Genial
Genial

No quería que mi suegra le enviara regalos a mi hija, así que le di mal nuestra dirección

Dicen por ahí que la relación con las suegras no siempre es sencilla. Si bien hay quienes tienen la dicha de dar con una segunda madre, hay otras personas que simplemente no logran hacer clic con ella. En este tipo de casos, la situación puede empeorar más cuando hay hijos de por medio, y la falta de afinidad empieza a afectarlos a ellos; por ejemplo, a tal punto de tratar de evitar a toda costa que a los niños les lleguen los regalos de su abuela. Ahora bien, recordemos que se debe conocer la historia antes de juzgar.

Sabemos que las mamás y las abuelas tienden a decir que “siempre quieren lo mejor para nosotros”, pero ¿qué pasa si su visión de lo ideal termina haciéndonos más daño desde el punto de vista emocional? Y es que las críticas, ya sean directas o indirectas, al físico de los niños pueden llegar a afectar su autoestima, pues los hace sentir que su valor como seres humanos radica únicamente allí y no en sus principios, cualidades y méritos.

Continuamos con la historia de este padre:

Hay que reconocer que la estrategia de este hombre fue un poco drástica, pero, como siempre, lo mejor es ponerse en el lugar de la otra persona. Después de todo, como padres, estamos dispuestos a lo que sea por defender a nuestros hijos.

Vemos cómo terminó su historia:

Luego de leer esta historia, decidimos pensar en algunas soluciones que podrían funcionar para este padre desesperado, que, como muchas personas, no solo tiene a su suegra en contra, sino también a su esposa.

  • Elige un momento en el que los ánimos se hayan calmado para hablar con tu pareja. Una conversación puede convertirse en una discusión eterna si se da en medio de un momento acalorado. Lo mejor es dejar enfriar la tensión y retomar la charla luego de haber reflexionado solo un rato.
  • Habla con tu suegra. Aunque es el consejo más común, también es el más práctico porque, como dicen por ahí, “hablando se entiende la gente”. Quizás ella no es consciente del daño que le hace a su nieta, así que también es importante señalar ese tipo de detalles durante la conversación.
  • Establece límites. Este paso resulta muy importante cuando nos enfrentamos a personas irrespetuosas. Aunque al principio puede resultar incómodo, con el tiempo, el resultado suele ser muy favorable.
  • Insta a tu hija a expresar sus sentimientos. Nadie puede expresar mejor lo que una situación difícil le produce que la persona que lo está viviendo. Además, poder desahogarse y comunicar su malestar ayuda a los niños a aprender a manejar sus emociones a lo largo de su vida.
  • Aclara las expectativas de tu hija. Es importante dejar claro cuáles son las aspiraciones de la niña antes de entrar en conflicto por ellas. Si el tema del peso radica en que la abuela quiere que ella aparezca en las portadas de las revistas, primero hay que saber si eso está dentro de los anhelos de ella. De lo contrario, ¿para qué discutir?
  • Pide la valoración de un nutricionista. Nadie mejor para hablar con propiedad del tema que con alguien verdaderamente calificado. Cuando tratar de dialogar en casa no basta y definitivamente no resuelve el conflicto, lo mejor es recurrir a un especialista. En este caso, dado que el tema es de alimentación, un nutricionista podría valorar a la niña y emitir un juicio mucho más decisivo.

¿Cómo es tu relación con tus suegros? ¿Cómo habrías reaccionado tú ante una situación tan compleja como esta?

Imagen de portada Beneficial_Gas2232 / Reddit
Genial/Historias/No quería que mi suegra le enviara regalos a mi hija, así que le di mal nuestra dirección
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos