Un joven ofrecía clases gratuitas de matemáticas en un parque de México, y su generosa iniciativa se volvió viral

No es una novedad que todos los seres humanos somos diferentes, y eso implica que nuestra forma de aprender y comprender lo que nos rodea también difiera de persona a persona. Mientras que a algunos les encanta el arte, otros son verdaderos genios con los números. Es por eso que, cuando nos cuesta desarrollar una habilidad, solemos recurrir a otras personas para que nos ayuden a mejorarla. Sin embargo, también es una realidad que no todos poseen los recursos para acceder a un profesor de apoyo o a clases particulares, y es allí donde la solidaridad humana y el desinterés de las personas juegan un papel muy importante.

Genial.guru quiere compartir contigo la historia de Axel, un joven mexicano apasionado por las matemáticas que no se conformó con atesorar sus conocimientos, sino que decidió ofrecérselos gratuitamente a quienes más lo necesitaban. Lo hizo desinteresadamente, pero su generosidad fue reconocida por el mundo y lo transformó en un ejemplo a seguir.

La historia de Axel

Axel Roberto Ruiz es un joven de 20 años que vive en Córdoba, Veracruz, y ama el universo de los números y las ecuaciones, a tal punto que decidió formarse como matemático en la Universidad Nacional de México (UNAM). Es un estudiante curioso, apasionado e inquieto, que también disfruta de la lectura de obras literarias. Para él, podemos decir, los números y las letras no son enemigos, sino que se alimentan mutuamente.

Pero, por suerte para los demás, Axel tiene otros dos amores: la docencia y la solidaridad. Un día, mientras disfrutaba de sus vacaciones, tuvo la necesidad de que las matemáticas, la docencia y la solidaridad siguieran un mismo camino. Y, entonces, su vida comenzó a cambiar.

Las clases

Apoyado por su madre, que es profesora, Axel decidió dar clases gratuitas de matemáticas a los niños y niñas de bajos recursos. Como carecía de un lugar donde impartirlas, fue al Parque 21 de Mayo, que queda en su ciudad, y simplemente ocupó uno de los bancos. Para que los demás supieran cuál era su intención, escribió un cartel que decía: “Clases gratis de matemáticas. Ven con tus dudas. Siéntate con confianza”.

Su material de enseñanza era mínimo: un libro de álgebra y piezas de Lego. El primer día estuvo sentado tres horas mientras leía una novela de Albert Camus, El extranjero, y, de a poco, la gente comenzó a acercarse a él.

Su vocación por la docencia

Axel no se considera un experto en matemáticas, pero sí alguien capaz de despejar dudas. Su sencillo método de enseñanza dio sus frutos entre los niños de distintas edades y en distintas etapas de su formación, quienes se acercaban para consultarlo. Pronto, su historia comenzó a ser difundida en las redes sociales. Fueron los mismos padres de sus alumnos los que, agradecidos por el gesto solidario de Axel, compartieron la experiencia para, de alguna manera, devolverle al joven lo que habían recibido de él.

El ejemplo de este joven amante de las matemáticas se volvió viral. La foto de Axel sentado en el banco del parque con su cartel recorrió el mundo. Entre los comentarios se destacaba la claridad, la paciencia y la vocación del joven. Fue tal la repercusión que las autoridades del Ayuntamiento de Córdoba quisieron conocerlo y ofrecerle algunas propuestas.

Axel y su nueva vida

Jorge López, el Director de Educación y Deporte del Ayuntamiento, tuvo una entrevista con Axel. Le agradeció su iniciativa, le manifestó su admiración y su orgullo, y le ofreció un espacio en la biblioteca municipal para que el joven tuviera un pizarrón y quedara a resguardo de las incomodidades climáticas. Axel aceptó la propuesta de inmediato, pero eso no fue todo.

El Ayuntamiento también le ofreció una beca para que pudiera continuar sus estudios en la UNAM sin tener que preocuparse por la economía. Es así que la generosidad de Axel y su pasión por la enseñanza de las matemáticas recibieron apoyo estatal, y eso garantizará que las metas de este joven estén aún más a su alcance. Además, su historia fue publicada en los medios periodísticos de otros países.

Sin duda, esta historia servirá de inspiración para muchos jóvenes apasionados que han aprendido que su talento para una disciplina puede ayudar a los demás. El ser humano tiene muchas necesidades, entre ellas, la de brindarse a los demás.

¿Eres bueno en algo que deseas compartir desinteresadamente con tu comunidad? ¿Alguna vez recibiste la ayuda de alguien que te ayudó a encontrar tu vocación? ¿Conoces alguna historia similar a la de Axel? Por favor, cuéntanos en los comentarios.

Compartir este artículo