Genial
Genial

15+ Viajes cómicos en taxi que conductores y pasajeros ahora cuentan sin parar

Tomamos un taxi para llegar rápidamente a un lugar determinado. Es un tipo de transporte público cómodo, a menos que no haya mucho tráfico en el camino. A veces, los viajes en taxi pueden ser inolvidables o, por el contrario, una pesadilla que querrán olvidar tanto el pasajero como el conductor.

Los internautas contaron historias de taxi que nunca olvidarán. Y a nosotros en Genial.guru nos dio mucha curiosidad y averiguamos qué les pasó durante sus viajes.

  • Un taxista llegó a una sala de conciertos. Salió una señora de unos 100 años que parecía una aficionada al teatro y una amante empedernida de la música clásica. Esperó a que el taxista le abriera la puerta y solo después se subió. Durante el camino, al hombre se le ocurrió poner música clásica para la señora. Encendió la música. De repente, la señora detuvo el taxi y declaró que no quería estar más allí. Más tarde, durante 5 minutos estuvo quejándose, diciendo que el gran compositor se ofendería si se enterara de en dónde escuchaban sus obras. © Aleks2201 / Pikabu
  • Una vez, una abuelita muy linda dejó su maletita en la cajuela de mi taxi. Me di cuenta hasta que llegué con el siguiente cliente. Inmediatamente fui a la casa de la señora para devolverle la maletita. Abrió su maleta y dentro había un montón de billetes. Me dio 50 £ (66 USD) por ser honesto. © d4w50n / Reddit
  • Mi amigo y yo nos subimos a un taxi con una mujer conductora. Mi amigo y la taxista estaban hablando y riendo alegremente sobre algo. La chica coqueteaba abiertamente con él. Me quedé escuchándolos. De repente, la conductora recordó que había otra pasajera en el auto y cambió su expresión facial y me echó una mirada de desprecio. Luego nos dijo que no le convenía ir muy lejos y simplemente nos dejó en medio del camino.
  • Una niñera y un niño subieron al coche. El niño de 7 años iba con una mirada muy pensativa. La chica, de todas las formas posibles, intentaba averiguar cómo le había ido en escuela, pero el niño le respondía de mala gana. En medio del viaje, le dijo:
    —Ana, quiero ir al baño.
    —Aguanta, mi corazón. ¿Te anda del 1 o del 2?
    El niño se quedó pensando durante unos 20 segundos y le dijo de manera pensativa:
    —Del uno y medio. © Redigan / Pikabu
  • Pedí un Uber. Llegó un inversor bancario en su Tesla. Dijo que trabajaba a tiempo parcial como conductor de Uber por las noches en lugar de perder una o dos horas conduciendo a casa durante las horas pico. © Roland Wartenberg / Quora
  • Un hombre de la tercera edad irrumpió en el taxi de mi amigo, le señaló un auto rojo y le pidió que lo siguiera. No explicó nada e intentaba llamar a alguien, pero no tenía éxito. Mi amigo le propuso llamar a la policía, pero el pasajero simplemente lo rechazó. Estuvieron rodeando la ciudad durante mucho tiempo. Finalmente, el auto rojo se detuvo y se bajó una abuelita. El hombre inmediatamente saltó del taxi y corrió hacia ella gritando: “¿Por qué me dejaste en el centro comercial?”. Al parecer, era su esposa. © HZM70S / Reddit
  • Paré un taxi:
    —¡Buenas tardes! Necesito ir al aeropuerto.
    —¿Cuánto vas a pagar?
    —15 USD.
    —No, es poco. 20 USD
    —Siempre he pagado 15 USD.
    —¡Nadie te llevará por 15 USD hasta allá! No te estoy engañando. Si quieres, pongo el contador y vas a ver.
    —Está bien, ya que se me hace tarde. Pon tu contador.
    Llegamos al destino. El contador mostró 9 USD.
    Le doy 10 USD y le digo:
    —¡Gracias! Quédate con el cambio.
    —Pero habías dicho 15 USD.
