Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Hugh Jackman creó una empresa de café para ayudar a los agricultores cafeteros en países en desarrollo

5-63
514

Pocas veces, el café nos sabe tan dulce como cuando sabemos que comprándolo ayudamos a alguien más. Y eso es lo que buscaba Hugh Jackman cuando, luego de un viaje inspirador a Etiopía, decidió fundar una empresa de ese producto.

Genial.guru quiere contarte la historia de cómo una taza de café se volvió tan importante para uno de los actores mejor pagados de Hollywood.

Una filmación fuera de Hollywood

En 2009, la estrella de X-Men, Hugh Jackman, y su esposa, Deborra-Lee Furness, se embarcaron en un viaje a Etiopía para filmar un documental sobre el café. Jackman era embajador desde hacía un tiempo de la organización que financiaba la filmación, la ONG humanitaria World Vision (“Visión del mundo”), por lo que se unió a este proyecto con ganas de conocer por fin a las personas que había estado ayudando por meses. Nunca imaginó que una de ellas le daría un vuelco a su vida.

Hacia el sur de Etiopía, hacia el norte de sus vidas

Para llevar a cabo la grabación, el equipo de producción viajó a la región sureña de Yirgacheffe. Fue allí donde el actor australiano conoció a Dukale, un productor de café de 27 años que vivía esforzándose por sacar a su familia adelante en un país donde todavía el 30 % de su población vive en la pobreza. Además, al mismo tiempo, el cafetero intentaba que su trabajo tuviera el menor impacto posible en el medio ambiente.

Fue él quien invitó a Jackman a acompañarlo a sus tierras. Allí, el actor pudo comprobar con su propia experiencia la importancia del comercio justo y la tecnología libre de carbono o combustible. Junto con el apoyo de su esposa, Adanesh, Dukale había conseguido diseñar un biocultivo de café que no dejaba ninguna huella de carbono ni dañaba la salud de sus niños en casa a través del uso de cultivos en sombra y la limitación del uso de combustible.

Al final de la visita, Dukale invitó al actor a plantar dos árboles en sus tierras, los cuales bautizó con los nombres de sus hijos, Oscar y Ava. Había surgido una amistad. Jackman quedó conmovido por la labor de Dukale, pero, al mismo tiempo, sabía que algo no encajaba en la realidad de su amigo.

“Me conmovió lo duro que trabajó y los pocos beneficios que obtuvo de eso”, compartió el actor. “Era un hombre que estaba rompiendo el ciclo de la pobreza por primera vez en generaciones. Me sentí obligado a hacerle la promesa de ayudarlo en todo lo que pudiera”.

Todas las tazas de café cuentan

De regreso en Nueva York, el actor no tardó en cumplir su promesa. No solo se dirigió a las Naciones Unidas e insistió a sus líderes para que apoyaran a agricultores de bajos recursos como Dukale, sino que también creó una fundación para hacer eso él mismo.

Así creó The Laughing Man Cafe and Foundation (“Café y fundación ‘El hombre riendo’”), y abrió dos cafés Laughing Man en Nueva York, donde decidió ofrecer café proveniente de comercio justo (fair trade) para abrir el mercado americano a agricultores pobres como Dukale. A los pocos años lanzó a la venta las mezclas de café de la marca Laughing Man, siendo “El sueño de Dukale” (Dukale’s Dream) el producto más vendido.

Jackman piensa que el éxito de sus cafeterías y marca de café se debe a que la gente ha tomado conciencia del valor del trabajo de los agricultores. “Afortunadamente, la mayoría de las personas ahora quiere saber de dónde viene su camiseta, su jean, su taza de café y cómo se trata a las personas que los producen”, explicó. “No quieren aprovecharse de nadie. Con el comercio justo, saben que ese no es el caso”.

El lema de la compañía es: “Haz que todas las tazas cuenten”. Definitivamente, lo está logrando. En este punto, seguramente se preguntarán qué fue de Dukale. Pues sigue enviándose cartas con Hugh Jackman. Su amistad continúa en pie.

¿Eres fanático del café o prefieres otras bebidas? ¿Conoces a otras celebridades que realizan acciones para apoyar a los menos favorecidos?

5-63
514