Genial
Genial

13 Conmovedoras historias que solo podían ocurrir en un aeropuerto

Un aeropuerto es un mundo aparte con sus propias reglas y patrones, dramas e incidentes, éxitos y fracasos. Aquí, las personas encuentran el amor con quien menos se esperaban, gatos aparecen repentinamente en el equipaje, se encuentran barras de oro debajo de pelucas y esqueletos que desconciertan a los inspectores.

En Genial.guru amamos la atmósfera única del aeropuerto en la que el aroma de la aventura, la emoción previa al vuelo y las emociones de las reuniones y despedidas se mezclan abruptamente, e hicimos una selección de historias únicas que lo transmiten con precisión.

  • Trabajo en el aeropuerto en la inspección de pasajeros. Un día, tres pasajeros se me acercaron durante mi turno: un hombre, una mujer y un adolescente de aproximadamente 14 años con una sudadera con capucha, pantalones deportivos y pelo corto. Pensé que eran una familia. Los padres pasaron por el escáner sin ningún problema, pero ​​el chico tenía un posible objeto peligroso en el pecho. Comencé una búsqueda manual y, de repente, me horroricé al darme cuenta de que estaba tocando los senos de una mujer y que el chico no era un adolescente, sino una mujer adulta, y ella no conocía a la pareja. Se sonrojó y quité mis manos de ella como una serpiente y llamé a mi jefa, quien completó la revisión. Estaba muy avergonzado y comencé a disculparme con la chica, pero ella respondió que todo estaba bien y que no era la primera vez que la confundían con un chico. Después de mi turno, volví a ver a esta chica en el aeropuerto, resultó que su vuelo se había pospuesto hasta la mañana, y como disculpa, la invité a cenar. Hablamos por varias horas. Al final, ella dijo que estaría completamente perdonado si la invitaba a una cita romántica. Ahora tiene el pelo largo y acabamos de celebrar nuestro aniversario. © TifuthrowawayTSA4 / Reddit
  • Una vez estaba esperando a mi esposo en el aeropuerto con un gran cartel con su foto y la inscripción: “Foro Internacional de Víctimas de la Agresión de Camellos”. Llegué media hora antes y lo estuve esperando. A mi esposo lo recibieron muchas risas de desconocidos y yo.

“Jimmy es tu hijo. No puedes ignorarme eternamente”.

  • Estaba en el mostrador del aeropuerto haciendo check-in. Delante de mí había una dama con un perro pequeño en una bolsa. Un empleado del aeropuerto le informó que no podía dejarla pasar con el perro, ya que no tenía documentos para el animal. Ella, sin pensarlo dos veces, hizo check-in para el vuelo, se alejó del mostrador, dejó la bolsa con el perro y se fue. Yo tenía mucho tiempo antes de mi vuelo, así que me quedé esperando a que volviera. Como resultado, llamé a mis amigos para que llegaran por el perrito abandonado y dejé mi número en el aeropuerto. Nadie me llamó, así que ahora tengo un perro.

“No cabían en mi maleta. Disfrútala”.

