Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Un chico de 14 años confecciona peluches y los regala a los niños de los hospitales para hacerlos felices

Las acciones de una persona pueden llegar a sorprenderte y enseñarte sobre el significado de la vida. Un pequeño gesto de solidaridad puede resultar un gran detalle para otra persona, y más si lo recibe en el momento en el que más lo necesita. Campbell Remess, un adolescente de 14 años, es un claro ejemplo de que la bondad existe. Cualquier otro chico de su edad podría ocupar su tiempo libre en videojuegos o en salir con sus amigos, sin embargo, él se dedica a confeccionar peluches para regalárselos a los niños o adultos de los hospitales. Al final del artículo, podrás encontrar algunas fotografías de las personas que han recibido uno de sus peluches.

Genial.guru quedó encantado con este proyecto y por ello investigó los detalles detrás de esta historia para compartirlos contigo.

El origen de su inspiración

Todo inició cuando Campbell tenía 9 años. Era Navidad y él quería hacer algo por los niños que estaban en el hospital, así que pensó en comprar juguetes para que todos fueran felices. Les contó a sus papás sobre el plan que tenía y ellos le explicaron que era muy difícil llevarlo a cabo, porque no contaban con los recursos suficientes para cubrir y hacer realidad su petición. ¡Y es que son 9 hijos en su familia! A pesar de las circunstancias, no querían frenar el deseo de su hijo y esas ganas de ser solidario, así que juntos pensaron en algunas opciones para hacerlo posible.

El comienzo de un gran proyecto

Campbell decidió aprender a coser para poder entregarles a los niños un regalo hecho por él mismo. Buscó los patrones en internet para darse una idea y se puso a dibujar para ponerse en marcha. Compró los materiales con sus ahorros y, después de 5 horas de trabajo, obtuvo su primer peluche y, aunque sabía que tendría que practicar, eso no lo detuvo y siguió esforzándose para cumplir el objetivo y regalarles a los niños un presente cada año con la intención de alegrarles el corazón.

La iniciativa que trascendió fronteras

Su gesto de solidaridad comenzó a conocerse en diferentes partes del mundo y terminó conmoviendo a muchas personas. Al mismo tiempo, la calidad de sus creaciones incrementaba gracias a su práctica. Después de finalizar un peluche, Campbell se sentía más confiado y con ganas de seguir cosiendo. Su iniciativa estaba tomando un camino muy claro así que, para formalizarlo, lo llamó “Proyecto 365”. El nombre se le ocurrió porque cada día hace un peluche y no hay descansos.

Sus logros y el deseo detrás de sus acciones

Luego de años de haber iniciado su proyecto, Campbell ha cosido más de 1400 peluches. Algunos de estos son personalizados y llevan el nombre de quien será su dueño en una de las patas. Los niños que han recibido una de sus creaciones han reaccionado con una sonrisa y un abrazo, e incluso algunos le han escrito cartas tiempo después para agradecerle por su gran detalle. Lo único que ha querido lograr a través de esta iniciativa es ver a otros felices y alegrarles, aunque sea por un momento, ese trago amargo por el que están pasando.

Un peluche especial

A su papá le detectaron cáncer hace unos años. Su tumor era del tamaño de una pelota de tenis. Todo iba empeorando y Campbell decidió coser un peluche especialmente para él, pues creía que eso lo podría ayudar a mejorar. Sorprendentemente, la fe que tuvo el niño con esta acción contribuyó a que su padre se sintiera mejor de ánimo y, tiempo después, finalmente se libró de la enfermedad.

Lo que hace posible este proyecto

Aunque todo empezó con el dinero que el niño iba guardando, su gesto impactó tanto que ya recibe donaciones, monetarias y en especie para que pueda continuar con su causa. También hace algunas ventas con el fin de recaudar fondos para los materiales de los peluches. El entusiasmo y perseverancia de Campbell no tienen fin, pues no piensa frenar la producción porque quiere seguir viviendo la experiencia de hacer felices a otros.

Bono: fabricando sonrisas de niños hospitalizados, gracias a un amigo peludo

1.

2.

3.

4.

5.

6.

¿Qué piensas de este proyecto? ¿Cómo reaccionarías si tu hijo tuviera una iniciativa similar? Cuéntanos tus respuestas en los comentarios.