8 Errores que hacen que se forme moho en cualquier hogar con bastante facilidad

En nuestros hogares siempre queremos que todo sea lo más seguro posible, y para lograrlo una pieza clave es evitar a toda costa el crecimiento de moho. Este tipo de hongos, además de tener un olor desagradable y de manchar las paredes, puede provocar molestias en nuestro sistema respiratorio. Así que lo mejor es saber qué lo provoca y evitar su aparición.

Genial.guru indagó las razones por las que el moho crece en determinados lugares, para que podamos cuidar nuestra casa de este invasor.

1. No tener ventilación adecuada en el baño

Los baños son espacios que pasan la mayor parte del tiempo sin ventilación; ese ambiente húmedo y cálido es el favorito del moho. Así que para evitarlo, lo mejor es mantener las superficies secas; procura realizar una limpieza rápida después de cada ducha, y recuerda que las ventanas deben estar abiertas tanto tiempo como sea posible.
Si tu baño no tiene ventana, puedes dejar la puerta abierta para permitir que la humedad y el vapor se disipen.

2. Regar de más nuestras plantas

Para los que somos amantes de las plantas, tener macetas dentro de casa parece siempre una buena opción. Además de servir de decoración, nos ayudan a mantener el ambiente más limpio, pero hay que tener cuidado al momento de regar nuestras plantitas.
Cuando utilizamos mucha agua, podemos provocar un exceso de humedad, lo que hace que las raíces comiencen a pudrirse, y así aparece el moho. Lo ideal es evitar las macetas de plástico, ya que retienen el agua por más tiempo, y regar tus plantas de dos a tres veces por semana.

3. Producir mucho vapor al cocinar

El moho en la cocina puede ser provocado por varias cosas: acumulación de productos en las alacenas, fugas de agua o hasta el vapor y el calor de nuestros alimentos al momento de cocinar un platillo.
Para evitar que se desarrolle moho en tu cocina, puedes hacer un chequeo de rutina en tu fregadero y revisar que no haya fugas. Además, procura utilizar la tapa de las ollas y sartenes mientras preparas la comida, y espera a que se enfríe un poco la preparación para quitarlas, así evitas la expulsión constante de vapor en el ambiente.

4. Los derrames en las alfombras

A todos nos puede pasar que sin querer tiramos nuestra bebida favorita en la alfombra, y quizá no sabíamos que este pequeño error puede ayudar al crecimiento de moho. Si tienes alfombras o tapetes en tu hogar, es muy importante que siempre estén secos, por eso si derramas algún líquido en ellos, procura limpiarlos a la brevedad y, en caso de ser necesario, déjalos secar antes de colocarlos de nuevo en el piso.

5. Acumular cosas en espacios pequeños

Cuando designamos un espacio para guardar todas las cosas que no necesitamos, estamos creando un ambiente en el que el moho puede crecer sin problemas. Esta situación de acumulación puede salirse de control rápidamente y dejar una habitación completa con moho, lo que puede provocar alergias y otras molestias relacionadas con el sistema respiratorio.
Además, la acumulación de productos como cartón y plásticos puede atraer a los insectos. Lo mejor es hacer una depuración y reorganizar tus cosas, de esta manera será más fácil detectar a tiempo si hay moho en alguna parte de la habitación.

6. Fugas que no se arreglan a tiempo

Las fugas son una de las razones principales del crecimiento de moho en nuestro hogar, así sean fugas exteriores, internas o incluso goteras. Por eso, es importante cuidar que no haya ninguna filtración de agua en las paredes con una revisión rutinaria.
Si percibes manchas o una sensación húmeda en las paredes o el techo, será necesario que consultes con un especialista para que la situación no se complique y termine por dañar la estructura de tu casa.

7. El uso de humidificadores o difusores de aire

Los humidificadores o difusores de aire son cada vez más populares. Son utilizados para crear un ambiente húmedo, sobre todo en los lugares con clima frío y seco. Pero el uso de estos aparatos puede ser perjudicial a largo plazo, pues al aumentar la humedad en el ambiente, convierten las paredes y otras superficies de tu hogar en un espacio perfecto para que el moho y algunas bacterias crezcan rápidamente.
Lo ideal es optar por una ventilación natural en las habitaciones manteniendo las ventanas abiertas y reduciendo lo más posible el uso de estos aparatos.

8. Dejar toallas mojadas en el piso

Las toallas que no se secan completamente pueden convertirse en el próximo hogar del moho, ya que este tipo de tela absorbe la humedad fácilmente y muchas veces no se le da el cuidado necesario.
Recuerda que dejarlas mojadas, ya sea en el baño, en el piso o incluso en la lavadora, es perjudicial. Para evitar que se forme moho en tus toallas, deberás dejarlas secar por completo antes de guardarlas o usarlas de nuevo.

¿Conoces algún tip para prevenir el desarrollo de moho en nuestro hogar?

Compartir este artículo