  • En un aeropuerto turco, un oficial de aduanas mira mi pasaporte y me dice que mi apellido y el de mi hija (de mi primer matrimonio) no coincidían. Trato de explicarle en mi terrible inglés: “Juárez fue mi primer esposo. Mi hija, Juárez... y Rodríguez (le señalé con la mano a mi esposo que estaba cerca) es... recordando con temor la palabra ’segundo’, y entonces le digo alegremente: ’Rodríguez is second hand’”. Mi esposo casi me mata...
  • Yo trabajo en el aeropuerto. Aquí hay otra historia instructiva. El check-in cierra 40 minutos antes de la salida. Esta es la ley. Más tarde, el sistema simplemente evita que los despachadores registren pasajeros. Pero hay excepciones. El check-in puede ser abierto por un representante de la aerolínea en un caso excepcional. Hoy, a las 17:30, llega un pasajero con salida a las 18:00. Entro en el sistema para mirar, introduzco su apellido. ¡Y milagro! El embarque ha comenzado, ¡pero el registro aún está abierto! Aparentemente, los representantes de la aerolínea están esperando equipaje o a otros pasajeros importantes. Al instante, registro al pasajero, imprimo su pase de abordar. Pero aquí está el problema: el pasajero tiene equipaje. Y todo el equipaje se carga antes de abordar. Es decir, el equipaje que se recibe después del inicio del embarque, simplemente no volará con el pasajero. Volará en el próximo vuelo. Y esto es al menos 12 horas después. Bueno, qué hacer, facturo el equipaje, pero no lo envío a la cinta de equipaje para el siguiente vuelo. Hablo con un representante de la aerolínea, él da el visto bueno para el equipaje “aborde” (esto es cuando el pasajero mismo toma su equipaje, lo lleva a la pista y los cargadores lo recogen). Dichos pasajeros deben estar acompañados antes de abordar. Bueno, corremos por el control de pasaporte, corremos por la zona de aterrizaje, y lo logramos. ¡PERO! Este caso es la excepción. Tuvo suerte de que alguien hubiera abierto el registro. Tuvo suerte de que el representante permitiera llevar el equipaje. Tuvo suerte de que tuviéramos tiempo para llegar. ¡RECUERDA! Si llegas tarde para registrarte, NO VOLARÁS. Llega con anticipación. Siempre es mejor esperar una hora que no volar. El pasajero trató de agradecerme con una propina, pero no era necesario, es nuestro trabajo.
  • Una pareja iba a volar del Reino Unido a los Estados Unidos para celebrar el aniversario de uno de los cónyuges. Pero fueron detenidos para una inspección: los guardias de seguridad vieron un animal en una maleta. Resultó que su gato se había metido imperceptiblemente en el equipaje de la pareja. La pareja les aseguró a los empleados del aeropuerto que no querían llevar al gato al viaje y, dado que le encanta inspeccionar bolsas y cajas, aparentemente se “empacó” en una maleta. Afortunadamente, los amigos de la pareja lograron llevarse a la gata a casa y la pareja logró llegar a su vuelo a Nueva York. © Nick Coole / Facebook
  • En el aeropuerto de la ciudad estadounidense de Tampa, de pronto comenzó a dar a luz la perra guía Ellie, lo cual fue una completa sorpresa para su dueña. Para ayudar a Ellie, llegó la brigada de ambulancia y bomberos del aeropuerto. Decidieron no mover a la perrita y los 8 cachorros nacieron frente a una multitud de espectadores, quienes grabaron todo con sus teléfonos. Por ley, los cachorros pueden volar solamente a una edad de 8 semanas, pero hicieron una excepción para la nueva familia perruna y la joven mamá voló hacia Filadelfia con su dueña y sus cachorros. © TomPodolec / Twitter
  • Trabajaba como administradora en el aeropuerto. Un día, se acercó un pasajero que iba tarde, llamé a las chicas de registro y resultó que el vuelo estaba un poco atrasado. Le dije al pasajero que todo estaba bien y llegaría a tiempo. Este me contó que ya era su tercer intento de viajar. La primera vez, lo cancelaron; la segunda, lo retrasaron. Nos acercamos al mostrador de registro, comienzan a registrarlo y, de repente, la computadora se traba. En el segundo, fue lo mismo. De todos modos, se pudo registrar. Entonces, mientras estaban registrando al hombre, informan que el autobús ya se había ido con la mayoría de los pasajeros. El pasajero de nuevo estaba muy triste, le dijimos que no se preocupara, que podía irse a la sala VIP y esperar el siguiente vuelo. Por fin, lo llevan al avión, pero cuando va saliendo a la pista, se apagó la luz en la cabina. Pero esto fue resuelto muy rápido. El avión despegó. Estábamos muy alegres de que todo había salido bien y que el señor había sido más perseverante que el destino y... después de 20 minutos, el controlador informa que el vuelo N se estaba regresando, ya que se había quebrado una ventana en la cabina.
  • Hace unos años, volé a casa de vacaciones desde otro país. Tenía varias escalas y un horario de vuelo incómodo, tuve que esperar medio día. Simplemente no aguanté y me dormí en el aeropuerto antes del vuelo final. Cuando me desperté, me horroricé al descubrir que ya era tarde. No sabía qué hacer y lloré hasta que un hombre se me acercó. Al enterarse de lo que estaba sucediendo, me compró un nuevo boleto.

Bono: una mujer que subió al avión sin pasar por inspección le costó 1 millón de euros al aeropuerto de Múnich, pero la mujer ni siquiera se dio cuenta

El año pasado, se produjo un colapso en el aeropuerto de Múnich, y la única culpable fue una pasajera. Durante la revisión, le encontraron una botella con líquido que excedía el volumen permitido, y la mujer regresó al mostrador para entregar el bolso con la botella al equipaje. Luego decidió que, dado que la inspección ya se había realizado antes, no había necesidad de pasarla por segunda vez, y simplemente pasó junto a los empleados distraídos hacia la zona de partida. El servicio de seguridad del aeropuerto notó en las cámaras de vigilancia que una pasajera ingresaba sin pasar por seguridad y detuvo el aeropuerto. La policía comenzó a buscar a la mujer, pero se las arregló para abordar su avión y volar, sin darse cuenta del caos creado. Como resultado, se evacuaron dos terminales, se retrasaron 330 vuelos y 32 mil pasajeros no pudieron volar a tiempo. El daño del aeropuerto por esta situación se estimó en 1 millón de euros, pero no se presentaron cargos contra la pasajera distraída.

¿Te ha pasado algo interesante en un aeropuerto?

Genial/Historias/13 Conmovedoras historias que solo podían ocurrir en un aeropuerto
Compartir este artículo