    —Bueno, tú mismo dijiste que pondríamos contador para ver el verdadero precio. ¡Qué tengas una linda tarde! © Mr.Kolyma / Pikabu
  • A mi taxi subió un joven de 25 a 30 años. Silenciosamente, me agarró por el cuello. Pensé que me quería golpear, pero me equivoqué. Me dijo con una voz triste: “Ella... se llevó a... mi gato”. Y durante todo el viaje hasta la ciudad vecina, escuché cómo su esposa lo había dejado y se había llevado lo más valioso: SU FOLD ESCOCÉS. © Oídoporahí / Ideer
  • Pedí un taxi. Llegó este coche mágico con un conductor positivo:
  • Iba en un taxi y el conductor comenzó a decirme: “¡Una vez llevé a una chica tan hermosa!”. Y yo todavía trataba de bromear: “Oye, oye, todavía estoy en el auto”. Él me respondió: “No. Estoy hablando de otra chica. Ella era realmente hermosa”. © natalietran / Twitter
  • Subí a un taxi. Durante todo el viaje, mi conductor y yo estuvimos callados. Llegamos al destino. En cuanto abrí la puerta, me dijo: “Te recomendaría jugar al tenis y correr. Ah, por cierto, también es necesario leer libros”.
  • Toda mi vida trabajé como plomero, electricista y luego tuve la oportunidad de comprar un auto y comencé a trabajar de taxista. Un día, una mujer me detuvo. Al verla de cerca, reconocí a mi anterior clienta, la que tenía librerías con cientos de libros en casa, muebles antiguos, candelabros y todo lo demás en su forma original. Era una hija de catedráticos y académicos. Abrió la puerta y escuché un reclamo por su parte diciendo que mi asiento estaba manchado. Le dije que era una mancha de algún tipo de pintura, ni siquiera se quitaba con las sustancias químicas y que no le haría daño. Comenzó a insultarme. Y entonces le respondí: “¿Y usted piensa que es normal tener el fregadero lleno de trastes sucios mientras el fontanero está reparando el grifo?”. Deberían haber visto su rostro en ese momento. © მირიანი მირიანი / Facebook
  • Era mi tercer día como conductor y me tocó el Día de San Valentín. Recogí a una pasajera y nos dirigimos a un restaurante caro especializado en carnes asadas. Estaba tan ansiosa por la cita romántica con su novio y estaba segura de que le propondría matrimonio. A mitad de camino, sonó su teléfono. Era su novio, quien dijo que terminaba con ella. Tuve que darme la vuelta y llevar de regreso a la chica llorando. © Chuck Sears / Quora
  • Hace 7 años, fracturé mi columna vertebral. Era una fractura por compresión, usaba un corsé y solo podía estar acostada o de pie. Pedí un taxi. Me acostaron en el asiento. Entonces me di cuenta de que algo no estaba bien. Le pregunté adónde íbamos. El taxista me respondió: “A la calle Estonia”. Pero mi calle era Eltonia. El hombre se sorprendió de cómo me di cuenta estando acostada. Y yo le dije que los cables no colgaban así en la calle y el carro no se había metido en un bache. Me parece que me recordó por mucho tiempo. © María Lukinych / Facebook
  • Vivo en una pequeña ciudad donde solo puedes pedir un taxi por teléfono. Estaba comprando en una tienda que se llamaba “Querido” y le llamé al operador:
    —¿Me puede conseguir un taxi para “Querido”?
    El operador se quedó callado. Y luego me preguntó:
    —¿Para dónde?
    Entonces me di cuenta de que mi petición le había sonado un poco extraña. Tuve que aclarar que el taxi me recogiera cerca de la tienda “Querido”.

¿Qué historias relacionas con un viaje en taxi recuerdas?

Imagen de portada Redigan / Pikabu
Genial/Historias/15+ Viajes cómicos en taxi que conductores y pasajeros ahora cuentan sin parar
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos