Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

Dos pingüinos homosexuales adoptaron un huevo ajeno, y ambos se turnan para incubarlo

El mundo de los animales no deja de sorprendernos. Cuando creemos saberlo todo sobre su comportamiento y costumbres, encontramos una historia que va más allá de lo que podíamos imaginar. Estas criaturas poseen una ternura infinita, y saben dar amor en situaciones inesperadas. Y no solo hablamos de perros, gatos u otros animales domésticos, sino de especies que no están acostumbradas a crear fuertes lazos con las personas, pero que también son capaces realizar actos de una humanidad increíble.

Genial.guru quiere contarte la historia de una pareja formada por dos pingüinos machos que, ansiosos por tener una cría, decidieron adoptar a un huevo que había sido abandonado por su madre.

La homosexualidad en el reino animal

Las parejas homosexuales son más comunes en la naturaleza de lo que se piensa. Hay ejemplos de muchas especies que lo demuestran. El bonobo, el primate más parecido a los humanos (comparte un 98 % del ADN con nosotros), podría considerarse una especie bisexual. Sin embargo, la historia de Skipper y Ping, dos pingüinos machos del zoológico de Berlín, no llama la atención porque ambos sean del mismo sexo, sino por su necesidad de tener descendencia.

Skipper y Ping

Los pingüinos son famosos por su monogamia y fidelidad, ya que las relaciones que inician solo se interrumpen con la muerte de uno de los miembros. Y no solo eso: son inseparables. Las parejas suelen pasar mucho tiempo juntas, y hacen la mayoría de las cosas de a dos. De hecho, la hembra pone el huevo y es el macho quien lo incuba.

Skipper y Ping están juntos desde que se conocieron, y, según sus cuidadores, suelen mostrarse muy enamorados. En la relación que mantienen, la fidelidad tiene la misma fuerza que en cualquier pareja compuesta por un macho y una hembra, a tal punto que, al parecer, sentían la necesidad de que ese amor dejara descendencia. Y comenzaron a dar señales de ello. Durante un tiempo, los dos incubaron varias piedras y hasta a un pez muerto, por lo que los trabajadores del zoológico decidieron darles una oportunidad de cumplir su deseo.

La adopción

Skipper y Ping recibieron un huevo que había sido abandonado por un pingüino hembra. Los empleados estaban ansiosos por ver cuál sería la reacción de la pareja, ya que la posibilidad de que lo rechazaran no estaba descartada. Sin embargo, estas criaturas no solo recibieron el huevo encantadas, sino que ahora hasta se turnan para incubarlo.

Aún no se sabe cuál será el resultado de esto, si finalmente el nuevo pingüino nacerá o no, pero las expectativas son altas, ya que la pareja se muestra muy responsable en su cuidado. Todo parece indicar que, gracias al amor de Skipper y Ping, el zoológico de Berlín contará pronto con un pingüino más.

¿Sabías que la homosexualidad es natural en muchas especies de animales? ¿Habías leído sobre padres adoptivos de un mismo sexo en el reino animal? ¿Conoces relaciones amorosas tan fieles como las que se dan entre los pingüinos? Por favor, cuéntanos en los comentarios.

Compartir este artículo