9 Consejos para vestir en el embarazo para ganar en comodidad y estilo

Sabemos cuánto nos importa cuidar nuestra figura, lucir siempre bellas y a la moda. Pero cuando nos dan la gran noticia de que recibiremos a un nuevo miembro de la familia, nos abrimos al cambio con el solo objetivo de que nuestro pequeño llegue saludable al mundo. Afortunadamente vivimos en un tiempo donde atravesar un embarazo puede ser mucho más agradable.

En Genial.guru creemos que la comodidad es clave cuando se trata de esperar un bebé, por lo que queremos darte algunos consejos para conseguirla.

1. Utiliza tejidos de fibras naturales

Los cambios hormonales durante el embarazo pueden ocasionar, a su vez, cambios en nuestra piel, haciéndola un poco más vulnerable. Es por eso por lo que utilizar prendas con tejidos de origen natural puede ayudarnos a sentirnos más cómodas y frescas durante el verano y mejor protegidas en el invierno.

Se recomienda el uso de fibras como el algodón orgánico, lino o seda por encima de las sintéticas como el poliéster, rayón, acrílico o nailon, ya que estas últimas conservan algunas toxinas utilizadas en su manufactura.

2. Compra ropa interior de maternidad

El uso de tejidos naturales y respirables es una recomendación que aplica sobre todo para las primeras prendas que tocan nuestra piel. Existen distintas variedades de ropa interior, desde aquella que sostiene el vientre, proporcionando un poco de soporte hasta la cintura, y prendas que ofrecen un poco más de libertad de movimiento y terminan debajo del abdomen.

Tal vez tengas que elegir distintos tipos a lo largo del embarazo e incluso en el período postparto. Lo ideal es que la piel tenga oportunidad de respirar y que las zonas elásticas permitan la circulación. Con respecto a los brasieres, lo mejor es conseguir uno que tenga soporte en la espalda, sin varillas, y que puedas usar también durante la lactancia cuando tu pequeño haya llegado al mundo.

3. Invierte en unos jeans de maternidad

Si existe una prenda versátil que podemos tener en nuestro guardarropa son los jeans, ya que resulta más sencillo combinarlos con distintos tipos de estilos. Y esto no es una excepción durante el embarazo. Así como la ropa interior, también podemos encontrar distintos tipos de soporte: debajo del vientre para permitir a tu “pancita” crecer libremente, soporte a los costados si buscas algo más holgado y soporte por encima del vientre para mayor control. Este último modelo puede usarse incluso durante la recuperación posparto.

4. Utiliza zapatos adecuados

Todo el cuerpo cambia durante la espera, hasta los pies, por lo que es importante encontrar zapatos que además de lucir lindos, te ofrezcan comodidad y un poco de elasticidad. Es por eso por lo que los tacones altos no son la opción más sabia, puesto que ya que la columna intenta compensar el espacio y el peso del bebé, aumentar la inestabilidad y la altura podría afectarla.

Por eso se recomienda el uso de zapatos suaves como flats, alpargatas, tenis, zuecos o sandalias con hebillas que te permitan ajustarlas gradualmente.

5. Durante el invierno, utiliza varias capas

La temperatura puede dispararse en un momento cuando estás embarazada, por lo que vestir por capas puede hacer esta situación mucho más llevadera que si tuvieras una sola pieza para cubrirte cuando hace frío. Algunas prendas que tal vez aún te queden, como chaquetas, sudaderas y chamarras. Puedes combinarlas con tu ropa de maternidad durante el invierno para quitar y poner a medida que lo requieras.

6. Busca prendas que puedan “crecer” contigo

Y con esto nos referimos a cualquier prenda holgadastretch que pueda ajustarse a la distintas etapas de tu embarazo. Camisas, playeras grandes, blusones, maxivestidos o pantalones de jareta que sean dos o tres tallas más grandes; este tipo de ropa podrá acompañarte durante las 40 semanas (o por lo menos gran parte de este tiempo), dándoles comodidad al cuerpo y al bolsillo.

7. Utiliza medias de compresión

A medida que avanza el período de gestación, la circulación también se ve afectada, pudiendo ocasionar a la larga venas varicosas. Sin embargo, el uso de medias o calcetas de compresión puede ayudar a reducir las probabilidades de que esto suceda. De hecho, un estudio reveló que aquellas madres que usaron este tipo de prendas tenían tres veces menos probabilidad de padecer este tipo de síntomas que son más visibles en las piernas.

8. Cambia los cordones por elásticos

Llegará ese punto inevitable en el que no podrás atar tus propios zapatos, pues tu bebé se interpondrá felizmente en el camino. Pero por suerte, no tienes por qué dejar de ponerte tus tenis favoritos. La revista Glamour recomienda evitarte el esfuerzo de llegar al piso o pedir ayuda consiguiendo cordones elásticos, aquellos que usan los niños en lo que aprenden a atarlos, para que puedas retirar tu calzado fácilmente.

9. Usa un cinturón de maternidad

Como mencionamos antes, la columna tiene un papel protagónico durante esta etapa, pero no tiene que hacerlo todo sola. Los cinturones de maternidad ayudan a dar soporte en la zona inferior y a mantener una postura erguida mientras tú llevas un poco de peso extra. Existen cintas elásticas, rígidas y suaves, las cuales, además, están diseñadas para ayudar a brindar un poco de apoyo a tu espalda baja después del parto.

¿Cuál ha sido el mejor consejo acerca del embarazo que has recibido?

Compartir este artículo