Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Señales de que ya no vale la pena salvar una relación

Una relación dañina no solo te hará la vida más difícil, sino que las peleas constantes también pueden conducir a una depresión severa. Ser el único que se esfuerza en una relación puede ser agotador, especialmente cuando no sabes cuál es el rumbo al que se dirigen los dos. Si sientes que tu relación se está volviendo un círculo vicioso, es mejor pensar con calma si vale la pena salvarla.

En Genial.guru, hemos encontrado diez señales que pueden ayudarte a decidir el destino de tu relación.

1. Tu pareja evita pasar tiempo contigo

Si tu pareja parece nunca encontrar suficiente tiempo para compartir contigo, pero siempre está dispuesto a pasar tiempo con otros, esto es una señal de que ya no está lo suficientemente interesado en ti. Cuando realmente quieres estar con alguien, encuentras tiempo para ellos, no hay forma de evitarlo.

2. Te sientes como una persona totalmente diferente de la que eras antes

Cuando realmente amas a alguien, lo aceptas tal como es. Querer cambiar a la persona con la que estás saliendo o sus hábitos no es un signo saludable. No deberías tener que renunciar a tus pasatiempos o intereses, o sentirte culpable por hacer algo que tu pareja simplemente desaprueba sin ningún motivo. Si antes eras más feliz y más libre y te sientes demasiado encerrado en tu relación, probablemente deberías abandonarla.

3. Ya no son la persona que el otro busca para hablar

La comunicación es la clave para las relaciones duraderas y si te resulta difícil hablar abiertamente con tu pareja, compartir tus secretos y, por el contrario, prefieres hablar con alguien más, algo podría estar mal.

4. La mayoría de las conversaciones se convierten en peleas

Y, si cuando intentas hablar con tu pareja, terminan discutiendo sobre algo, esto tampoco es una buena señal. Expresar tus pensamientos es saludable, pero terminar peleando por pequeñeces definitivamente no lo es.

5. Tu corazón ya no late por tu pareja

Por supuesto, a medida que tu relación progresa y superas la “fase de luna de miel”, la emoción inicial se desvanece. Pero eso no significa que todas las chispas también se desvanezcan con el tiempo. Si pensar en tu pareja ya no te hace sonreír ni te hace sentir feliz de ninguna manera, probablemente sea mejor dejarla ir.

6. Tu pareja está “recibiendo” y no “dando”

Una relación requiere el mismo esfuerzo de ambos lados para navegar sin problemas. Si constantemente te ves haciendo cosas para restaurar y fortalecer tu relación, pero tu pareja es indiferente a esto, es mejor que pienses en buscar a alguien que realmente aprecie tu esfuerzo.

7. Tu relación se siente seca y aburrida

No todos los días en tu vida amorosa serán como una escena de una película romántica, pero tampoco tiene que ser aburrida. Tan simples como cocinar juntos o salir a caminar por la playa, hay cientos de pequeñas cosas que las parejas pueden hacer para despertar alegría y emoción en su relación. Todo lo que se requiere es la voluntad de hacer un esfuerzo para mantener las cosas con una chispa de alegría.

8. Sientes que no estás creciendo en la relación

El crecimiento es un aspecto muy importante en cualquier relación, ya sea personal o mutuo. Las personas en relaciones felices se levantan y crecen juntas. Si ese no es el caso para ti y, en lugar de inspirarte, sientes que tu pareja te empuja o te hace retroceder en alguno de tus procesos, probablemente sea mejor terminar la relación.

9. No estás en la lista de prioridades de tu pareja

Es poco realista decir que vas a ser la prioridad de tu pareja siempre, pero definitivamente deberías estar en los primeros lugares de su lista. Deben tratar de estar allí siempre que la otra persona lo necesite, o al menos hacer el intento.

10. No te sientes amado o querido

El amor y la calidez mantienen la estabilidad en una relación. Si todo lo que haces es llorar por tu pareja, debes pensar un poco más acerca de las razones por las que estás con esa persona. Las peleas y los problemas matrimoniales afectan tu salud mucho más de lo que piensas. ¡Recuerda que mereces ser feliz y tu salud mental es muy importante!

¿Alguna vez has estado en una situación en la que tuviste que elegir entre aferrarte a una relación o dejarla ir? ¿Te arrepientes de tu decisión?