Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

Conoce la inspiradora historia de Braille, quien pasó de quedar ciego a crear el alfabeto para invidentes

El braille es un reconocido sistema de lectura y escritura para personas ciegas. Sin embargo, la historia del hombre que lo diseñó y le dio su nombre no ha sido tan difundida. Louis Braille perdió la vista cuando era un niño, y, siendo un adolescente, ideó un alfabeto táctil que se utiliza inclusive en la actualidad, en todas partes del planeta.

A 210 años de su nacimiento, Genial.guru quiere compartir contigo la historia de este pedagogo francés que ayudó a los invidentes a tener el mundo en la punta de sus dedos. Al final encontrarás un bono con datos poco conocidos sobre su vida y legado.

Un accidente lo dejó ciego a los cinco años

Louis Braille nació en 1809, en Coupvray (un pueblo situado a 30 kilómetros de París), como el menor de cuatro hermanos de una familia muy humilde. A los tres años tuvo un accidente que le hizo perder la vista: tomó un tranchete (una herramienta puntiaguda que se usa para cortar cuero), y, queriendo imitar a su padre talabartero, se provocó una herida en el ojo derecho.

La inflamación dañó también al globo ocular izquierdo, y, a los cinco años, ya había quedado totalmente ciego. La ceguera a tan temprana edad también tuvo consecuencias sobre su movilidad facial, ya que la expresividad ocurre como efecto natural de la imitación de otras personas.

Aprendió a leer con su padre y continuó con sus estudios

Lejos de resignarse, el papá de Louis, Simón René, aprovechó su oficio y le enseñó a leer a su hijo usando tachas sobre cuero y madera, las cuales, con su relieve, formaban los dibujos de las letras. También trasladó esa predisposición a adquirir conocimientos a la escuela, y, al no poder leer o escribir todo lo que se le enseñaba, debió aprender exclusivamente mediante transmisión oral.

Esta fortaleza ante la adversidad le permitió obtener una beca para continuar con sus estudios en el Instituto Nacional para Jóvenes Ciegos de París, donde destacó en materias tan diversas como historia, álgebra y música. Allí, los alumnos leían mediante el sistema de Valentin Haüy, el cual consistía en pasar las yemas de los dedos sobre las letras del alfabeto latino grabadas en relieve a gran tamaño sobre hojas de papel grueso.

La inspiración provino de un sistema militar para redactar mensajes encriptados

El sistema de Haüy tenía dos problemas: la lectura era lenta y no siempre las letras en relieve eran comprensibles al tacto. Por eso, Braille comenzó a pensar en idear su propio sistema de lectura y escritura para personas con discapacidad visual, el cual terminó de desarrollar en 1825, cuando tenía 16 años.

La inspiración provino de Charles Barbier de la Serre, un militar que desarrolló un código llamado “escritura nocturna” pensado para que los oficiales del ejército pudieran redactar mensajes encriptados y poder descifrarlos con los dedos. Este alfabeto reemplazaba las letras tradicionales por puntos en relieve que representaban distintos fonemas de acuerdo a su cantidad y ubicación.

Su alfabeto pasó del rechazo a ser usado oficialmente

Braille perfeccionó el sistema de Barbier: redujo la cantidad máxima de puntos de 12 a 6, lo cual se adapta mucho mejor al tamaño de la yema del dedo para agilizar la lectura, y logró que cada combinación representara un caracter, incluyendo la notación musical, en lugar de un fonema, lo que facilita su comprensión.

Al principio, la idea generó una oposición entre los docentes del Instituto Nacional para Jóvenes Ciegos bajo el argumento de que, al no utilizar las letras tradicionales del alfabeto, provocaba aislamiento. Pese a esto, el sistema sobrevivió, primero en la clandestinidad, y luego oficialmente en 1853, un año después de la muerte de Braille. Desde ese momento es utilizado en carteles, transportes y otros lugares públicos para permitir la inclusión de las 1 300 millones de personas que viven con alguna forma de discapacidad visual.

El braille es universal y se adapta a los distintos idiomas

El braille está basado en seis puntos que se ordenan en dos hileras paralelas de tres cada uno. En total, son 64 combinaciones diferentes que representan distintas letras, números, signos de puntuación y musicales, y símbolos matemáticos de acuerdo a qué puntos están en relieve y cuáles no. A su vez, hay combinaciones de puntos especiales que convierten al símbolo siguiente en una letra en mayúscula, bastardilla, número o nota musical.

Tiene la ventaja de ser un alfabeto universal. Las combinaciones de puntos cambian de significado de acuerdo al idioma. Por ejemplo, el braille español está basado en el francés, por lo que se representa la letra Ñ (inexistente en esa lengua) con la vocal Ï (inexistente en español). También se adapta a idiomas que no usan el alfabeto latino como el griego, chino, hebreo, árabe y ruso.

Datos pocos conocidos sobre Louis Braille

  • En 1829 inventó un sistema de notación musical de seis puntos (Signografía Musical Braille, o “Musicografía”), y publicó su primer libro en braille, Método para escribir palabras, música y canciones sencillas mediante puntos, para uso de ciegos y especialmente diseñado para ellos.
  • Junto con su amigo Pierre Foucault, quien había quedado ciego a la edad de seis años y era un genio en mecánica, creó una máquina para acelerar el sistema de impresión en braille.
  • Durante muchos años tocó el órgano en la iglesia de San Nicolás de los Campos de París.
  • En 1952, un siglo después de su muerte, los restos de Braille fueron enterrados en el Panteón de París junto a grandes personalidades de la historia francesa como Voltaire, Jean-Jacques Rousseau, Victor Hugo, Émile Zola, Marie Curie y Alejandro Dumas, entre otras.
  • Un asteroide descubierto en 1992 fue bautizado en su honor.
  • Bélgica e Italia emitieron monedas conmemorativas de 2 euros en 2009 para celebrar el 200º aniversario de su nacimiento.
  • En noviembre de 2018, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió proclamar el 4 de enero como el Día Mundial del Braille, con el objetivo de visibilizar que “facilitar el acceso a la escritura es un requisito crucial para que las personas con discapacidad visual disfruten plenamente de los derechos humanos y las libertades fundamentales”.

La tumba de Braille en el Panteón de París.

¿Conocías la historia de Louis Braille? ¿Qué elementos de la vida cotidiana que utilicen este sistema conoces? ¿Has notado un aumento en el uso de braille en lugares públicos? Cuéntanos en la sección de comentarios.

Compartir este artículo