas de ruedas

Respondiendo a las necesidades de los dueños de perros con dificultades motrices severas, Alejando comenzó a fabricar sillas de ruedas para canes con la misma técnica de impresión 3D. Como el resultado también fue exitoso, los pedidos comenzaron a incrementarse. Con la incondicional ayuda de su familia, Alejandro fundó Propaw Lab, y su labor se propagó en la redes hasta convertirse en un tema viral.

El trabajo de Propaw Lab

La creación de cada silla de ruedas exige una ardua dedicación, y requiere que la impresora funcione durante dieciocho horas. Aunque Alejandro se hace cargo de los gastos de producción, recibe aportes de voluntarios, tanto de los beneficiados como de quien quiera colaborar (los interesados deben comunicarse con Propaw Lab por Facebook Instagram). Su sueño es conseguir la ayuda de alguna empresa que le permita producir a una escala mayor.

Esperamos que la masiva difusión que el proyecto ha tenido en las redes contribuya a que el sueño de Alejandro se haga realidad. De todos modos, y más allá de la notoriedad que ha logrado conseguir en los últimos días, para él no hay mejor pago que ver la alegría de los canes al comprobar, luego de ser colocados en la silla de ruedas, que pueden llevar una vida normal. Y sus dueños, sin duda, no tienen más que elogios y agradecimientos para Alejandro.

Bono: perritos beneficiados por la labor de Alejandro

¿Conoces algún otro emprendimiento que tenga como finalidad ayudar a nuestros amigos peludos? ¿Tienes alguna idea para colaborar con Propaw Lab? ¿Cómo crees que la comunidad podría premiar a Alejandro por su trabajo? Por favor, cuéntanos en los comentarios.

Compartir este artículo