Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

15+ Historias de las peores citas vividas y contadas por los lectores de Genial

9157
11k

Cuando conoces a alguien y surgen los sentimientos, haces lo posible para que no haya fallas y todo sea perfecto. Sin embargo, los encuentros con una persona pueden no resultar como los imaginabas, y tus planes podrían cambiar por completo. Con el paso del tiempo, esos momentos se convierten en anécdotas graciosas, inolvidables o simplemente en algo que preferirías borrar de tu memoria. Pero, al final de todo, es importante recordar que cada experiencia nos deja una valiosa enseñanza de vida.

Genial.guru sabe que las personas tienen muchas historias que contar. Por ello, les pidió a sus lectores que compartieran cuál había sido la peor cita que habían tenido, y estas fueron algunas de las anécdotas que crearon más impacto entre el público.

1.

2.

Una compañera de trabajo me insistió y me insistió para que conociera a un amigo suyo. Yo había cortado una relación recientemente y no quería salir a ningún lado. Sin embargo, me molestó tanto que dije que sí. Les resumo el evento: el hombre estaba loquísimo. Desde un principio me aclaró que el alcohol le caía mal... pero igual tomó cerveza ese sábado en la noche. Mientras charlábamos, me propuso un juego en el que él diría una afirmación y yo tendría que decir “sí” o “no”, y después sería mi turno. Su primera frase fue: “Yo quiero tener relaciones contigo” (nos conocíamos desde hacía media hora), y mi respuesta fue: “¡No!”. Luego recibió una llamada (que atendió alejándose de la mesa en donde estábamos), y me contó que su hijo de 16 años había atropellado y asesinado a una persona... en un auto que era suyo, y que iría preso porque, al estar a su nombre, la responsabilidad recaería sobre él... Comenzó a victimizarse y a pedirme que fuéramos a la cama porque pasaría mucho tiempo en prisión. Medio enfurecida, le dije que la cita había terminado, que me iría, que esperaba que solucionara su problema y que le fuera bien. El loco empezó a decirme que cómo era capaz de dejarlo, que yo no tenía idea de todo lo que él había hecho para salir conmigo... Y ahí entendí que estaba casado. Pero entonces, lo peor llegó: el sujeto lanzó una flatulencia. Ahí me levanté de la mesa, casi tiré todo y corrí hasta una esquina para tomar un taxi. Hoy me río... pero ese día casi morí. Nancy Herrero

3.

4.

Hace algunos años invité a salir a una chica. Honestamente, estaba enamorado, pero no lo admitía. Parece ser que la cita sucedió en un mal día, porque ella se la pasó molesta y antipática todo el rato. Sabía que amaba el café, así que le dije que fuéramos por uno, a lo que contestó: “No puedo tomar café”. Después le dije que podíamos beber una cerveza, sabía que le gustaban... y me dijo: “No, gracias”. Así que, al final de la cita, le di una rosa que había comprado pensando en ella y se río de mí. Me fui bien triste del lugar. Y aquí estamos, algunos años después, bien enamorados. 😂😂 Mariel Pe Qui. Victor Flores Duran

5.

6.

Mi peor cita fue una en la que el sujeto me llevó a un restaurante, pero no a comer, sino a robar wifi... 😣😭 porque el niño necesitaba descargar unas aplicaciones y en su casa no tenía Internet. Así que nos la pasamos ahí, sentados, viendo a todos comer, solamente platicando... Morí de vergüenza cuando nos despedimos. Lo bloqueé de toda red social, me cambié de nombre y me mudé de ciudad. 😂🤣 Roussy Romero

7.

8.

Fui al cine con un chico que me encantaba, y en eso entra la típica chica que parece que va a la disco, con un minivestido y plataformas. Y entonces... ¡pum! Se le dobló un tacón y rodó hacia abajo. Solté una carcajada y, como estaba tomando refresco, escupí la bebida y se me salieron los mocos. Todos los que estaban detrás no pararon de reír, y mi compañero estuvo súper serio conmigo el resto de la cita. No volvimos a salir. :( En otra ocasión, me tocó salir con un chico que yo no sabía que tenía poco de terminar con su novia. Todo iba muy bien, hasta que se pasó de copas y comenzó a llorar. Sí, a llorar como niño desconsolado. 😒 Terminé calmándolo y llevándolo a su casa. Y, a pesar de que me buscó después, nunca quise volver a verlo. 😑 Nina Manson

9.

10.

