12 “Afortunados” a quienes la intuición realmente los guía por la vida, pero en la dirección incorrecta

La voz interior, la premonición, la previsión, no importa cómo la gente llame a su sexto sentido. A veces realmente funciona y ayuda a evitar problemas de manera magistral, y a veces solo crea problemas adicionales.

En Genial.guru, leímos historias de la vida de personas cuya intuición una vez decidió tomarse un día libre y lo hizo en el momento menos indicado.

  • Mi esposo y yo fuimos al bosque. Nunca habíamos estado allí antes y terminamos perdiéndonos. Ya estaba oscuro y comenzamos a discutir por dónde regresar. Mi marido dijo que teníamos que ir hacia los campos que se veían a lo lejos, porque “sentía” que habíamos pasado por ellos. Fuimos allí y salimos a una especie de terreno baldío, ni siquiera eran campos. Entonces tuve un presentimiento y decidí que teníamos que ir hacia el oeste, porque parecía haber un ruido de un río allí y, en teoría, la carretera debería estar cerca. Salimos a un acantilado, pero no encontramos ningún río ni camino.
    El teléfono móvil no captaba señal, no sabíamos dónde estábamos y comenzamos a discutir. Casi decidimos que nos divorciaríamos y fuimos deambulando sin rumbo. Luego nos encontramos con un hombre. Resultó ser un guardabosques. Corrimos hacia él gritando que estábamos perdidos, a lo que preguntó: “Chicos, ¿y las marcas para qué son?”. Y solo entonces vimos pintura y números en los árboles. Estaban allí a lo largo de todos los caminos, pero nosotros caminamos en círculos todo ese tiempo.
  • Un conocido mío se jactaba de tener un excelente intuición para todo lo que es gratis, lo sentía en todas partes. No hace mucho nos cruzamos con él. Al final resultó que él tenía toda la razón: realmente tiene esta intuición. Ha estado trabajando gratis durante varios meses. La empresa no le paga los salarios. © SaW95 / Pikabu
  • Siempre he sospechado de las llamadas de números “no deseados”. A menudo ponía el teléfono en modo silencioso e intentaba encontrar rápidamente el número en Internet. Una vez recibí una llamada de un número desconocido y por costumbre comencé a buscarlo en Google. No encontré nada, pero una voz interior me susurró: “Definitivamente son estafadores o spammers. Bueno, no contesté el teléfono. Alguien siguió llamando insistentemente y lo incluí en la lista negra. Un par de días después, recibí un correo electrónico. Un empleado de una empresa interesante a la que había enviado mi currículum me escribió que no había podido contactarme y le había ofrecido el trabajo al siguiente candidato de la lista. Desde entonces, no le hago caso a mi intuición.
  • Una vez estuve haciendo cola en la caja de un supermercado y nos encontramos un par de veces con la mirada con la chica que estaba detrás de mí. Fue un coqueteo inocente y silencioso. Llegó mi turno, apoyé mis compras, tome una barra de chocolate de la estantería y escuché la voz de esta chica: “De todas las opciones, elegiste la que yo no como...”. Silenciosamente compré el chocolate y me fui. © Anonymous / Habitacón n° 6
  • Una vez tuve que hacer un examen de respuestas múltiples. Primero marqué con un círculo la opción que consideré correcta, y luego sucumbí a la persuasión de la intuición y marqué otra opción. Como resultado, la primera resultó ser la correcta. La intuición me dijo exactamente la respuesta incorrecta. © TotalyNotMrUniverse / Reddit
  • La última vez que cedí a mi intuición, decidí aprovechar la vida al máximo. Como resultado, reprobé varios exámenes y arruiné mi carrera. Ahora dedico todo mi tiempo a compensar las pérdidas derivadas de tal decisión. © Anonymous / Quora
  • Mi hermano recordó recientemente que una vez tuvo una memoria flash en la que estaba almacenada la contraseña de su billetera bitcoin. No podía recordar cuántos bitcoins tenía, pero recordó que había comprado una cierta cantidad hace mucho tiempo y no le dio importancia. Buscó por toda la casa de sus padres, puso todo patas para arriba y en uno de los cajones realmente encontró la memoria flash USB. Con manos temblorosas la insertó en la computadora portátil, anticipando una futura vida sin preocupaciones. Encontró la llave, abrió la billetera y se enteró de que, al tipo de cambio actual, tenía 3 USD en su cuenta. © Anonymous / Habitación n° 6
  • Cuando recién comencé un nuevo año lectivo, me pusieron en un escritorio con un chico. Por cierto, él me gustaba mucho. Una vez estábamos en la última clase, ya bastante cansados, y el chico me miró de forma extraña. No le presté atención. Entonces trató de alcanzarme debajo de la mesa. “Sí, está tratando de dar el primer paso”, pensé. Sucumbiendo a mis presentimientos, me volví hacia el chico. Justo cuando estaba a punto de abrir la boca, él dijo: “¿Podrías pasarme la tapa de mi bolígrafo? Está al lado de tu pierna”. © Pranathi Tulasi / Quora
  • Cuando tenía unos 7 años, una anciana perdió a su perro y pidió a los hijos del vecino que la ayudaran a buscarlo. En ese momento, había escuchado suficiente de todo tipo de historias terribles y decidí no ayudar a la anciana. Mi intuición no funcionó: la anciana realmente había perdido a su perro y les dio a todos los que le ayudaron en la búsqueda 1 libra esterlina (aproximadamente 1,40 USD, aclaración de Genial.guru). © Iwan_Mor2006 / Reddit
  • Una vez, cuando tenía 13 años, volvía tarde de la biblioteca. No estaba muy lejos de la casa y decidí ir a pie. Luego vi a una figura encapuchada que venía hacia mí. Aunque mi instinto me persuadió de huir y correr sin mirar atrás, decidí pasar por delante de esta persona sospechosa. ¡Qué asustado estaba entonces! Cuando el hombre de la capucha se acercó, pude ver su rostro y lo reconocí como mi amigo que estaba caminando por la calle. Así que mi intuición me decepcionó esa vez. © LilMadoka / Reddit
  • Mi madre se estaba quedando con nosotros en Inglaterra. En el vuelo de regreso a casa, uno de los últimos en subir al avión fue un joven. Cuando terminó el embarque, de repente él decidió ir a hablar con la azafata. Como resultado, el chico decidió bajarse del avión antes del despegue.
    Se anunció por el altavoz que, debido a que uno de los pasajeros había decidido bajarse del vuelo, todos debían hacerlo también. Se revisaría el avión y se descargaría todo el equipaje para su inspección. Tardaron un par de horas. Todos se sentaron en sus lugares. De repente, una pareja joven se levantó y se dirigió a la azafata. Hablaron durante mucho tiempo. Como resultado, la pareja decidió abandonar el avión. Se repitió el ritual. Se les pidió a todos que bajaran del avión. Cuando la gente exhausta abordó por tercera vez, un hombre les gritó a todos en el avión: “¿Hay más psíquicos a bordo?”. © BotyaB / Pikabu

¿Confías en tu intuición o te ha decepcionado con demasiada frecuencia?

Compartir este artículo