Genial
Genial

Un hombre cultiva un jardín en memoria de su esposa. Y, por la noche, un extraño misterioso lo ayuda

Cuando los tiempos difíciles golpean la puerta de la vida, cada persona busca su propia manera de lidiar con el estrés: algunos lo hacen quejándose delante de sus amigos, o encontrando consuelo en la bebida, mientras que otros se recuperan y comienzan a actuar en consecuencia. Para aquellos que no temen a los acontecimientos y siguen adelante, pase lo que pase, el destino inevitablemente les regalará una agradable sorpresa.

En Genial.guru queremos compartir contigo la historia de un hombre que, incluso en el período más difícil de su vida, encontró fuerzas para una iniciativa grande e importante. Y esto fue lo que lo ayudó a recuperar el sentido de su existencia.

El estadounidense Timothy Peers, de Texas, perdió recientemente a su querida esposa Kimberly. Le tomó mucho tiempo superar el dolor de esa pérdida.

Estos son Timothy y Kimberly.

Pero un día, Timothy recordó que él y su esposa soñaban siempre con crear un jardín cerca de la casa, “uno que la gente no podría atravesar sin fijarse en él”. Durante la vida de Kimberly, este sueño, por desgracia, no se hizo realidad: solo tenían dos plantas sobre unas macetas en casa y se olvidaban de regarlas constantemente. Entonces, este hombre decidió recuperar ese tiempo perdido y crear un verdadero parque en su parcela. Al principio, el mismo era pequeño y sin excesivas pretensiones, pero todo cambió cuando, repentinamente, apareció un ayudante nocturno.

Los primeros modestos logros de Timothy en el mundo de la jardinería.

Anteriormente, Timothy nunca había trabajado al ardor de estas tareas y tuvo que buscar a fondo información por todo Internet antes de cultivar su primera planta. Al principio, el jardín tenía una apariencia bastante sencilla: tan solo unos pocos arbustos atrofiados en una zona desierta. Vecinos y transeúntes, con asombro, contemplaban las extrañas y caóticas plantaciones en su parcela. Pero el hombre se tomó la cuestión cada vez más en serio: cuidaba con esmero de las plantas, y recopilaba y asimilaba información relativa al mundo de la jardinería. Pronto, consiguió piedras de construcción y comenzó así a elaborar senderos en el lugar.

Cuando el progreso se hizo evidente, Timothy se sintió mucho más seguro. Todos sus amigos lo elogiaron por sus esfuerzos.

Pronto, tuvo lugar un encuentro increíble que inspiró a este jardinero aficionado a continuar su trabajo con más diligencia. Un día, al lado de casa de Timothy, se detuvo un auto. Un extraño bajó y le dijo que desde hacía tiempo se había fijado en ese jardín inusual. Le propuso darle varias plantas de su invernadero de forma totalmente gratuita. Resultó que el hijo de esa persona había sido director de un jardín botánico y recientemente había fallecido.

El hombre quería salvar las plantas que quedaban en el invernadero de su hijo, en su memoria. Timothy aceptó la propuesta asegurando que sería para él un gran honor hacerse cargo de ellas, pero insistió en que temía que pudieran morir, ya que todavía no era un jardinero experimentado. El extraño lo tranquilizó asegurándole que todo saldría bien y se marchó.

A la mañana siguiente, cuando Timothy salió de su casa, lo esperaba una grata sorpresa: en el jardín, de la nada, había aparecido un nuevo huésped, un enorme cactus. Desde entonces, periódicamente en su parcela, por las noches, comenzaron a aparecer nuevos arbustos. Fueron traídas por aquel mismo hombre. Timothy hasta lo apodó con ilusión como el “Hada de las plantas”.

Los regalos del hada de las plantas.

Un día, una señora mayor se le acercó y le dijo que, de camino hacia la iglesia, había estado observando durante mucho tiempo cómo Timothy trabajaba en su jardín. Ella le propuso llevarle de su parcela ajardinada una carretilla repleta de piedras decorativas. Así fue como la creación comenzó a verse aún más llamativa.

Cuando llegó el otoño y empezó el frío, Timothy estaba muy preocupado porque no sabía si sus plantas sobrevivirían al invierno. Esperó impacientemente la llegada de la primavera, preguntándose qué pasaría con el jardín, y si sus amigas naturales volverían a cobrar vida.

Resultó que no todo estaba tan mal como se pensaba: con la llegada de las altas temperaturas, se hizo evidente que la mayoría de las plantas habían sobrevivido al frío y de nuevo iban a deleitar a su propietario con una exuberante floración. Ha pasado un año desde que plantase su primer arbusto y Timothy ya siente que el sueño de su difunta esposa se hizo realidad, lo que le da más fuerzas aún si cabe para vivir y hacer que la creación sea cada día más hermosa.

Decidió compartir la historia sobre su jardín y publicó fotos en la web de Imgur. Esta publicación recopiló de inmediato cientos de “Me gusta” y comentarios, porque esta increíble historia no deja indiferente a nadie. La gente continúa apoyando a Timothy yendo a su jardín o simplemente dejando comentarios en Internet. Y esto nuevamente nos recuerda que el mundo está inundado de una calidez humana y compasión indescriptibles por y para ayudar a quienes más lo necesitan.

Así se veía el jardín en abril de 2018, y cuanto más pasa el tiempo, más exuberantes y llamativas se vuelven las plantas en él.

¿Qué historias conmovedoras te han sucedido?

Estimado lector, tu vida cuenta con muchas cosas interesantes. ¡Háblanos de ti! Tal vez, hayas sido voluntario en una residencia de ancianos, hayas vivido en Bangladesh, hayas trabajado en un restaurante con estrellas Michelin en París o, simplemente, quisieras contarle a todo el mundo por qué es importante recibir a tus seres queridos en el aeropuerto.

Cuéntanos tus vivencias enviando un correo a redaccion@genial.guru, con el asunto “Mi historia”.

Imagen de portada imgur.com, imgur.com
Genial/Historias/Un hombre cultiva un jardín en memoria de su esposa. Y, por la noche, un extraño misterioso lo ayuda
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos