Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Esta abuela no sabe leer, así que su nieto le hizo una agenda telefónica ilustrada, y nos contó su historia

7-16
11k

Los momentos que puedes compartir con tus abuelos, siempre quedan en un lugar especial y exclusivo de tu corazón. No solo se trata de amor, sino también de complicidad. Muchas veces, es sencillo ver a tu abuela como a una madre, como tu mejor amiga y como la persona más mágica que existe y, sin dudarlo, harías todo por verla sonreír. Pedro Ortega le hizo una agenda telefónica ilustrada a su abuela, pues ella no tuvo la oportunidad de aprender a leer. Tal vez, muchas cosas pueden parecer gestos simples, pero para algunas personas son muestras de cariño muy significativas.

Este nieto ejemplar le contó a Genial.guru los detalles de la linda relación que tiene con su abuela y el regalo que compartió con ella para ayudarla.

Un nieto superhéroe

Cortesía de Pedro Ortega para Genial.guru

Hace 22 años, cuando Pedro tenía 10, su padre creó un tarjetero telefónico para que sus abuelos lo tuvieran en casa. Por su parte, él decidió hacer algunos dibujos a lado de los números que estaban en la agenda porque sabía que ella no podría leerlos. Normalmente, su abuela tenía que recurrir a su esposo para que él le dijera los nombres y entonces pudiera comunicarse.

“Tenía 10 años. Me senté con mi abuela y me puse a dibujar símbolos en cada tarjeta para que ella pudiera identificar a quién le pertenecía cada una”, compartió. Con el paso de los años, hacían nuevos dibujos y actualizaban un poco la agenda. Esto se convirtió en un espacio divertido para ambos y, gracias a la idea de Pedro, su abuela aprendió a darle un uso útil a al tarjetero ilustrado y comenzó a llamar sin ayuda de nadie. Fue un verdadero trabajo en equipo.

Cómo lidia la abuela con la rutina sin saber leer

Cortesía de Pedro Ortega para Genial.guru

Algunas personas podrían preguntarse por qué la señora nunca aprendió a leer. Desde los 9 años, la abuela de Pedro tuvo la necesidad de trabajar en casas de familias adineradas y su pago era simplemente un poco de comida. No tuvo la oportunidad de asistir a una escuela y, aunque intentó desarrollar la habilidad, ya no pudo conseguirlo. Sin embargo, supo adaptarse y hacer una vida normal sin importar las circunstancias.

“Cuando va al supermercado sabe distinguir todos los productos. Sabe qué leche es la entera, la descremada o la semi, en función del color de la etiqueta. Sabe cuando un producto es light o cualquier otra cosa, por las imágenes que tiene la etiqueta”, comentó Pedro.

Cortesía de Pedro Ortega para Genial.guru

Una conexión única y mágica

Desde pequeño, Pedro fue muy unido a toda su familia y, especialmente, estuvo muy cerca de sus abuelos, gracias a su madre. Aunque ambos viven en el mismo país, él trabaja en Madrid y su abuela vive Linares. Debido al trabajo de Pedro como periodista, se ven solo de 4 a 5 veces al año y normalmente aprovechan ese tiempo para estar juntos y cocinar. A pesar de no verse, están siempre en contacto y hablan por teléfono cada semana.

“Creo que tenemos una relación de muchísima confianza y que sentimos mucha admiración y respeto mutuo. Además, su hija mayor, que era mi madre, murió hace 5 años. Esa falta de una persona tan querida para ambos nos ha unido más. A ella le falta una hija, a mí me falta una madre e intentamos que esa carencia sea más laxa cuidándonos entre nosotros”, aseguró. Después de todo, Pedro y su abuela son un tierno ejemplo de las posibilidades que pueden existir cuando uno está dispuesto a percibirlas. Sin importar las circunstancias que tenga cada uno, ellos siempre están para apoyarse de manera incondicional.

¿Qué harías en el lugar de Pedro? ¿Qué harías en el lugar de la abuela? Cuéntanos en los comentarios y comparte con nosotros una foto con tu abuela. ¡Nos encantaría conocerla!

7-16
11k