Salí con una muchacha dos veces, y la tercera fuimos a bailar junto con sus amigos. Ella se comportó totalmente diferente conmigo, bien cortante. Quise bailar con ella y me aventó la mano. Más tarde, la amiga con la que íbamos se perdió. Le dije: “No te preocupes, nos vamos en Uber”, y la invité a cenar. Ya en el restaurante, nos sentamos y fui al baño, pero como ese lugar estaba a una cuadra de mi casa, ¡me escapé! 😂😂😂 ¡Le dije que fuera pidiéndome uno taquitos! 😂😂🤘 Espero que haya tenido la aplicación de Uber en su teléfono, porque eran las 2 a. m. Alonso Jam Munoz

11.

12.

Una supuesta amiga quería presentarme a un marino porque quería que yo saliera con él. Nos presentó en un bar, y me quedé con el celular de ella mientras ambos salían a fumar. Cuando el teléfono se quedó sin batería, salí para entregárselo... ¡y la vi besándose con el chico que me había presentado para que yo saliera con él! La peor cita de todas. 😂 Lily Lobos

13.

14.

Un excompañero de trabajo me invitó a salir. Era guapo, así que le dije que sí. Llegamos a un bar y pidió cerveza tras cerveza llamando a silbidos a la camarera. Ahí comencé a darme cuenta de que la cosa pintaba mal. Salimos tarde y, obviamente, hizo su proposición: “Busquemos un lugar en donde podamos estar horizontales”. Le dije que no. Además, era muy tarde, y debía trabajar al día siguiente. “Pero ¿tengo que llevarte a tu casa?”, fue su respuesta. Le dije: “Ya no hay autobuses, así que debes”. Me llevó, pero no dejó de hablar del miedo que le daba regresarse solo. Ya frente a mi casa, comenzó a preparase para darme un beso y sacó la lengua. Me dio un ataque de risa y le dije: “¿Qué estás haciendo?”. “Pues... voy a besarte”. No pude parar de reírme, así que se enojó mucho. Me bajé del auto y nunca volvió a hablarme. Beatriz Sanabria Chavez

15.

16.

Mi peor cita sucedió cuando por fin decidí salir con un chico que conocí por Internet. Quedamos de vernos a las 7:00 p. m. Ninguno de los dos llevaba carro, así que decidimos encontrarnos en una plaza. Me preguntó a dónde iríamos, le dije que tal vez por una pizza, un helado o un café para platicar y conocernos. Él me contestó que tenía mucha hambre, que quería ir a un buffet de comida china. Me sorprendió un poco, pero había uno que nos quedaba cerca, y pensé que tal vez era una buena forma de romper el hielo y conocernos sin pena. Nos dirigimos al lugar, y, al llegar, me dijo en voz baja: “Cuando se descuide el mesero, ponemos un cabello tuyo en la comida para que no nos cobren”, cosa que me puso un poco nerviosa. Le contesté: “No te preocupes, yo pago”. Su respuesta fue: “Qué bueno, mi ex nunca quería pagar nada”... Comenzamos a comer y, durante toda la comida, se la pasó hablando de ella, de todo lo que él había hecho por ella, incluso dijo que era una interesada y que, cuando salían, nunca quería pagar, pero que aun así la seguía queriendo. No volví a salir con nadie más de Internet. Esmeralda VH

17.

18.

Salí con alguien que me habían presentado, pero que me gustaba mucho, y yo también le gustaba. El día en el que salimos me di cuenta de que me había llegado la menstruación, y no tenía toallas sanitarias. Me la pasé pensando en cómo haría para comprarlas, así que inventé la excusa de que tenía que ir a comprar algo para llevar a mi casa. Él me contestó que me acompañaría. Le di tantas vueltas al supermercado que ya no sabía qué más inventar. Me invitó a un refresco y yo, por los nervios, tomé un gran sorbo y se me fue por la nariz. Me dio tanta vergüenza que no pude volver a hablar. Él comenzó a darse cuenta de que algo me pasaba, entonces me dio la mano, se despidió muy serio y me dijo que había sido un placer conocerme. No volvió a llamarme. Me sentía muy triste, así que, un mes después, reuní valor y lo llamé. Le pregunté por qué no había vuelto a llamarme, o si le había molestado algo de mí. Me contestó que creía que yo no quería salir con él, y que estaba tratando de rechazarlo. Me sorprendió lo que dijo, y le conté todo. Él se rio tanto que me invitó a salir de nuevo... y aquí estamos. Llevamos 20 años de casados y tenemos una hija adolescente... Todavía nos acordamos de las toallas sanitarias que casi nos separaron. Monica Monsalve

¿Qué es lo peor que te ha sucedido en una cita? ¿Regresarías el tiempo para hacer las cosas diferentes? Cuéntanos en los comentarios.

9157
11k