Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Opiniones de escritores luego de ver su novela adaptada al cine

Si hacer una película que satisfaga a todo público es una tarea por demás complicada, es más difícil aún complacer a un autor que proporcionó su novela para que los directores la llevaran a la gran pantalla. Y, aunque algunos de ellos participan activamente en la escritura del guion o en el rodaje, no siempre quedan conformes con el resultado.

Genial.guru quiere presentarte una lista de autores que no quedaron para nada felices con la adaptación de su obra en cuanto la vieron, y otros que quedaron tan fascinados, que incluso pensaron que era mejor que el libro.

1. Michael Ende y La historia sin fin

Bastián y Atreyu, ídolos infantiles de toda una generación, generaron emoción y ganas de vivir las aventuras mostradas en La historia sin fin. Pero, aunque la película tuvo un éxito rotundo y es atesorada en los corazones del público hasta el día de hoy, eso no fue lo que sucedió con el autor de la novela original, Michael Ende.

La historia cuenta que Ende hizo el primer guion, pero los productores de la película buscaron a otro escritor a sus espaldas para que hiciera un segundo borrador con varios cambios. Cuando Ende lo leyó, se espantó tanto que quiso que lo quitaran de los créditos y de cualquier otro producto generado por la película. Detestó tanto el resultado final que luchó para boicotear la película hasta el final de sus días, incluso realizando conferencias de prensa para hablar mal de ella.

2. Stephen King y El resplandor

Es de público conocimiento que el escritor Stephen King no se guarda nada a la hora de dar una opinión. Cuando se enteró de que su novela El resplandor sería llevada al cine por el aclamado director Stanley Kubrick, no pudo ocultar su felicidad; sin embargo, al ver el resultado en el cine, se decepcionó por completo.

King declaró que Kubrick nunca creyó la historia, por lo tanto, en la versión cinematográfica no se reflejó un producto que el espectador también creyera. Tiempo después, el autor escribió un guion de su propia versión junto al director Mick Garris y el resultado fue una miniserie que fue transmitida por el canal ABC en Estados Unidos.

3. Philip K. Dick y Blade Runner

Cuando Philip K. Dick leyó las dos primeras versiones del guion cinematográfico de su novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, le parecieron un completo desastre. Desde la producción invitaron al autor a que colaborara en la tarea de desarrollar una nueva versión, por lo que el guion sufrió varios cambios. Junto con el director Ridley Scott y el guionista David Peoples, Dick logró obtener un texto más fiel a su novela.

La película, que se llamó Blade Runner, se transformó en un clásico de la ciencia ficción y marcó tendencia en cuanto a la estética y a los efectos especiales. Dick falleció pocos meses antes del estreno, pero tuvo la oportunidad de ver un fragmento de los efectos que se verían en la película y no pudo más reconocer que su propio mundo interior estaba allí, tal como lo había imaginado.

4. Truman Capote y Desayuno en Tiffany’s

Lo que le sucedió a Truman Capote con su obra Desayuno en Tiffany’s fue bastante particular. El autor escribió su historia pensando en que la actriz que interpretaría a Holly debía ser Marilyn Monroe.

En la película, como se sabe, la protagonista fue Audrey Hepburn, y eso no le gustó para nada al autor, quien, según se dice, llegaba al estudio y hacía sentir incómodos a todos, especialmente a Hepburn.

5. Anthony Burgess y La naranja mecánica

La naranja mecánica es una novela escrita por el autor británico Anthony Burgess, publicada en 1962. Polémica y controversial, generó revuelo entre lectores y críticos.

Cuando llegó su versión cinematográfica, no fue lo que Burgess esperaba porque, según sus declaraciones, el director Stanley Kubrick hizo que la historia fuera malinterpretada hasta por las personas que ya habían leído el libro. Eso lo marcó hasta el día de su muerte, manifestando que jamás debería haber escrito la novela.

6. Chuck Palahniuk y El club de la pelea

Contrariamente a los casos anteriores, el escritor Chuck Palahniuk reaccionó de manera inesperada y con una fuerte autocrítica cuando vio la adaptación al cine de su novela El club de la pelea.

Según sus propias palabras, confesó haberse sentido un poco avergonzado cuando vio la película, ya que el director David Fincher había logrado algo que él mismo no pudo: hacer una trama simple y funcional para el espectador. Incluso fue más allá, reconociendo que Fincher había hecho conexiones en la historia que a él jamás se le hubieran ocurrido.

7. P. L. Travers y Mary Poppins

Como en muchos otros casos, el gigante Walt Disney fue el encargado de llevar a la gran pantalla la novela de P. L. Travers, la famosa Mary Poppins. Aunque la recepción del público fue excelente, y aunque al día de hoy todavía recordamos con una sonrisa esta historia y sus canciones en la voz de Julie Andrews, la autora se sintió altamente decepcionada.

El guion no le gustaba para nada, pero lo que más la enojó fue que Disney ignoró todos y cada uno de los cambios que ella propuso. Por otro lado, las secuencias animadas con las que cuenta la película se ganaron su odio, y la gota que rebalsó el vaso fue el estreno: se dice que, al final de la proyección, mientras todos aplaudían, ella lloraba desconsoladamente.

8. Alan Moore y V de Venganza

Según se conoce, las adaptaciones de la mayoría de las obras de Alan Moore, escritor británico y guionista de cómics, le han resultado decepcionantes. V de Venganza, adaptación de la serie de cómics homónima, no fue la excepción.

A pesar de haberse convertido en una película de culto y de tener muchos seguidores al día de hoy, la película, dirigida por James McTeigue y producida por las Hermanas Wachowski, fue odiada por su autor. Según manifestó, se omitió toda la sátira y el humor que tenía, con lo cual, hizo que su nombre no figurara en los créditos ni en el material promocional. A partir de este hecho, Moore no ha tenido créditos en ninguna adaptación posterior de sus obras.

9. Maurice Sendak y Donde viven los monstruos

Donde viven los monstruos es un cuento infantil escrito por Maurice Sendak, quien, además de escritor, era ilustrador. La historia original habla sobre Max, un niño muy revoltoso que, cuando es enviado a dormir sin cenar, se sumerge en un mundo que él mismo creó y que está lleno de criaturas que lo obedecen.

Spike Jonze, el director de esta adaptación, trabajó más que nada en una historia sobre la infancia y no tanto en un cuento orientado a los niños. Contrariamente a lo que muchos pueden imaginar, Sendak (quien fue productor de la película) se sintió orgulloso de lo que vio en la gran pantalla.

10. Richard Matheson y Soy leyenda

Richard Matheson, autor de la novela Soy leyenda, es considerado uno de los maestros de la ciencia ficción. Por eso, sus obras son muy solicitadas para ser adaptadas al cine. El caso de este libro es particular porque tuvo varias adaptaciones, pero, desde la perspectiva del autor, todas son detestables.

Sus declaraciones rondan siempre en preguntarse cuáles son las razones por las cuales los directores se empeñan en adaptar obras sin siquiera entender su verdadero significado. Matheson sintió esto, sobre todo, con la última adaptación de Soy leyenda, dirigida por Francis Lawrence y protagonizada por Will Smith, en donde hasta el final es diferente del de la novela.

Bono 1: George R. R. Martin y Juego de Tronos

Nadie discute el éxito de la serie Juego de Tronos ni de la saga de libros en la que estuvo inspirada, Canción de hielo y fuego. Su autor, George R. R. Martin, trabajó incansablemente codo a codo junto con los productores y guionistas para que cada temporada fuera impecable.

Sin embargo, en la octava y última temporada, descubrimos que no se le sería fiel a la historia original porque los creadores de la serie se adelantaron, cosa que Martin no esperaba para nada. El punto es que primero salían los libros y luego las temporadas televisivas, algo que, al final, no logró cumplirse, y las últimas entregas de la saga literaria aún no están terminadas.

Aunque el autor expresó sentirse presionado por no terminar sus libros, siempre participó activamente y monitoreó de cerca la gran adaptación que hizo la cadena HBO.

Bono 2: Andrzej Sapkowski y The Witcher

La exitosa serie The Witcher, recientemente estrenada en la plataforma Netflix, está inspirada en la Saga de Geralt de Rivia, un conjunto de libros de fantasía escritos por Andrzej Sapkowski. Previamente a la serie, esta fue adaptada a videojuego, siendo también muy exitosa.

Pero, a pesar del éxito de las mencionadas adaptaciones, el autor declaró que no estuvo implicado en el proceso de desarrollo de la serie porque no quiso interferir ni imponer su visión a otros creadores. Respecto del aumento de las ventas que la serie le trajo a sus libros, no se mostró sorprendido: “¿Cómo quieren que responda a eso? ¿Que me desespere? ¿Que derrame lágrimas?”, habrían sido sus palabras. Más allá de la ironía, no ha manifestado, hasta el momento, comentarios negativos acerca de la producción que tiene como protagonista a Henry Cavill.

¿Has leído estas novelas y visto sus adaptaciones al cine y la televisión? ¿Cuáles otras podrías recomendarnos? ¡Cuéntanos en los comentarios!